Los nuevos trabajadores por cuenta propia están modificando el perfil tradicional del autónomo en Cataluña. La mitad de los nuevos emprendedores son ya mujeres, tienen estudios superiores y han de velar por más de una nómina, según un estudio del CTESC.

Los nuevos trabajadores por cuenta propia están modificando el perfil tradicional del autónomo en Cataluña: el de hombre que regenta un comercio o un taller de reparación, con estudios secundarios y sin asalariados a su cargo. La mitad de los nuevos emprendedores son ya mujeres, se ocupan en servicios a las empresas e inmobiliarios, tienen estudios superiores y han de velar por más de una nómina. Son las conclusiones que se desprenden de un estudio del Consejo de Trabajo Económico y Social de Cataluña (CTESC), que contabiliza 533.660 autónomos.

El estudio es sólo una fotografía de la situación del colectivo, no entra en aspectos valoratios debido a las "visiones diferentes" que existen sobre este asunto entre los sindicatos y las patronales, ambos dentro del CTESC, según su presidenta, Mercè Sala. Esta omisión le valió ayer las críticas de las centrales. UGT lamenta que no incluya recomendaciones para mejorar las condiciones del colectivo. Y CC OO desautorizó directamente el estudio por basarse en datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), en lugar de tomar como referencia los datos de afiliación a la Seguridad Social.

El medio millón largo de autónomos representan el 17,3% de la población ocupada en Cataluña. Sin embargo, los afiliados al régimen de la Seguridad Social sólo perciben el 13,4% de las pensiones, lo que constituye una muestra de la desprotección social que subsiste en el colectivo. Muchos empezaron a cotizar tarde y otros tantos alargan su vida laboral más allá de los 65 años porque no han cotizado lo suficiente para percibir una buena paga.

Un reciente informe del Síndic de Greuges ya daba cuenta de ello, al exigir más derechos para los empleados autónomos, como flexibilizar las cotizaciones y extender la cobertura por accidente laboral (veáse EL PAÍS del 13 de diciembre de 2006).

En el periodo 2000-2004, se han creado 47.000 nuevos autónomos, según el estudio. Han crecido a un ritmo anual acumulativo del 2,31%, el mismo que el del empleo en su conjunto. Su peso es el mismo.

Acorde con los nuevos tiempos del ladrillo y los servicios, el aumento del número de trabajadores por cuenta propia se ha nutrido sobre todo de profesionales vinculadas a actividades inmobiliarias, finanzas y todo tipo de servicios a empresas (consultoría, tecnología...). Pero aún es un colectivo de botiguers: la mayoría - aunque minoritaria, el 23,5%- se dedica al comercio.

Accés a Informe sobre els treballadors autònoms a Catalunya del CTESC: http://www.ctescat.net/informes/20061222_autonoms.pdf

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.