La lucha es feroz. Las empresas compiten en los foros de empleo para contratar a los mejores candidatos. Estudiantes y compañías lucen sus mejores galas en estos encuentros que tratan de acercar el mundo de la empresa a los futuros profesionales.

Las universidades y escuelas de negocios se preocupan cada día más por proporcionar, además de una formación de calidad a sus alumnos, una manera práctica y eficaz de aproximarse a las ofertas del mercado laboral. También les ayudan a conocer la situación empresarial de primera mano, así como lo que las organizaciones solicitan para realizar una incorporación a sus plantillas. De esta manera, los estudiantes, ya sean de posgrado o universitarios, pueden vislumbrar aquellos sectores o tipos de organizaciones que encajan mejor con los objetivos profesionales.

Las empresas también tienen mucho que ganar en este tipo de jornadas, puesto que la captación de talento es algo a lo que cada día dan una mayor importancia. El capital humano se ha convertido en el momento actual en uno de los principales generadores de valor de las empresas que compiten en un mundo globalizado. Esta aproximación a los centros de formación supone una oportunidad para encontrar el talento y potencial necesarios en los futuros profesionales y detectar aquellos que mejor se adaptarían a las estructuras y objetivos de la organización. Esta semana han se han celebrado dos encuentros. En Barcelona, el IESE celebró el MBA Career Forum, donde acudieron durante dos días más de 40 multinacionales en busca de los mejores candidatos del MBA. En Madrid se ha celebrado la undécima edición de Forempleo, organizado por la Universidad Carlos III y que este año ha contado con más de un centener de empresas.

Las jornadas celebradas en Barcelona a cargo del IESE cuentan con un tipo de alumno que ya no es el universitario o recién licenciado, sino que se trata de un perfil con una experiencia relevante y, sobre todo, muy internacional, que es lo que pide un mercado tan globalizado como el actual. Alejandro Herrera, director del departamento de salidas profesionales del IESE, asegura que 'las empresas demandan gente con talento y capacidad de liderazgo, no les importa tanto el contenido concreto como el talento para desarrollarse dentro de la empresa. Además, la flexibilidad y la internacionalidad son fundamentales '.

En este evento, en el que participaron más de 40 empresas y acudieron unos 400 alumnos, los objetivos son diferentes dependiendo del curso del MBA en el que uno se encuentre. Para los alumnos del primer curso, la clave es tener ocasión de conocer con detalle el mercado y las empresas. Los matriculados de segundo curso, sin embargo, tuvieron la oportunidad de hacer entrevistas en algunas compañías que les resultaban interesantes. Según Herrera, 'en los dos días que dura el foro, entre el 45% y el 50% de la promoción encontrará un puesto de trabajo '.

Fernanda Rodríguez, de Ernst & Young, que participó en el foro de empleo de IESE, señala entre las principales ventajas de estos encuentros que agilizan mucho los procesos de selección. 'Está muy bien organizado. Además, la gente tiene un perfil muy bueno, puesto que ya han pasado un primer filtro gracias a la escuela. Sé que cuentan con un buen nivel de inglés, experiencia y unos conocimientos, lo que facilita mucho el trabajo '.

Habilidades personales

La formación, los conocimientos teóricos e incluso la experiencia previa profesional, que justifican unas habilidades profesionales, son importantes para la ejecución por parte del trabajador de los objetivos empresariales. Sin embargo, cada vez más, las compañías exigen a sus empleados unas habilidades personales y ciertas inquietudes. Luis Jiménez, jefe del Servicio de Orientación y Planificación Profesional (SOPP) de la Universidad Carlos III, señala que las empresas de hoy buscan personas con capacidad de aprendizaje, flexibilidad, que sepan trabajar en equipo y que sean optimistas. 'Es importante que la gente tenga ganas de trabajar ', declara.

Forempleo, que cumplió 11 años con esta edición y en la que obtuvo una participación de casi 100 empresas, supone también un acercamiento entre compañías y futuros profesionales. En este caso se trata de perfiles más jóvenes -estudiantes o recién licenciados-, aunque no por ello menos preparados para enfrentarse a la vida laboral. Las prácticas en empresas durante los estudios así como las oportunidades que ofrecen las universidades para que los estudiantes realicen cursos en el extranjero permiten que los recién titulados tengan un enorme valor para las organizaciones.

Pero las empresas no son las únicas exigentes. Los futuros profesionales también piden mucho a las compañías. 'Hay algo que estamos viviendo todas las organizaciones, y es que nos enfrentamos a una situación casi de pleno empleo en la que los trabajadores son muy exigentes ', afirma Silvia Fernández, directora de selección de BBVA España y Negocios Globales. 'La seguridad y estabilidad, un desarrollo personal y profesional, un buen salario o la posibilidad de compatibilizar la vida profesional y los intereses personales son requerimientos cada vez más frecuentes ', declara.

Este tipo de foros permite un conocimiento directo de las personas, motor fundamental de las empresas, que beneficia mucho a las dos partes. Algunos expertos aseguran que se ha visto en ocasiones que los licenciados, cuando salen de la universidad, se encuentran con una realidad empresarial muy distinta de la que habían imaginado; por tanto, este conocimiento en profundidad ayuda a que la conexión entre la oferta y la demanda sea lo más exitosa posible.

Candidatos

  • Las empresas solicitan una buena formación y con frecuencia algo de experiencia; sin embargo, las habilidades personales se tienen cada vez más en cuenta. El trabajo en equipo, la flexibilidad o la capacidad de liderazgo son muy valorados en la actualidad.

IBM, una apuesta por la innovación

Para atraer, desarrollar y retener el talento es importante tener en cuenta la competencia y la situación cambiante del entorno económico. Amparo Moraleda, presidenta de IBM de España, Portugal, Grecia, Israel y Turquía, asegura que ahora es el talento el que elige a la empresa, no al revés. 'Existe un valor renovado que tienen las personas en las organizaciones empresariales ', afirma.

En cuanto al modelo empresarial, Moraleda señala que lo único predecible que hay a medio y largo plazo es que la situación cambia continuamente y que hay que adaptarse de manera efectiva. 'Es importante para las compañías aceptar el cambio como forma de vida y desarrollar una gran capacidad innovadora. Precisamente éste es el ingrediente más importante de cualquier economía avanzada ', declara. Además asegura que actualmente existen muchos medios para hacer frente a esta necesidad de innovación.

Para aquellos que se incorporan al mundo laboral, Moraleda establece que, aunque existen muchas ofertas de trabajo, la cultura del esfuerzo va a seguir siendo clave. El aprendizaje permanente y la responsabilidad individual de la propia carrera profesional son fundamentales. 'Una empresa puede no reconocer el talento, pero un profesional no ha de desperdicar desperdiciarlo y su vida profesional. Hay que demandar a la empresa unos valores y, si no los tiene, cambiar de proyecto; vivimos en un momento en el que esto es posible ', explica. 'La empresa, por su parte, no se puede conformar con tener a los mejores profesionales, sino que tiene la obligación de escucharles ', concluye Moraleda.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.