España todavía no ha recibido ningún reconocimiento por su educación primaria, secundaria y universitaria. Sin embargo, prestigiosas publicaciones anglosajonas consideran que las principales escuelas de negocio españolas son de las mejores del mundo.

España todavía no ha recibido ningún reconocimiento internacional por su educación primaria, secundaria y universitaria. Sin embargo, a lo largo de los últimos años, prestigiosas publicaciones anglosajonas como Business Week, The Economist, The Wall Street Journal y Financial Times han considerado que las principales escuelas de negocio españolas (IESE, ESADE e Instituto de Empresa) son, hoy por hoy, de las mejores del mundo. El éxito de estos centros de formación para directivos, cuya facturación global ronda los 300 millones de euros, se debe a su perspectiva más humanista, así como a su intenso proceso de internacionalización, según la AEEDE, la asociación que las representa.

El trabajo es el denominador común de la gran mayoría de personas que forman parte de la población activa, y la empresa, el lugar donde desempeñan dicha función. En total, cerca de 40 horas semanales, que a finales de mes se traducen en un salario bruto de unos 1.300 euros, que es lo que cobra, como máximo, el 64% de los empleados españoles, según la Agencia Estatal de la Administración Tributaria.

Más allá de estos números, lo que importa es la calidad del ambiente laboral creado por los empresarios. Al menos ésta es la opinión unánime de los expertos en management, cuyos estudios revelan que casi seis de cada 10 profesionales abandonan cada año su puesto de trabajo por desavenencias con su jefe. Y lo cierto es que se estima que en España sólo dos de cada 10 compañías se preocupan por el bienestar psíquico de sus trabajadores.

Con el fin de crear una nueva clase de directivos, mucho más humanizados, las escuelas de negocios españolas están apostando por la llamada "formación holística", cuya amplia perspectiva cubre algunos aspectos de la condición humana normalmente marginados por el sector empresarial, como la inteligencia emocional (empatía, autodominio, motivación y autoconocimiento) e incluso la espiritualidad.

Proceso de madurez

A juicio de los especialistas en recursos humanos, "este proceso de madurez se está produciendo lentamente". No en vano, añaden, "cambiar ciertos hábitos aprehendidos es realmente complicado". Sin embargo, gracias al esfuerzo de unos 4.000 profesores dedicados casi exclusivamente a la formación de directivos, 2006 ha consolidado a España como una de las potencias mundiales en cursos y masters empresariales, afirma José Luis Bozal, director de la Asociación Española de Escuelas de Dirección de Empresas (AEEDE), que representa a los 11 centros más importantes: Comillas, EADA, EAE, EOI, ESADE, ESIC, ESTE, IE, IESE, La Comercial Deusto y San Telmo.

La internacionalización, por otra parte, es el presente y el futuro de estas escuelas. El IESE, que este año facturará 60 millones de euros, "apuesta por las alianzas internacionales como medio de expansión", entre las que destaca la establecida con la Harvard Business School, apunta su director de relaciones institucionales, Jordi Utges. Los programas de esta escuela están presentes en los cuatro continentes y ya ha participado en la creación de 16 centros en China, Nueva York, Nigeria, América Latina, Filipinas y Portugal. Fruto de esta profunda vocación internacional, la asociación de antiguos alumnos del IESE representa a 89 países, 26 de los cuales cuentan con sus propias agrupaciones territoriales.

En el caso de ESADE, los acuerdos de colaboración ya abarcan 100 universidades de todo el mundo. Entre sus alianzas estratégicas más importantes sobresalen las establecidas con las escuelas de Georgetown, en Estados Unidos, y HEC, en Francia, subraya Carlos Losada, director general de ESADE. En su opinión, el carácter global de esta institución se refleja en la gestión de sus ofertas de empleo, que en el 60% de los casos corresponden a empresas extranjeras.

El Instituto de Empresa, que este año facturará 63,8 millones de euros, colabora con 40 instituciones internacionales, tanto anglosajonas como asiáticas. Para captar la atención de reconocidos centros internacionales, en 2007 será anfitrión de la conferencia Unicom y del European Foundation Center y de la Sumaq, que engloba a las más prestigiosas escuelas de negocio latinoamericanas, explica su director de comunicación, Félix Valdivieso.

América Latina también centra las relaciones de EOI, que cerrará este ejercicio con una facturación de 24 millones de euros. En esa zona ha establecido alianzas con 15 países, donde imparte unos 800 masters para directivos al año, detalla su directora general, Rosa Arce. "Todas estas alianzas no sólo favorecen el intercambio de alumnos y profesores, sino de ideas que contribuyen a generar mayor calidad en los procesos de nuestra escuela", afirma Arce.


Cerca del 75% de los alumnos procede del extranjero

Fruto de la expansión internacional por medio de acuerdos estratégicos, así como por la notoriedad que han obtenido al aparecer en los primeros puestos de los ranking más reconocidos, los masters de las escuelas de negocio españolas cada vez cuentan con mayor proporción de alumnos foráneos en sus aulas.

En total, estos centros de formación para directivos, que acumulan entre 25 y 50 años de experiencia, forman cada año a 15.000 profesionales, casi tres cuartas partes de los cuales proceden del extranjero, en su mayoría de Europa y América Latina, según la AEEDE. En el caso del IESE, por ejemplo, el 80% de los alumnos procede fundamentalmente de Estados Unidos y de los principales países de Europa Occidental. Los profesores de este centro, por su parte, proceden de 20 países diferentes. Entre estos destaca el reciente fichaje del indio Pankaj Ghemawat, experto en estrategia, que se incluirá en el departamento de Dirección General del IESE.

Lo mismo ocurre en ESADE, aunque esta estadística es levemente inferior: el 28% de los alumnos de sus masters son latinoamericanos, el 20% son europeos, el 15 norteamericanos y el 12% asiáticos. Así, sólo uno de cada cuatro alumnos son de nacionalidad española.

La edad media de estos alumnos ronda, por otra parte, los 29 años, y normalmente se apuntan a estos cursos tras cinco años de experiencia laboral. Ahora mismo, la cifra de antiguos alumnos de estas escuelas de negocios rebasa los 300.000, según los últimos datos de la AEEDE.

En opinión del director de esta asociación, José Luis Bozal, "el auge de este tipo de alumnos es consecuencia de la calidad imprimida en todos los cursos ofertados". Lo cierto es que desde que se creó la AEEDE, en 1989, este colectivo cuenta con sus propias normas de certificación, que garantizan que la formación impartida en los 11 centros españoles es superior a la media. Tanto es así, que "en diversos foros europeos especializados se habla de las escuelas de negocio españolas como un grupo aparte", debido a que todas cuentan con unos destacados ratios de calidad, explica Bozal.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.