Prácticamente todas las familias tienen teléfono, tele y lavadora, pero algunas no pueden encender la calefacción ni comer carne.

La última encuesta del INE sobre las condiciones de vida de los españoles evidencia que la buena evolución de los indicadores macroeconómicos del país va calando en los hogares, que globalmente han mejorado sus ingresos medios y su nivel de equipamientos. Pero también indica que hay colectivos de población que no es que tengan dificultades para llegar a fin de mes o no puedan irse de vacaciones, es que no les llega para encender la calefacción o comer carne o pescado cada dos días.

Los ingresos medios de los hogares españoles crecieron un 4% el año pasado, hasta rondar los 8.000 euros netos anuales por persona, pero más de un 20% de las mujeres y un 18% de los hombres no llegó a ingresar ni el 60% de esa cifra, lo que les sitúa por debajo del umbral de pobreza. Esos son al menos los datos de la Encuesta sobre Condiciones de Vida de los Españoles 2005 que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística (INE), que dibuja una profunda dualidad económica en la sociedad española. Junto a ratios propios de una sociedad plenamente desarrollada - más del 97% de la población con televisor, lavadora y teléfono; tres de cada cuatro con coche, y la mitad con ordenador-, el estudio ofrece otros indicativos de países pobres: uno de cada diez no puede encender la calefacción o una cuarta parte no puede comer carne, pollo o pescado al menos cada dos días.

"El concepto de nivel de vida es relativo, porque podemos creer que lo importante es comer, pero en muchos países hoy día el teléfono es una forma de salir de la pobreza y, por otra parte, cabe preguntarse si en nuestra sociedad uno puede funcionar sin telefóno cuando todos lo tienen", valora Antonio Argandoña, catedrático de Economía y profesor del IESE. Pero admite que la dualidad que reflejan los datos estadísticos se corresponde con la situación real. "La vieja teoría de que cuando la marea sube todos los botes suben es verdad a largo plazo, pero a corto hay botes que no lo hacen; y en España, los indicadores económicos son buenos y estamos contentos con el nivel de vida global, pero quedan bolsas de pobreza importantes en el campo, en los suburbios y en los centros degradados de las ciudades, que no se están beneficiando del ciclo económico". explica Argandoña.

Ignasi Carreras, profesor de Esade, y Josep Oliver, catedrático de Economía Aplicada de la UAB, coinciden en identificar esas bolsas de pobreza entre los colectivos de mujeres pensionistas y de familias monoparentales con hijos a cargo, fundamentalmente mujeres separadas. Oliver apunta que son estas viudas y mujeres con hijos con dificultades para incorporarse al mercado de trabajo las que viven las situaciones de pobreza severa, las que no pueden pagar calefacción o incluir algunos productos básicos en su cesta de la compra.

A pesar de ello, ambos expertos relativizan las cifras de pobreza que arroja la encuesta sobre condiciones de vida del INE. "Si el 20% de la población española fuera pobre, estaríamos ante un problema irresoluble, pero esto no es real. Lo que ocurre es que esta estadística recoge el porcentaje de población por debajo del 60% de ingresos medios en España, sin tener en cuenta que los ingresos medios y el coste de la vida no son iguales en Extremadura que en Catalunya, ni en el área metropolitana de Barcelona que en la Terra Alta", dice Oliver.

En esta línea, Ignasi Carreras explica que la estadística de pobreza relativa identifica a todos aquellos que viven con menos de 530 euros netos al mes "pero sin diferenciar que la vida en grandes ciudades es más cara que en el mundo rural y que es en las primeras donde más afecta la pobreza". Con todo, denuncia que el actual modelo de crecimiento económico español, apoyado en la construcción y el sector inmobiliario, provoca que una parte de la riqueza no se distribuya convenientemente. "España ha crecido en los últimos años más que Portugal y Grecia, pero no ha disminuido el número de personas con pobreza relativa", apunta Carreras.

En este sentido, tanto Josep Oliver como Antonio Argandoña enfatizan que los núcleos de pobreza se sitúan precisamente en los hogares cuyos ingresos están desvinculados del crecimiento económico, como los pensionistas (cuya mejora de renta depende de una decisión política) o quienes están fuera del mercado laboral. "De todos modos, no hay que olvidar que pobreza debería ser lo contrario de riqueza, no de ingresos, y cuando utilizamos para medirla la variable renta no tenemos en cuenta que puede haber personas con pensiones bajas pero con un patrimonio inmobiliario importante, aunque no lo utilice como renta cotidiana", dice Oliver.

Consumo compulsivo

En este sentido, los tres expertos consultados distinguen entre hogares que no llegan a fin de mes y hogares pobres. "Hay quien no llega bien a fin de mes pero por culpa de la hipoteca, porque está ahorrando en una casa, o porque se ha endeudado para tener un nuevo equipamiento; a los pobres absolutos ¡ya les gustaría tener ese problema o estar ahorrando", comenta Oliver.

Argandoña y Carreras destacan el componente compulsivo y emocional que hay en el consumo de los hogares en la sociedad actual. "Puede haber decisiones poco racionales, como optar por comprar un televisor de plasma cuando no se tiene para comer caliente todos los días; pero ahí hay también un factor de publicidad y presión social", indica el profesor del IESE.

"Gente con presupuestos muy ajustados que sin embargo no renuncia a consumir según qué cosas hay en todo el mundo: en África, en las zonas donde llega la electricidad, son muchas las familias que no pueden pagar las tasas para que los niños vayan a la escuela pero sí tienen televisor", explica Carreras, que hasta el año pasado fue director general de Intermon Oxfam. Y agrega que, en el caso español, estos comportamientos son frecuentes en los hogares de inmigrantes, "que en cuanto trabajan aspiran a disponer de televisor y frigorífico, aunque sea a costa de restrigir otros gastos".

Acceso a resultados de la Encuesta de Condiciones de Vida 2005: http://www.ine.es/inebase/cgi/um?M=%2Ft25%2Fp453%2Fa2005%2F&O=pcaxis&N=&L=0

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.