El desarrollo continuo de los empleados es algo a lo que cada vez las empresas prestan más atención. Y dentro de la formación que se imparte para mejorar las habilidades personales y profesionales, la formación al aire libre es una opción muy solicitada.

El desarrollo continuo de los empleados es algo a lo que cada vez las empresas prestan más atención. Y dentro de la formación que se imparte en las distintas compañías para mejorar las habilidades, tanto personales como profesionales, la formación al aire libre es una opción muy solicitada. Según los expertos, se trata de una metodología de aprendizaje y no de un producto, que utiliza la naturaleza como aula y la experiencia como método.

A través de este modelo, la formación empieza a salir del aula formal. Consiste en juegos o actividades en espacios abiertos, con una metodología propia de la educación por medio de la experiencia; es decir, aprendizaje netamente vivencial, que presenta una secuencia lógica de actividades de las que se extraerán posteriormente conclusiones y retroalimentación orientadas a mejorar el entorno personal y profesional.

La empresa especializada en la gestión de recursos humanos Adecco desarrolló junto con el Grupo LVMH un programa de impacto destinado a un grupo de trabajadores de Kenzo. Supervivientes consiste en un programa ambientado en el que 22 personas de la compañía, divididas en dos equipos, se encuentran en un medio natural en condiciones adversas y deben superar un circuito de diferentes pruebas y situaciones. Para llevarlas a cabo resulta imprescindible poner en juego todas las habilidades y destrezas encaminadas a lograr el éxito en equipo.

El objetivo principal de la actividad era el de fomentar entre otras habilidades el trabajo en grupo, la automotivación, la toma de decisiones en entornos hostiles y la comunicación. María Ángeles Presa, responsable de desarrollo de recursos humanos de Kenzo, señala que el programa se engloba dentro de la decidida apuesta del Grupo LVMH por la formación continua, así como para mejorar sus competencias profesionales. 'En este caso concreto, lo que se pretendía era el fortalecimiento del trabajo en equipo a través de una vertiente lúdica, no una más teórica ', afirma.

Complemento

Los expertos aseguran que esta clase de formación no sustituye al desarrollo formal, sino que se trata de una actividad complementaria. 'La metodología de impacto es un medio para reforzar el contenido del aula, y se hace a través de la propia experiencia ', asegura Idoia de Paz, consultora de Adecco Training.

Además, estos programas requieren una posterior reflexión que permita realizar una conclusión de la actividad y analizar la manera en la que cada participante se ha enfrentado a las distintas pruebas.

En cuanto a los resultados, la responsable de Kenzo asegura que ' se ven muy rápidamente porque el impacto es fuerte y la interacción y la satisfacción de la gente se percibe '.

Las habilidades que más hay que mejorar

  • Comunicación. La falta de comunicación en las organizaciones perjudica el correcto funcionamiento de la actividad empresarial. A nivel interdepartamental, el desconocimiento de los compañeros es algo más que frecuente y estas acciones ayudan a acercar a los empleados.
  • Trabajo en equipo. Los nuevos modelos de negocio caminan hacia un punto en el que el talento y el conocimiento de los que nos rodean se valoran cada vez más. Por tanto, el trabajo en grupo es necesario para llevar a cabo los objetivos de la organización.
  • Liderazgo. La toma de decisiones forma parte del día a día de la vida empresarial en la que los líderes son imprescindibles. La actitud frente a la aparición de conflictos así como la resolución de los mismos son habilidades que se pueden mejorar y detectar en estos programas de formación.
  • Adaptación al cambio. Se trata de una ruptura con el entorno habitual y de las barreras de estatus a través de simulaciones en las que resulta fácil trabajar la adaptación a las situaciones nuevas.

    Programas hechos a medida

    OT Company es una consultora de recursos humanos especializada en la creación y consecución de equipos de trabajo, desarrollo de habilidades en las personas y el entrenamiento de equipos de alto rendimiento. Miguel Reinoso, consultor y director de formación de la compañía, asegura que esta disciplina 'está basada en teorías y modelos ya contrastados y con un cuerpo metodológico sólido '. De manera que es posible ofrecer garantías a las empresas.

    Una de las características principales de la formación al aire libre es que no se trata de programas estandarizados, sino que se atiende a las necesidades de cada organización. El proceso consiste en una entrevista diagnóstico en la que los consultores se reúnen con la empresa y realizan una evaluación de las necesidades. 'Nunca se hacen dos programas iguales ', afirma Reinoso.

    Para llevar a cabo esta formación a la carta, la consultora diferencia entre tres conceptos distintos. Por un lado, las actividades de formación al aire libre están dirigidas a todas las competencias emocionales. El programa denominado Team Building trabaja la interacción del equipo y la conexión grupal. Por último, existen actividades de incentivo o motivación en las que no existe formación, sino que se trata de un ejercicio de diversión.

    OT Company indica que los tres conceptos pueden convivir perfectamente cuando se desarrollan actividades en grupo, pero la falta de una diferenciación clara de sus características y ejecución pueden llevar al fracaso en los objetivos que se persiguen. 'Las grandes empresas son las que más realizan este tipo de programas. Ahora nuestro objetivo principal es llegar a las pymes ', señala Reinoso.

    Acceso a OT Company: http://www.theoutdoortraining.com

  • Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

    Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
    Suscripción

    Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
    Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.