Una encuesta del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales sobre condiciones de trabajo en 2005 revela que las molestias musculares derivadas de los esfuerzos realizados en su trabajo afectan a tres cuartas partes de los trabajadores.

Las molestias musculares derivadas de las posturas y esfuerzos realizados en su trabajo afectan a las tres cuartas partes de los trabajadores, según los datos de la Encuesta de Condiciones de Trabajo 2005, elaborada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, dependiente del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Las mayores dolencias corresponden al bajo de la espalda, el 34,2%, salvo en el sector de la construcción, donde llega a alcanzar casi el 50%.

La mayoría de los trabajadores, el 68,3%, manifiesta estar expuesto a algún riesgo de accidente en su puesto de trabajo. De ellos, prácticamente la totalidad de los trabajadores de la construcción, el 95%, opina que pueden correr algún tipo de riesgo, sector al que sigue la industria, con un 79,5%, y los servicios, con un 60,4%.

Los riesgos más frecuentes son los cortes y pinchazos, los golpes y las caídas. En la construcción, las caídas desde altura es la causa más frecuente, afectando a más del 70% de los trabajadores.

Un análisis ha permitido formar cinco grupos de trabajadores homogéneos en relación con las molestias manifestadas sobre sus condiciones de trabajo. Según dicho análisis un 44,3% manifiesta pocas molestias, un 24% se queja de factores organizativos y psicosociales, un 9,9% une a los factores anteriores la postura y la inestabilidad en el empleo, un 11,5% destaca factores ambientales y de seguridad, y un 6,2% se queja prácticamente de todos los factores.

La causa de los riesgos de accidente más frecuentemente aducida por los propios trabajadores en todos los sectores de actividad sigue siendo el exceso de confianza o la costumbre. Otras causas son el cansancio, la realización de operaciones peligrosas, los esfuerzos y posturas forzadas y el ritmo de trabajo elevado.

Prevención de accidentes

El 61% de los encuestados cuyo centro de trabajo cuenta con seis o más trabajadores afirma que en su empresa hay un delegado de prevención. La figura del delegado es más frecuente cuanto mayor es el tamaño del centro y, por actividad económica, la mayor es industria (63,7%), seguida de servicios (61,6%) y construcción (50,2%).

Los trabajadores con contrato temporal se sienten más expuestos a accidentes, un 73%, frente a un 66% de los que tienen contrato indefinido. Por sexos, los hombres piensan que están más expuestos a sufrir un accidente, el 80%, mientras que las mujeres superan algo más de la mitad, el 55%.

Respecto a las condiciones ambientales, la encuesta refleja que el ruido afecta a un elevado porcentaje de trabajadores. Concretamente, el 42% de ellos señala que en su puesto de trabajo existen problemas con el ruido porque es molesto, elevado o muy elevado. En cuanto a las vibraciones, afectan al 13,8% de los empleados.

La exposición a contaminantes químicos, bien por manipulación o inhalación, es muy alta, dado que tres de cada 10 trabajadores así lo manifiestan. Por sector de actividad, la mayor exposición se da en la construcción (56,4%), seguida de la industria (46,6%).

Por otro lado, casi un tercio de los trabajadores refleja alguna queja sobre el diseño de su puesto de trabajo. Entre las más mencionadas figuran el disponer de poco espacio (11,2%); una mala situación de las herramientas, al estar colocadas altas o bajas y obligar a estirar mucho el brazo (9,5%), y tener que trabajar sobre superficies inestables (8,7%). En la construcción, estas dos últimas quejas alcanzan el 25,7% y el 38%, respectivamente.

Entre los factores que provocan una excesiva carga mental en el trabajo predominan, con casi un 55%, los que afirman mantener un nivel de atención alto o muy alto durante más de la mitad de la jornada laboral.

Horas de trabajo a la semana

Los hombres aseguran mantener mayores exigencias de atención (57,5%, frente al 51% de mujeres), mientras que la realización de tareas repetitivas y de corta duración es mayor entre las mujeres (42%, frente al 37,4% de hombres).

La media del tiempo trabajado es de 39,6 horas a la semana. Esta media es superior entre los trabajadores del sector de la construcción, con casi 43 horas, seguido por los de la industria, con cerca de 41 horas.

La media de horas trabajadas por los hombres (41,6 horas) es superior a la de las mujeres (36,9 horas). También es superior el número de horas trabajadas cuando el contrato es indefinido, frente a otro tipo de contratos (40,3 horas y 37,6 horas).

El horario más frecuente es la jornada partida, sobre todo en la construcción, donde supera el 70%. El 22% de los trabajadores realiza un horario a turnos rotativos y el 12% lo hace de noche.

El porcentaje de empleados que ha sufrido un accidente en los dos últimos años es el doble entre los que trabajan en horario nocturno que entre el resto de trabajadores. Cabe destacar que la mitad de los trabajadores suele prolongar su jornada laboral, de los cuales casi un 31% recibe una compensación, económica o en tiempo libre, y un 19% lo hace sin compensación. Los hombres acostumbran a prolongar más su jornada laboral que las mujeres (53% frente al 46,5%); sin embargo, es más frecuente que las mujeres, cuando lo hacen, no reciban compensación alguna.

Violencia y acoso

Ante la pregunta de si en los 12 meses anteriores a la entrevista habían sido objeto de conductas de violencia física, acoso sexual o discriminación por edad, nacionalidad, sexo, raza o etnia, minusvalía u otra orientación sexual, las conductas más destacadas fueron: violencia física cometida por personas no pertenecientes al lugar de trabajo (3,2%), discriminación por sexo (1,3%) y por nacionalidad (1%).

Los trabajadores que con más frecuencia señalan estar expuestos a conductas de acoso psicológico diario, semanal o mensual son mujeres (4,2%), trabajadores menores de 45 años (4,2%) y empleados de centros de trabajo con plantillas grandes (5,2% en los centros con más de 250 trabajadores).

Asimismo, a diferencia de la anterior encuesta de 2003, en la de 2005 se ha realizado la entrevista al trabajador en su domicilio, en lugar de en su centro de trabajo. Este nuevo planteamiento metodológico permite acceder a colectivos a los que es difícil o imposible encontrar en sus centros (trabajadores con baja, de ETT, sin contrato).

Además, aumenta la probabilidad de captar empleados que soportan peores condiciones, como trabajadores temporales, mujeres, jóvenes o extranjeros.

En la actual encuesta se ha constatado que las opiniones manifestadas por los trabajadores entrevistados son más críticas al haberse llevado a cabo en los domicilios. El entrevistado en el centro de trabajo tiende a juzgar de manera más benevolente sus condiciones de trabajo.

La encuesta se realizó entre el 15 de diciembre de 2004 y el 10 de febrero de 2005 mediante entrevistas a 2.115 trabajadores ocupados de todas las actividades económicas, excepto la agraria y la minera, empleados en centros de dos o más trabajadores de todo el territorio nacional, menos Ceuta y Melilla.

En el momento de la entrevista se encontraban ocupados el 94,5% de los trabajadores y el resto de baja o permiso. El 95,2% del total tenía contrato de trabajo, el 4,1% no lo tenía y el 0,7% restante eran autónomos. En cuanto a la contratación, el 74,1% tenía contrato indefinido y el resto temporal.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.