Tony Blair revoluciona el mercado de trabajo inglés con una ley que protege a los séniors. Las empresas no pueden buscar candidatos ceñidos a una edad ni denegar el empleo por ser "viejo". Los chistes ofensivos sobre la edad podrán considerarse acoso.

En Gran Bretaña ya no será posible negar el trabajo a nadie por el hecho de que sea demasiado viejo,ni recurrir al muy socorrido eufemismo de que tiene un perfil inadecuado, ni obligar a un empleado a jubilarse antes de los 65 años, ni negarse a incluirlo en programas de adiestramiento porque ha pasado la franja de los cincuenta. Las nuevas leyes contra la discriminación por razón de edad introducidas por el Gobierno laborista del primer ministro Tony Blair constituyen la mayor revolución en el mercado de trabajo de este país en las últimas cuatro décadas.

"Se trata de un paso inevitable en vista de las consideraciones demográficas, de que la gente vive más, viaja más y puede llegar a los sesenta, setenta e, incluso, ochenta años con excelente salud y plena energía", afirma Audrey Jones, un abogado laboralista. Un vivo ejemplo del caso es Sid Prior, de 91 años, que acaba de conseguir un trabajo como recepcionista en unos grandes almacenes de bricolaje. "La gente me pregunta por qué no me retiro y me dedico a jugar con mis nietos - dice-, pero soy soltero, no tengo nietos y en casa solo me aburro como una ostra. Intenté jubilarme a los 74 años, pero la situación sólo duró unos meses".

La nueva y revolucionaria ley entró en vigor el pasado 1 de octubre y ya ha ocasionado una considerable confusión. Los observadores estiman que un 40% de las empresas incumplen actualmente la nueva normativa y un 10% de los gerentes reconocen que carecen de estrategia para adaptarse a ellas, muy a pesar de que las multas pueden llegar a ser bastante severas. El número de demandas laborales ha aumentado un 25% y la suma que se puede conceder a los trabajadores en calidad de compensación es ilimitada. En casos de discriminación sexual se ha llegado nada menos que al millón y medio de euros. Si un trabajador británico gana un caso por despido improcedente, el tope que la ley le autoriza a percibir es de 58.400 libras, unos 90.000 euros. A partir de ahora, sin embargo, si consigue demostrar que ha sido víctima de una discriminación relacionada con su edad, ese techo desaparece y todo depende de cómo cuantifique el juez los prejuicios sufridos.

"Es la reforma más significativa de las leyes laborales del Reino Unido desde que en 1970 se tomaron las primeras medidas contra la discriminación", explica Susan Anderson, directora de recursos humanos de la organización patronal Confederación de la Industria Británica. "Es inevitable que durante un periodo de tiempo impere un cierto grado de incertidumbre, hasta que un puñado de casos tipo llegue a los tribunales y se vea cómo la legislación va a ser interpretada", añade. Irlanda introdujo una ley muy parecida en 1988 y desde entonces una de cada cinco demandas laborales tiene ver con conflictos provocados en relación con la edad.

El cambio quizás más importante es que las empresas no pueden buscar candidatos para un puesto de trabajo circunscritos a un grupo de edad determinado ni denegar el empleo por ser viejo,con el fin de que todo el mundo compita en igualdad de condiciones y los mayores de cuarenta años no se encuentren - como ha sido a menudo el caso hasta ahora- con que los jefes de personal buscan gente mucho más joven y sus posibilidades de regresar al mercado laboral son entre nulas y mínimas.

"La respuesta más probable de las empresas - señala el laboralista Simon Kopfler- va a consistir en denegar las solicitudes de prorrogar la jubilación más allá de los 65 años, algo que hasta ahora era bastante común. La nueva ley les va a obligar a tratar por igual a todos los empleados con independencia de la edad, y cuanto más avanzada es, más costoso e incómodo resulta, más caro es el seguro médico, etcétera". La sola excepción a la discriminación por razones de edad es si el patrono alega un motivo objetivo para dar el trabajo a alguien más joven, como, por poner un ejemplo, si una persona de ochenta años y otra de treinta compiten por un puesto como instructor de submarinismo, la opción es de puro sentido común.

"La discriminación por razón de edad - explica el abogado Graham Taylor- es la más frecuente de todas, mucho más que la racial o sexual, y las demandas van a estar a la orden del día por parte de quienes hayan sido despedidos en los meses inmediatos a la entrada en vigor de la legislación, y será muy importante la cuantía de las primeras compensaciones que establezcan los tribunales como punto de referencia". La ley es aplicable a todos los grupos de edad y no sólo a los mayores de 65, pero será legal seguir aplicando un salario mínimo inferior a los trabajadores de menos de 21. La legislación laboral británica permite que las empresas informen a sus empleados con seis meses de antelación que a partir de que cumplan los 65 años sus servicios ya no serán requeridos. La compensación obligatoria por despido es superior cuando los afectados son menores de 41 años. Los sindicatos han respondido con visible entusiasmo a las nuevas medidas que, según Brendan Barber, secretario general del sindicato Unión General de Transportistas, "harán que los patronos contraten en función de la experiencia y capacidad de los candidatos y no de su juventud".

La ley va a revolucionar probablemente la manera en que las empresas contratan, despiden, entrenan, promocionan, jubilan, pagan y contribuyen a las pensiones de sus trabajadores. Y también es posible que influyan en el tipo de lenguaje que se utiliza en el espacio de la oficina o la fábrica. Así, hasta los chistes relativos a la edad que puedan considerarse ofensivos equivaldrán al acoso por razón de edad, con consecuencias potencialmente nefastas para el autor de la gracia y para sus jefes. Algunas compañías han repartido ya circulares en las que prohíben organizar fiestas de cumpleaños a los compañeros, no sea que alguien demasiado susceptible se lo tome mal y presente una demanda.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.