“¿Qué ha pasado este mes? ¿Por qué cobro menos?”. Resulta frecuente que muchos trabajadores se lleven una desagradable sorpresa al recibir su nómina y comprobar que el sueldo es menor que el del mes anterior. Extrañeza. Disgusto. Enfado.

Y llamada al departamento de Recursos Humanos para quejarse. La respuesta más habitual es que se ha procedido a ajustar las retenciones del IRPF. Y por qué, se pregunta el empleado, si no me han subido el sueldo, ni he cambiado de categoría, ni nada extraordinario. Y la contestación última, aunque simple, no deja de ser tan insatisfactoria como frustrante: el sistema es así.

A todos los trabajadores se les retiene un porcentaje del salario en concepto de pago a cuenta del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Tal porcentaje no es el mismo para todos, pues está en función del importe del salario, de las condiciones familiares, de sus cotizaciones a la Seguridad Social, de la recepción de pago en especie...

La normativa del Impuesto establece que dicho tipo de retención “se expresará en números enteros”. Cuando del cálculo del porcentaje de retención no resulte un número entero, la norma obliga a redondear “por defecto si el primer decimal es inferior a cinco, y por exceso cuando sea igual o superior a cinco”.

Este redondeo es la causa del baile de retenciones a lo largo de un ejercicio, y de la consecuente variación en los sueldos. De acuerdo con la norma fiscal, cualquier porcentaje que vaya entre, por ejemplo, el 11,51% y el 12,49% siempre tendrá que ser el 12%. “Pero esos decimales que sobran se van acumulando, hasta que se produce un tipo superior, que se aplica a la nómina para ir cuadrando las retenciones en el IRPF, pero que acaba restando más dinero al sueldo”, explica una fuente empresarial.

Entonces es cuando se produce el malestar, la inquietud y la tensión con el personal de las empresas, que no termina de entender por qué su sueldo baja (o sube, pero eso pasa menos veces) sin una razón aparente.

Poco operativo

“Desde el punto de vista operativo, el sistema del redondeo no supone más facilidades para las empresas, y lo único que provoca es malestar y problemas”, señalan las fuentes consultadas.

Prácticamente todas las compañías utilizan programas informáticos para recursos humanos –como Epsilon A3, Meta4 SAP– que incluyen la gestión de nóminas; incluso en la página web de la Agencia Tributaria se pueden descargar aplicaciones para el cálculo de las retenciones de los trabajadores. Por eso, los empresarios aseguran que, “ahora que está todo mecanizado, no supone ningún inconveniente calcular las retenciones con decimales”.

Precisamente, antes sí se permitían decimales, en concreto dos. Pero el sistema cambió a partir de enero de 2002, en medio de las dos reformas fiscales que realizó el Gobierno del PP, para “dotar de una mayor seguridad jurídica a las retenciones” en el IRPF. Desde entonces, el redondeo se ha mantenido, y así continúa en la ley de reforma del Impuesto sobre la Renta que acaba de aprobar el Parlamento, y en el borrador de reglamento sobre retenciones que Hacienda ha enviado a expertos, asesores y agentes sociales, para información pública.

El mantenimiento del redondeo será una de las principales objeciones que planteará CEOE en sus observaciones al reglamento de retenciones, pues cree que es un sistema que no se justifica. Bien es cierto que a la patronal nunca le ha gustado que los empresarios, practicando las retenciones a cuenta en los sueldos de sus trabajadores, trabajen como agencia recaudatoria para Hacienda.

Los expertos también cuestionan el redondeo, porque hace más difícil la aproximación entre las cantidades retenidas a lo largo del año y la cuota del impuesto que resulta cuando se hace la declaración del IRPF, esto es, no se logra reducir la cuota diferencial. En la pasada campaña del IRPF, por ejemplo, siete de cada diez declaraciones tenían derecho a devolución, porque se les había retenido de más, por un importe total de 10.000 millones de euros.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.