Muchas empresas esperan al último momento para iniciar la contratación de personal de verano. Sin embargo, desde la empresa de trabajo temporal Randstad, aseguran sin embargo que en mayo ya se recibieron las primeras ofertas.

Hace días que el calor anuncia la llegada inminente de la temporada estival, y miles de parados esperan que este verano el sol arroje también un poco de luz sobre sus oscuras perspectivas laborales. Sin embargo, el típico aumento de esta época de ofertas para puestos temporales se está haciendo esperar este año.

"Las expectativas que nos transmiten las empresas son que este año tendrán más vacantes que cubrir, pero de momento las ofertas llegan con cuentagotas y el aumento se verá especialmente a partir de la segunda quincena de junio", explica Marina Vilageliu, directora de selección de Adecco en Catalunya, que señala que "la temporada de verano se ha reducido y ahora se concentra sólo en julio y agosto". Adecco prevé que la época estival impulsará la contratación temporal un 10% más que el verano pasado, cuando las contrataciones cayeron un 32% frente a las del 2008.

La pasada temporada las empresas esperaron hasta el último momento para contratar el personal estival, y la situación se repite. "Los datos negativos de las últimas semanas están frenando a las empresas, e incluso algunas que ya tenían planificadas sus campañas de contratación estival las están posponiendo", explica Raúl Grijalba, director general de Manpower en España. Grijalba advierte además que Catalunya es la zona que presenta peores perspectivas para esta temporada, en buena parte debido a la abundancia de pymes industriales "que aún tienen un exceso de capacidad de producción y pueden cubrir el pico de trabajo estival con su propia plantilla".

En Randstad aseguran sin embargo que en mayo ya se recibieron las primeras ofertas, porque según Jordi Rius, director de la firma para la Región Este, "las empresas han ajustado ya tanto su estructura interna que en cuanto les falla una pequeña parte de su plantilla necesitan refuerzos externos". Aun así, las empresas siguen haciendo todo tipo de esfuerzos para cubrir las sustituciones con personal propio. Vilageliu señala el ejemplo de la industria, que "antes pedía muchos sustitutos para cubrir las vacaciones del mes de agosto, y ahora lo evitan cerrando durante ese mes u organizando las vacaciones de la plantilla a lo largo de otros meses". Lo mismo ocurre con la banca, una fuente tradicional de empleo estival que ahora intenta cubrir las vacaciones con el personal fijo de cada oficina. Según Jordi Rius, "en el 2009 ya hubo un enorme descenso de la contratación en banca y para este verano no se prevé ninguna mejoría".

En todo caso, las firmas de trabajo temporal recomiendan a los candidatos interesados empezar a enviar sus currículum cuanto antes, ya que se prevé que las ofertas lleguen a última hora y eso obligará a hacer procesos de selección muy rápidos. Además, Randstad calcula que habrá 68 candidatos interesados de media para cada oferta de empleo que se genere. Y es que al tradicional perfil del estudiante que trabaja en vacaciones para pagarse sus gastos se suman miles de parados de todas las edades que ven en estos empleos una oportunidad para reintegrarse en el mercado laboral. Tal como explica Grijalba, de Manpower, ahora las empresas pueden ser más exigentes porque "el nivel de los candidatos ha subido mucho y pueden encontrar gente más cualificada y con mayor experiencia".


Perfiles: nada nuevo bajo el sol

El turismo será, un verano más, la principal fuente de empleo estival: segúnMarina Vilageliu, directora de selección de Adecco en Catalunya, este sector podría generar en los próximos meses hasta un 10% más de contratos que el pasado verano, aunque la incertidumbre por la nube volcánica podría retrasar la llegada de ofertas. Cocineros, camareros o recepcionistas de hotel con idiomas volverán a ser los perfiles más buscados en los sectores de restauración y hostelería, aunque el turismo generará tambiénun buen númerode oportunidades para otros perfiles como guías turísticos, animadores socioculturales y monitores de tiempo libre. Por otro lado, el aumento de desplazamientos aumentará la demanda de trabajadores para aeropuertos y empresas relacionadas con el transporte, desde firmas de coches de alquiler o de asistencia en carrera hasta líneas de autobuses turísticos. Además, en el comercio de las zonas turísticas surgen oportunidades para cajeros, dependientes o reponedores, entre otros perfiles clásicos. La industria reducirá este verano los tradicionales contratos para sustituciones estivales, pero entre los perfiles que podrían mantener cierta demanda figuran todo tipo de oficiales industriales, operadores y peones, carretilleros o técnicosde mantenimiento.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.