¿Dirigen las mujeres igual que los hombres?, ¿aplican ambos las mismas pautas para conseguir sus objetivos? Parece ser que son muchos más los rasgos que tienen en común la personalidad de los directivas y directivos que los elementos diferenciales.

¿Dirigen las mujeres igual que los hombres?, ¿aplican ambos las mismas pautas para conseguir sus objetivos?, ¿se comunican igual con sus subordinados?, ¿el trabajo en equipo, lo entienden de la misma manera?, ¿se adaptan a los cambios ellas mejor que ellos?, ¿gestionan ambos colectivos del mismo modo los conflictos que se plantean?, ¿y el estrés?, en definitiva, ¿puede hablarse de dos estilos de liderazgo en función del sexo o éste es simplemente una variable más y no de las de mayor relieve? Todas éstas son preguntas que más de una vez nos hemos planteado y las respuestas no son sencillas si realmente queremos ir al fondo de la cuestión y abordarla seriamente, sin caer en excesos, por otra parte, demasiado habituales. Pues bien, parece que son muchos más los rasgos que tienen en común la personalidad de los directivas y directivos españoles que los elementos diferenciales. "Hay una serie de elementos de la personalidad -tanto de hombres como de mujeres-que han sido demandados por las empresas y, por lo tanto, quienes tienen dicha personalidad son los que han progresado hasta puestos directivos significativos. A partir de ahí, ciertemente se pueden apreciar ciertas diferencias entre unos y otras", pero no son muchas ni de excesivo calado. Es la principal conclusión a que se llega después de comparar dos informes realizados por la consultora española, Instituto de Liderazgo, con 14 años de experiencia en la labor, en los que se analiza la personalidad de los directivos y directivas españoles a partir de una muestra superior a las 800 personas de empresas nacionales e internacionales de diferentes sectores de actividad.

"Lo cierto es que hay muchas similitudes en la forma de ejercer el liderazgo por los hombres y las mujeres", afirma Ramona Vicente, socia consultora del Instituto de Liderazgo. De acuerdo, pero ¿y las diferencias? "Fundamentalmente en el estudio aparecen dos. La primera es que las mujeres tenemos una mayor facilidad a la hora de relacionarnos con los demás, lo que implica una mayor facilidad para trabajar en equipo, hablar con los colaboradores... Asimismo, también aparece que estamos, en general, más atentas a averiguar cual es el impacto que nuestras decisiones tienen en los demás, cómo pueden afectar a la armonía de las relaciones entre las personas...". De todas formas, matiza seguidamente que no se trata de unas diferencias sustanciales y generalizadas. "Insisto en que no somos tan diferentes, simplemente hay que señalar que estas características están más representadas en las directivas que han participado en el estudio".

Uno de los aspectos que se comentan en el informe es la tendencia existente en el tipo de rasgos de personalidad que piden las empresas a sus directivos y pone de relieve algunas consecuencias del cambio al que está sometida nuestra sociedad en este apartado concreto. "Hay que hacer notar que el mero hecho de que haya una serie de elementos comunes de la personalidad de los directivos/ as en España, no significa que, en el momento actual, dichas características sean más o menos solicitadas por las empresas; sino que probablemente lo fueron hace tiempo y se ven reflejadas en la muestra ahora analizada (año 2005). Es más, suele ser el caso opuesto, las empresas suelen demandar directivos/ as con características de tipo de personalidad (flexibilidad, creatividad, orientación al cambio, empatía, capacidad relacional...) diferente a la que actualmente es moneda común entre sus propios directivos".

