Los 1.400 trabajadores de Caixa Terrassa, repartidos entre los servicios centrales y 250 oficinas, pueden adelantar o retrasar media hora la jornada laboral. El inicio puede ser de las 7.30 a las 8.30 horas, y el final, de las 14.30 a las 15.30 horas.

La madre de Núria Martín podrá ir un poco más desahogada a partir de ahora. Su hija ya no tendrá que recurrir a ella para llevar los niños al colegio gracias a que entrará a trabajar media hora más tarde. Es uno de los beneficiarios de las medidas de flexibilidad que Caixa Terrassa ha puesto en marcha para facilitar las tareas familiares.

"Entrar a las 8.30 horas en lugar de las 8.00 me irá muy bien porque de esa forma puedo llevar a los niños al colegio cuando mi marido está fuera", asegura Núria, que es uno de los 300 empleados que la empresa tiene en las oficinas centrales del grupo en Terrassa. "Con el nuevo horario --añade--, no tendré que recurrir a mi madre, que tenía que coger el coche temprano para atender a los niños".

Su previsión es entrar más tarde solo los días en que lo necesite, y asegura que no le importa salir de la oficina media hora después, puesto que tiene margen hasta las cinco de la tarde para recoger a los hijos a la escuela. "Hay un problema general --lamenta-- por la poca relación entre el horario escolar y el laboral".

Las medidas, que son fruto de un acuerdo con el comité de empresa, se aplican desde el lunes y afectan a los 1.400 trabajadores de la plantilla repartidos entre los servicios centrales y 250 oficinas. El principal cambio consiste en permitir adelantar o retrasar media hora la entrada y, consecuentemente, la salida del trabajo. El inicio de la jornada puede ser de las 7.30 horas a las 8.30 horas, y el final, de las 14.30 a las 15.30 horas.

Un portavoz de la entidad de ahorros asegura que la única limitación será garantizar que se mantenga el servicio. "No puede ser que una oficina no abra con puntualidad y con el personal necesario", afirma. Los trabajadores con hijos menores de ocho años o con familiares que necesiten cuidados tendrán preferencia en las peticiones de horario flexible.

La compañía destacó que se trata de medidas pioneras en el sector financiero, caracterizado por unos horarios muy estrictos --de 8.00 a 15.00 horas-- delimitados en los convenios estatales de banca y ahorro. Sin embargo, hay otras empresas en las que la flexibilidad de entrada y salida está ya consolidada, como Nestlé, que permite un margen de una hora y 45 minutos para el inicio de la jornada y de dos horas para la salida, que llegan a cuatro los viernes y las vigilias de festivos.

Los empleados de Caixa Terrassa también dispondrán de la posibilidad de acumular las vacaciones de dos años para cuidar a un recién nacido o un hijo adoptado y nuevos permisos "por el tiempo necesario" para seguir tratamientos de reproducción asistida y la asistencia a cursos preparto. En caso de nacimiento, la caja amplía a tres el mínimo de dos días de permiso de paternidad, que será de cinco si se trata de un parto por cesárea.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.