Ser funcionario es para muchos españoles el sueño dorado. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. A la seguridad laboral de tener un puesto de por vida en la Administración se contrapone el que el 84% de los funcionarios dice no sentirse motivado.

A la seguridad laboral que supone tener un puesto de por vida en la Administración se contrapone el que el 84% de los funcionarios dice no sentirse motivado en el desempeño de su trabajo.

Un estudio del Gabinete Cisneros elaborado para el colectivo de los Técnicos Financieros del Ministerio de Economía y Hacienda (Gestha) señala, además, que el 61% no encuentra un ambiente 'confortable ' y 'facilitador ' para desarrollar su profesión.

Los funcionarios denuncian un entorno de trabajo hostil, así como una falta de reconocimiento personal y una remuneración salarial por debajo de sus expectativas. Además, casi un 40% de los encuestados asegura que la Administración necesita modernizarse y permanece anclada en "demasiados trámites burocráticos" que entorpecen a menudo la fluidez habitual del trabajo.

Además, el 93% de los funcionarios consideran que existe un sistema retributivo y de incentivos "injusto" y "escaso" y el 90% de ellos se sienten desmoralizados ante las "nulas" perspectivas de promoción, explicó Gestha en un comunicado.

La encuesta también da pistas sobre la razón detrás de algunos de los estereotipos más comunes que definen el trato con la Administración, como las colas y demoras. Según el 70% de los encuestados, la carga de trabajo no es acorde con los medios de que dispone la Administración y los objetivos no son realistas (78%). De esta manera, el 60% denuncia que no existe control suficiente sobre las actuaciones realizadas y que la información de retorno sobre cumplimiento de objetivos no es fiable.

Queda por ver si el Estatuto del Empleado Público, pendiente de trámite parlamentario, corregirá efectivamente estos problemas. El texto establece que las retribuciones básicas serán iguales para los 2,5 millones de empleados de la Administración, mientras que las complementarias serán fijadas por cada comunidad. De esta forma se pretende lograr una estructura retributiva más acorde y adecuada a la realidad, además de articular distintos modelos de carrera y de promoción, horizontal y vertical. Y por normas que no sea: otra de las medidas es la evaluación del rendimiento de los funcionarios como factor decisivo para decidir sobre su continuidad.

Acceso a Gestha: http://www.gestha.org

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.