Los cargos ya no son para toda la vida y los altos ejecutivos también se han dado cuenta. No obstante, cuando un directivo con años de experiencia decide reorientar su vida profesional, los temores aparecen como si fuera su primer día de trabajo.

Las compañías ya no garantizan el puesto de trabajo. Hoy en día y con los cambios sufridos en la economía y en el mundo empresarial, cada uno debe ser responsable de su propia carrera. Los expertos aseguran que la gente con más experiencia es ya consciente de esta evolución. 'El concepto del manejo de la carrera y la gestión de uno mismo está en la mente de todos. Nadie es ya tan ingenuo como para pensar lo contrario ', asegura Custodia Cabanas, directora del centro de recursos humanos del Instituto de Empresa (IE).

No obstante, y a pesar de ser conscientes de todo esto, cuando un directivo con muchos años de experiencia y un gran bagaje a sus espaldas decide dar el salto y reorientar su vida profesional, la incertidumbre y los temores aparecen como si fuera el primer día de trabajo de un adolescente.

Jaime Pereira sabe lo que es eso. El actual director de consultoría estratégica de recursos humanos de Psicosoft ha vivido a lo largo de su trayectoria profesional diversos movimientos y asegura que 'cualquier cambio conlleva meses de incertidumbre y de tensión. Cuando te vas a otra compañía sabes que se espera mucho de ti, lo que crea cierta ansiedad. Al principio la presión viene dada por la falta de conocimiento de la empresa. Tienes que conocer a tu jefe, a tu equipo, las costumbres de la compañía e identificarte con ellos. Es duro '.

Valor añadido

Un perfil muy alto y con una gran experiencia. ¿Qué les pide el mercado? En Russell Reynolds Associates, firma multinacional especializada en búsqueda y evaluación de ejecutivos de primer nivel, aseguran que primero, además de la larga trayectoria profesional, estos directivos tienen que tener una constatación de sus éxitos en el cargo en el que hayan estado. También se puede pedir la experiencia específica ya sea por el sector en el que se ha movido, las funciones que ha desempeñado o el carácter internacional del puesto. Por último, las competencias de liderazgo son fundamentales: el movimiento estratégico, la capacidad de crear equipos y conseguir cambio a través de ellos.

'La demostración de integridad, empatía y un alto nivel de energía son importantes. El componente personal es muy fuerte en la alta dirección ', asegura Ramón Gómez de Olea, socio director de esta firma en España.

Para lograr el éxito resulta imprescindible mantener una actitud proactiva. Hay que tener en cuenta que el tiempo de transición puede durar más de lo que uno espera al principio. Paciencia. 'Tener la mente muy abierta y mantenerse activo si el tiempo de transición se alarga es clave. Cuidar la red de contactos, ver gente, estudiar modelos y formarse pueden ayudar a manejar la ansiedad ', afirma Cabanas.

Aunque parece que cuando un profesional con mucha experiencia decide redirigir su vida profesional todo son dudas y misterios, la experiencia de los expertos y de quienes lo han vivido son de lo más positivas. 'La experiencia de trabajar en varias compañías te da una riqueza brutal. Además, romper con la rutina es positivo, a veces la estructura no te deja innovar y al cambiar se empieza con muchísima ilusión ', comenta Jaime Pereira.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.