En los últimos meses la temporalidad ha caído el 10%, pero el número de contratos firmados a través de las ETT ha crecido el 5,3%. La profesionalización de las ETT cambia el perfil de sus candidatos, que se vuelve más especializado y cualificado.

Más de 3 de cada 10 contratos que se firman en España son de carácter temporal. De éstos, cerca del 20% son gestionados por las empresas de trabajo temporal (ETT), como Adecco o Manpower. Debido a las exigencias de un mercado cada vez más competitivo, estas grandes multinacionales llevan casi dos años profesionalizando todos sus procesos de selección y formación. Así, el perfil de sus candidatos está evolucionando lenta pero paulatinamente hacia una especialización cada vez más cualificada. Los sindicatos quieren que las ETT gocen de mayor penetración, puesto que de entre los 17 contratos temporales existentes son las que ofrecen las mejores condiciones para los trabajadores.

La reforma laboral, que entró en vigor el pasado mes de julio, no parece que esté afectando demasiado a las ETT que operan en España. Si bien los contratos temporales han sufrido una reducción de casi el 10%, la participación de estas empresas ha crecido el 5,3%, pasando de gestionar 191.333 contratos en enero a 201.444 en agosto, según datos de la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (AGETT). Su tasa de penetración, por otra parte, se ha situado en el 17%, todavía lejos de ser verdaderamente representativa.

En opinión de Francisco Aranda, secretario general de esta asociación, "las grandes ETT han cambiado su concepto filosófico, ampliando su oferta sectorial para convertirse en agencias de empleo". Estos últimos años, continúa, han supuesto "un punto de inflexión muy importante", puesto que "ha mejorado mucho la apreciación que se tiene en general de nuestra actividad".

Diferentes actores socio-económicos reconocen que se trata de un sector "maduro", pero con ciertas limitaciones que obstaculizan su crecimiento. Lo cierto es que comparado con los países de la Unión Europea (UE) de los 15, España todavía tiene un largo recorrido por hacer. Mientras que la temporalidad española supera el 33%, en Europa no llega al 13%. Sin embargo, las ETT que operan en España tan sólo gestionan el 1% del total de contratos, menos de la mitad de lo que sucede en los países de la UE-15, donde la cifra de penetración supera el 2,5%.

En opinión de Aranda, este marcado contraste se debe, entre otros factores, a que la regularización de este sector en España se produjo hace 12 años, mientras que en la mayoría de países europeos se realizó hace más de 30 años. Para Enrique Sánchez, presidente de Adecco, estos datos no sólo reflejan que el trabajo temporal es "necesario", sino que "es conveniente profesionalizar el sector para que este tipo de puestos goce de las mejores condiciones posibles".

Lo cierto es que las grandes ETT están liderando un profundo cambio para introducir mayor calidad en las condiciones relacionadas con el trabajo temporal. Y no es para menos: ahora mismo se estima que más del 30% de los profesionales contratados a través de las ETT termina por firmar un contrato indefinido.

Debido a la mayor competitividad registrada en casi todos los sectores productivos, "las empresas clientes de ETT ya no sólo necesitan trabajadores poco cualificados para cubrir sus demandas", apunta Raúl Grijalba, director ejecutivo de operaciones de Manpower. "La especialización y la formación complementaria empiezan a ser un requisito imprescindible para conseguir ciertos trabajos temporales", sobre todo en sectores en alza como la banca, los seguros, la logística, el comercial o los llamados call-center, que buscan desesperadamente operadores bilingües y trilingües, explica Grijalba.

"Esto ha provocado que el sector de las ETT haya incorporado una mayor exigencia en todos los procesos de selección", subraya el directivo de Manpower, con lo que "los perfiles de los candidatos cada vez son más especializados y cualificados", añade Sánchez.

Universitarios y FP

Ahora mismo, según un informe de Adecco, el 61% de los candidatos tan sólo cuenta con estudios primarios, mientras que el 39% restante ha finalizado los estudios secundarios (17%), de Formación Profesional (10%) o incluso tiene titulación universitaria (11%). En cuanto a la edad de estos trabajadores, la AGETT destaca el hecho de que estas empresas también están contribuyendo a introducir en el mercado laboral a colectivos de difícil inserción. Así, en el último año, un total de 132.222 personas mayores de 45 años ha firmado un contrato profesional.

Por todo ello, desde el sindicato CC OO se valora la labor desempeñada por este sector, cuyos trabajadores cuentan, desde 1999, con los mismos salarios que el resto de profesionales contratados directamente por las empresas. En opinión de Eduardo Alcaín, secretario de Acción Sindical de la federación de banca Comfia de CC OO, "la penetración de las ETT debe seguir creciendo", puesto que "están consiguiendo mejorar las condiciones laborales de todas aquellas personas que de momento cuentan con un contrato temporal".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.