Los trabajadores con estudios secundarios o superiores ganan más que los menos formados, pero la diferencia salarial que genera el mayor nivel de formación ha bajado en España desde 1997. Estudiar sale a cuenta, pero se ha hecho menos rentable.

Los trabajadores con estudios secundarios o superiores ganan más que los menos formados, pero la diferencia salarial que genera el mayor nivel de formación ha bajado en España desde 1997: nueve puntos para los estudios secundarios y 17 puntos para los universitarios. Estudiar sale a cuenta, pero se ha hecho menos rentable.

Despacho incorpora dos abogados júnior. Se requiere dominio del idioma inglés. Salario: 650 euros". Éste y otros anuncios de la prensa no engañan: los salarios de los licenciados universitarios están muy cerca de la media (de 1.538 euros) y para los jóvenes son incluso inferiores.

La OCDE, en su último informe sobre la educación en el mundo, señala que España vive "un declive significativo" en los salarios de los graduados. "Desde 1997, la prima de ingresos derivada del nivel de formación ha ido descendiendo en España", El salario de los que no han acabado la secundaria es hoy un 85% del de aquellos que poseen esa formación (en 1997 ganaban sólo un 76%). Un descenso similar se da en los licenciados universitarios: ganan un 32% más que los trabajadores con estudios secundarios de segundo ciclo (bachillerato o FPII), mientras que en 1997 ganaban un 49% más.

Enric Bartlett, profesor de la facultad de Derecho de Esade, atribuye este fenómeno a que "ha aumentado el acceso a la universidad (el 38% de los españoles de entre 25 y 34 años son licenciados, frente al 31% de media de la OCDE) y la economía española no ha sido capaz de crear empleo cualificado al mismo ritmo". Esta disfunción entre oferta y demanda de capital humano ha llevado a los licenciados a ocupar empleos que no necesitan su cualificación (y tienen peores salarios) y ha reducido también los sueldos de empleos tradicionales.

Jaime Aranzadi, de 33 años y presidente del Grupo de Abogados Jóvenes del Colegio de Abogados de Madrid, reconoce que "de entrada hay salarios muy bajos, incluso por debajo de los 450 euros para los pasantes, pero esos empleos tienen un componente de formación". Señala también la "disfunción entre el número de licenciados y las necesidades del mercado". "Yo, tras un año de pasantía, opté por montar mi propio despacho", explica. Con los años, sin embargo, tampoco los ingresos se disparan y según el Col · legi d´Advocats de Barcelona, la mayoría de los letrados de entre 25 y 35 años ganan entre 20.000 y 30.000 euros.

Enric Bartlett reconoce que los resultados de la OCDE "desincentivan a los jóvenes a seguir sus estudios" ya que ven que los ingresos que obtendrán tras licenciarse no son significativamente elevados. "Si los dejan, sólo más tarde se dan cuenta de que quienes siguieron estudiando acceden a salarios superiores a los que ellos podrán obtener y tienen aún perspectivas de nuevos aumentos", explica. "En una crisis económica, además, quien tiene un menor nivel de formación es más proclive a quedar en paro y tiene más dificultades en reciclarse".

Por ello, y pese a todo, estudiar sigue siendo muy rentable. Según la OCDE, el dinero invertido en la universidad proporciona una rentabilidad anual media del 8% en forma de salarios más elevados y menor nivel de desempleo. Una tasa que es aún mayor para las diplomaturas y que en algunos países ronda el 20%. Según Bartlett, "para una familia, sin duda, no hay inversión más rentable".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.