La reducción de costes reduce la presencia del vehículo corporativo como parte del paquete retributivo. Sólo un 2% de las compañías españolas utiliza el coche corporativo como retribución al empleado, frente al 8% de hace un año.

En época de vacas flacas toca apretarse el cinturón, incluso el de seguridad. El Gobierno británico ha anunciado esta semana que a partir de ahora los ministros perderán sus coches oficiales y tendrán que desplazarse en transporte público o compartir coche oficial con otros colegas. No serán los únicos: las políticas de ajuste también se notan ya en las compañías españolas, donde tener un coche de empresa se está convirtiendo en un privilegio al alcance de cada vez menos escogidos.

La III edición del Observador del Vehículo de Empresa promovido por Arval, firma de renting del grupo BNP Paribas, señala que sólo un 2% de las compañías españolas utiliza el coche corporativo como retribución al empleado, frente al 8% de hace un año. Los empleados de las pymes son los más afectados, mientras que en las grandes empresas el uso del coche de empresa como incentivo ha aumentado y se sitúa en el 26%. "Algunas compañías utilizan el coche y otros beneficios sociales para compensar las congelaciones salariales y retener a sus directivos", argumenta Ernesto Poveda, presidente de ICSA Recursos Humanos. Según datos de esta firma, en muchos cargos directivos ha aumentado la presencia del vehículo como parte del paquete retributivo: por ejemplo, un 37,5% de los directores de recursos humanos de las grandes firmas disponían de coche de empresa en el 2009, frente al 28,3% del año anterior.

"Las firmas que ofrecían coche de empresa porque así lo estipula su política retributiva para ciertas categorías lo siguen ofreciendo para mantener la equidad interna - explica Alberto Abadías, socio director de Euromanager-.En cambio, las que lo hacían para ajustarse a las pretensiones de los profesionales a incorporar y hacer su oferta más atractiva están desestimando esta opción". Esther Carrera, directora de Michael Page en Barcelona, apunta en este sentido que el ajuste apenas se ha notado en los puestos donde el coche es una herramienta de trabajo, como los comerciales. "El ajuste ha sido mayor en puestos donde el vehículo es un puro incentivo, porque en general los paquetes retributivos han descendido entre un 10% y un 15% y los coches de empresa forman parte de ese paquete", señala Carrera.

Y puestos a recortar costes, las empresas también han puesto coto a lujos estéticos innecesarios. Según el Observador del Vehículo de Empresa, un 10% de las empresas ha optado por contratar vehículos de menor categoría, y un 5%, por utilizar vehículos con un motor más reducido. Además, sólo un 11% de las compañías permite a sus trabajadores escoger libremente qué vehículo desean de acuerdo con sus gustos o sus necesidades familiares, mientras que un 6% les permite escoger entre una lista de modelos prefijada por la compañía. La gran mayoría de empresas (82%) se reserva el derecho a decidir sin tener en cuenta al trabajador.

"Hace tres años había comerciales que, en una entrevista, lo primero que te preguntaban era qué modelo de coche les iban a dar - señala Ricardo Garrastazu, director general de la firma de selección Sales Hunters-.Algunas empresas incluso les daban un BMW como motivación extra para que no se marcharan. Con la crisis, a la gente ya se le han acabado las tonterías: ahora cogen lo que les den". Así, según Garrastazu, "antes se buscaban coches económicos pero que fuesen aparentes, como los típicos modelos grandes de cuatro puertas de marcas como Ford o Citroën, pero ahora muchas firmas optan por utilitarios de dos puertas, y gracias".

Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos, destaca que el 55% de los vehículos de renting son de segmento medio, frente al 50% del año 2007. "Las empresas mantienen el estatus del coche pero buscan motores más reducidos y eficientes", explica García. Aun así, según datos de esta entidad correspondientes al primer trimestre del 2010, entre los diez modelos de coche de renting más contratados en España figuran berlinas como Volkswagen Passat o Audi A4. García asegura que la situación de los vehículos de renting en España "es un fiel barómetro de la situación económica", ya que las empresas aumentan o reducen su flota en función de su volumen de actividad. En este sentido, la Asociación Española de Renting de Vehículos prevé que la flota empezará a estabilizarse a partir del 2011, con una disminución en torno al 5% en las empresas pequeñas y un ligero crecimiento en las grandes.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.