Según la Memoria socioeconómica y laboral de Cataluña 2005 realizada por el Consell de Treball Econòmic i Social de Catalunya (CTESC), la economía catalana funciona, pero tiene ante sí varios factores de riesgo que ponen en peligro la actual bonanza.

La economía catalana funciona, pero tiene ante sí varios factores de riesgo que ponen en peligro la actual bonanza. La presidenta del Consejo de Trabajo Económico y Social de Cataluña (CTESC), Mercè Sala, alertó ayer, en la presentación de la Memoria socioeconómica y laboral de Cataluña 2005, de varias causas de posible pérdida de capacidad competitiva, entre las que destacó el reducido crecimiento de la productividad, la inflación, el desequilibrio exterior y el elevado endeudamiento de los hogares. Pero, sobre todo, reclamó la necesidad de que el sector público aumente su incidencia en aspectos como "la pobreza, la vivienda y la educación", ante los cambios de la situación demográfica de la comunidad autónoma.

Sala destacó que la entrada en vigor del nuevo Estatuto prevé un incremento "moderado" de los recursos públicos y señaló que la Generalitat se enfrenta también a varios "retos asistenciales", como la atención a la familia, a la infancia y a las personas dependientes.

Sala aseguró que el CTESC -un órgano consultivo de la Generalitat- estudia emprender nuevas iniciativas, con informes sobre la inmigración y la transformación del modelo industrial, aprovechando el parón de la actividad legislativa por las próximas elecciones.

Acceso al CTESC: http://www.ctescat.net

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.