Como punto complementario, resulta obligado considerar que en estos momentos el ejercicio del liderazgo presenta un giro importante y cómo está dando más importancia a los componentes sociales de la gestión. Ya quedan atrás los tiempos en que la gestión del líder iba encaminada sólo a la consecución rápida de resultados, cualquiera que fuera la vía elegida. Y, obviamente, si el liderazgo pondera hoy más el tema social, el ejercicio del mismo debe ser paralelo. A partir de la constatación de esta tendencia, Ramona Vicente hace una apuesta por el futuro de la mujer directiva. "Si eso va a ir por ahí, si la corriente de liderazgo que hoy es requerida por las empresas es ésta, los rasgos de personalidad como la toma de decisiones en base a valores o la mayor consideración en el impacto de las decisiones en los equipos, que hasta ahora han podido frenar el ascenso a puestos directivos de la mujer, podrían acabar convertiéndose en la palanca impulsora para que mañana puedan acceder a puestos de mayor nivel en la organización".


Aspectos que mejorar

Al margen de la comparación entre los tipos de personalidad entre directivos y directivas este informe del Instituto de Liderazgo pone de relieve que los ejecutivos españoles -sexo al margen-deberían mejorar en algunos aspectos. Como explica Juan Rivera, socio director de la consultora , "de este trabajo deducimos que, en más ocasiones de las deseadas, no tienen en cuenta a las personas, se muestran inflexibles y presentan una dificultad manifiesta ante los cambios. Éste es un perfil muy común, pero lo que demanda el entorno empresarial actualmente son personas innovadoras, flexibles y orientadas al cambio".

En conclusión, parece que las personas que mandan en las empresas españolas-másalláde susexo-son "lógicas, prácticas, analíticas, buenas organizadoras, tienen alto nivel de resistencia y buena toma de decisiones. Les gusta el poder dentro de la jerarquía tradicional, tienen un alto nivel de energía y compromiso, mientras están obsesionados con la estabilidad y por evitar los cambios. Sin embargo, les cuesta analizar el impacto de las decisiones en las personas, necesitan reconocer a los demás por su trabajo, sin controlar tanto el detalle y una mayor flexibilidad mejoraría su efectividad".

Por último, en comparación con sus homólogos de otros países, el informe destaca que su personalidad no difiere mucho, aunque "los españoles son mucho más extrovertidos -interactivos-que los del resto de países, son mucho más organizados y se pone en evidencia que muestran una mayor dificultad a la hora de afrontar situaciones de cambio"


Dos puntos de vista

Mariatheresa Frain. CIEE -Directora
"Creo que una mujer, en términos generales, entiende un poco mejor el aspecto humano de los empleados y también lo que hacen a nivel profesional. Tradicionalmente, hemos venido responsabilizándonos de muchas cosas a la vez, pienso en la familia, por ejemplo. Ello no quiere decir que un hombre no pueda hacerlo hoy igual, pero en la generación de directivos en que me muevo -alrededor de los 40-45 años- es difícil. Hace años, cuando nos tocaba una mujer jefe, no nos gustaba, porque no había modelos que seguir. Eso ya ha cambiado, hoy el modelo se comparte con el hombre y somos iguales a él, cuando menos. Pero hay que entender que estamos en un proceso. Desde la perspectiva que me da ser de EE. UU. y trabajar en Sevilla puedo decir, por ejemplo, que el modelo de 'superwoman ' ha fracasado. Vemos necesario el equilibrio entre lo profesional y lo familiar. Ambos son muy importantes".

Esteve Conesa. Grupo Almirall -Técnico de RR. HH. Área Industrial.
"Habitualmente hablamos de preferencias y tendencias que no son exactas al 100% en la práctica. En Almirall valoramos y desarrollamos el talento de nuestros colaboradores pensando en el profesional, independientemente de si es hombre o mujer. Creo que en los equipos de alto rendimiento conviven colaboradores con diferentes perfiles profesionales; nuestro objetivo es que se complementen, desarrollando la capacidad de liderazgo de cada miembro, utilizando las diferencias individuales como una ventaja y no como una dificultad. Es un aspecto clave para que los equipos, liderados por directivos o directivas sean cada día más competitivos. En Almirall estamos utilizando el MBTI (cuestionario de autoevaluación sobre tipos psicológicos, basado en preferencias) para desarrollar personas y equipos en este sentido: potenciando las diferencias entre perfiles profesionales para obtener mejores resultados".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.