Las mujeres en paro y con baja de maternidad recibirán ofertas de empleo durante las 16 semanas de permiso salvo que indiquen que no lo desean. El Gobierno cambia el criterio seguido hasta ahora tras una sentencia del Constitucional.

Así lo anunció ayer el Ministerio de Trabajo, que con esta medida responde a una reciente sentencia del Tribunal Constitucional que determinaba que suspender a estas madres como solicitantes de empleo de forma automática era discriminatorio por razón de sexo. Hasta ahora, cuando una desempleada tenía un hijo y pedía la baja, se convertía en "temporalmente incapaz" y dejaba de recibir ofertas, a no ser que indicara lo contrario.

Cuando una mujer en paro tiene un hijo y quiere pedir la prestación por maternidad, debe comunicarlo al Servicio Público de Empleo Estatal. Hasta ahora, el sistema informático la consideraba a partir de ese momento como "temporalmente incapaz" y la suspendía como solicitante de trabajo, salvo que ella dijera lo contrario. Desaparecía de los archivos de los servicios regionales de empleo y dejaba de recibir ofertas. Esta práctica fue calificada como discriminatoria en una reciente sentencia del Tribunal Constitucional.

Carmen Pérez demandó al Instituto Nacional de Empleo (INEM) en 1997. Tuvo un hijo mientras estaba en paro y pidió al Estado la prestación por maternidad, más alta que la de desempleo. A partir de ese momento, y durante las 16 semanas de permiso, el Inem la suspendió como solicitante de trabajo. Con tan mala fortuna que, durante ese tiempo, aparecieron 15 plazas para un empleo en el que encajaba a la perfección. Unos amigos se lo comentaron y ella, al no tener noticias del Inem, fue a preguntar. Cuando se enteró de que por estar en baja maternal había perdido la posibilidad de tener la plaza, presentó una demanda. Un juzgado de lo contencioso administrativo le dio la razón en primera instancia, en 2001, pero el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía se la quitó.

Vulneración de derechos

Finalmente, hace tres meses, el Constitucional estimó el recurso de amparo por vulneración de derechos fundamentales que había presentado Carmen Pérez. El Alto Tribunal argumentaba que la situación de una desempleada con permiso de maternidad no podía, en ningún caso, equipararse con otro tipo de bajas. Indicaba que la baja maternal para una trabajadora pretende favorecer y proteger la incorporación de la mujer al mundo laboral, así que cuando está desempleada no puede implicar todo lo contrario. Y señalaba que la mujer no tenía la obligación de manifestar expresamente al Inem su deseo de seguir recibiendo ofertas de empleo, puesto que ya lo había hecho al darse de alta en el servicio.

Desde la época de la demanda de Carmen, las competencias en políticas activas de empleo han pasado a las comunidades autónomas. Pero las prestaciones por maternidad las gestiona el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE). Por esta razón, entre la administración central y las autonómicas hay un enlace, una aplicación informática que permite que compartan información: el Sistema de Información de los Servicios Públicos de Empleo (SISPE), creado en virtud de un acuerdo entre el Gobierno y las comunidades autónomas.

En el caso de una mujer desempleada y embarazada, quien le lleva todo el proceso de búsqueda de trabajo es su servicio regional de empleo. Pero cuando da a luz y desea cobrar la prestación por maternidad, debe acudir al SPEE a pedirla, y éste mete los datos en el sistema informático. Este es el momento en el que, en principio, y salvo que la mujer indique expresamente que desea seguir recibiendo ofertas, es dada de baja temporalmente como solicitante de empleo. La medida se justificaba, según indican fuentes del Ministerio de Trabajo, porque se quería evitar a las demandantes "las posibles molestias que supondría el recibir ofertas a las que, con toda probabilidad, no podrían acceder dada su situación de descanso obligatorio tras el parto".

Esta aplicación informática, el SISPE, es lo que se va a modificar para que las madres, salvo que indiquen lo contrario, sigan recibiendo ofertas tras la baja. Mientras se cambia el sistema, el Gobierno asegura que ha dado a conocer a todas las Oficinas de Empleo la sentencia del Constitucional. Durante 2005, 47.049 mujeres en paro han recibido la prestación por maternidad.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.