El Bundestag decidió ayer aumentar la ayuda financiera a las familias para lograr que los alemanes tengan más hijos. Cada familia recibirá durante el primer año de vida de su hijo al menos 454 euros de subsidio si uno de los progenitores se quede en casa.

El Bundestag (Parlamento federal) decidió ayer aumentar la ayuda financiera a las familias para lograr que los alemanes tengan más hijos (Alemania se encuentra entre los países de la UE con menor fecundidad). La ministra de Familia, Ursula von der Leyen, se refirió a la medida como "una decisión histórica". Cada familia alemana recibirá durante el primer año de vida de su hijo al menos 454 euros de subsidio familiar con la condición de que uno de los progenitores se quede en casa para cuidarle. En caso de mantener ambos el empleo, la ayuda se mantiene en los 154 euros actuales.

La ley, que entrará en vigor en enero de 2007, asegurará a las familias, con padres casados o no, un 67% del salario mensual neto de la madre o el padre que se aleje por doce meses de su trabajo para cuidar al hijo recién nacido. La duración del pago se prolongará dos meses más si el otro progenitor también cuida un tiempo al hijo. Von der Leyen pretende motivar a los padres a quedarse en casa, porque suelen ser las madres quienes lo hacen.

[En España, donde se apuesta más por crear servicios de atención infantil que por los subsidios a la natalidad, la principal ayuda se dirige sólo a las madres trabajadoras: una desgravación fiscal de 100 euros durante tres años].

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.