La CE ha propuesto la creación de centros de migración en África. Estos centros de migración actuarían como oficinas de empleo y facilitarían el ajuste entre la oferta de mano de obra de los países africanos y las necesidades de los países europeos.

La Comisión Europea ha propuesto la creación de centros de migración en los países africanos, para afrontar el desafío migratorio de manera conjunta entre la UE y los países de origen. El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Justicia, Libertad y Seguridad, Franco Frattini, anunció ayer un paquete de iniciativas, acordadas muchas de ellas con el comisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel, que afectan tanto a la inmigración legal como a la ilegal.

Frattini explicó que estos centros de migración actuarían como oficinas de empleo y facilitarían el ajuste entre la oferta de mano de obra de los países africanos y las necesidades de los países europeos. Para favorecer este encaje entre oferta y demanda laboral, se definirán los llamados "perfiles migratorios", que establecerán la oferta laboral de los respectivos países de origen para que pueda ser optimizada por los Estados demandantes de mano de obra.

Junto a los centros de migración se crearán equipos de apoyo, formados por expertos europeos, que aportarán su experiencia técnica para mejorar la gestión administrativa. Otras medidas de ayuda para normalizar y facilitar la migración legal serán los denominados paquetes de movilidad, constituidos para facilitar los desplazamientos, que tendrán en cuenta las condiciones laborales y los billetes de ida y vuelta para los trabajadores. Estos centros podrían también facilitar la gestión de los trabajadores temporales, los intercambios de estudiantes e investigadores y otras formas de circulación legal de personas.

Instituto euroafricano

En la misma línea, se prevé la creación del Instituto Euroafricano, que supervise las remesas de los inmigrantes, que ascienden a 300.000 millones de dólares anuales (226.415 millones de euros), según el Banco Mundial, para reducir los costes de estas transferencias y asegurar que se canalizan hacia los respectivos países con transparencia.

Frattini reconoció que el control de la demanda europea, ya sea a través de cuotas u otros sistemas, era una competencia de los Estados miembros. Pero señaló la importancia de que la Comisión tenga información de las necesidades del conjunto de los Estados miembros para poder "aumentar su influencia en las negociaciones" con los distintos países africanos.

Por otro lado, el comisario propuso la creación de un Sistema Europeo de Vigilancia de Fronteras, que será discutido en el Consejo de Ministros de la UE del próximo día 4, para intensificar el control de la frontera marítima sur de Europa. El propósito es reforzar la coordinación entre los distintos Estados miembros. El nuevo sistema debería sustituir paulatinamente los organismos nacionales por un mecanismo paneuropeo de vigilancia por radar y satélite, que permita actuar con toda la información disponible en tiempo real. El sistema actuará a través de una red permanente de patrullas costeras que deberá estar en funcionamiento "tan pronto como sea posible".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.