Los desplazamientos en coche, el estrés y permanecer ocho horas diarias sentados frente al ordenador son los ingredientes de un cóctel explosivo para la columna vertebral.

La cara es el espejo del alma, dice una máxima popular, y la espalda es el reflejo de las condiciones laborales, advierten muchos médicos. "El estrés -muy habitual en las profesiones liberales-, permanecer muchas horas sentado frente a un ordenador, o hacer deporte de forma esporádica son factores de riesgo para la columna vertebral", explica el traumatólogo Fernando Gómez-Castresana.

No sólo es la espalda la que se resiente con las condiciones anteriores, también la economía, y las cifras son elocuentes: las dolencias de la espalda, y especialmente los dolores lumbares, son el motivo más frecuente de absentismo laboral (en Estados Unidos suponen el 16 por ciento de las bajas laborales, y en España causan el 20,4 por ciento de las consultas médicas relacionadas con la salud laboral); cada año se pierden en nuestro país unas 700.000 jornadas de trabajo por la hernia discal, y los costes que genera anualmente el dolor lumbar en un país europeo equivalen a más del 1,7 por ciento del PIB.

La evidencia científica demuestra que la lumbalgia laboral tiene un origen multifactorial, en el que tanto como los aspectos físicos influyen los psicológicos. Según Gómez-Castresana, “la tensión emocional favorece la aparición de contracturas musculares, que mantenidas en el tiempo pueden dañar al sistema músculo esquelético”.

La espalda también traduce la ocupación de un trabajador, y un ejemplo es la llamada columna de secretaria o del escribano, en la que la curva normal de la columna cervical (ligeramente echada hacia atrás) se invierte hacia adelante; además, se produce una sobrecarga de los discos cervicales, su degeneración y el desarrollo de artrosis.

Prótesis y otros remedios

Permanecer sentado ocho horas al día, durante años, es casi un seguro para acabar desarrollando un proceso degenerativo, y "si se añade obesidad, estrés y una mala posición mantenida, obtenemos un cóctel maléfico para la columna, más dañino que algunos trabajos al aire libre, como el de los agricultores".

Los distintos medios de transporte utilizados en las ciudades (coche, tren o avión) también contribuyen a la degeneración de los discos, debido a la vibración que provocan sobre el cuerpo, indica el neurocirujano Francisco Villarejo, de la Clínica la Luz, de Madrid. El resultado final suele ser la hernia de disco, que causa dolor y exige un tratamiento médico específico.

Gómez -Castresana subraya que "tener una hernia de disco no significa tener que pasar irremediablemente por el quirófano. El 90% no se opera y con un tratamiento adecuado desaparece el dolor, que no la hernia, puesto que cuando un disco se daña es para siempre".

La alternativa quirúrgica se plantea cuando el cuadro clínico asociado a la hernia (dolor y afectación neurológica, como pérdida de fuerza y alteraciones sensitivas) se prolonga más de doce semanas, puesto que "pueden aparecer secuelas irreversibles".

Aún cuando la cirugía sea inevitable, existen multitud de técnicas. Una de las más novedosas es la colocación de una prótesis flexible en U, que "se realiza bajo anestesia local o general y dura unos 20 minutos. Al día siguiente el paciente regresa a su casa y en dos semanas puede reincorporarse a su trabajo. Los resultados son espectaculares", asegura Villarejo.

También se pueden tratar los discos dañados con procedimientos percutáneos (sin anestesia general ni incisiones) empleando energía de radiofrecuencia, o mediante ozonoterapia.

Las posibilidades actuales son numerosas, y el fin es garantizar la salud de la espalda porque, como apunta Fernando Gómez-Castresana, "no tenemos recambios para la espalda, y más nos vale ocuparnos de ella si queremos que las consecuencias no sean terroríficas".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.