La patronal de las grandes constructoras ha propuesto que se endurezca la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, de forma que las empresas del sector con menos de 250 trabajadores estén obligadas a tener servicios propios de prevención de riesgos.

La patronal de las grandes constructoras, Seopan, ha propuesto al Ministerio de Trabajo que endurezca la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, de forma que, entre otros asuntos, las empresas del sector con menos de 250 trabajadores estén obligadas a tener servicios propios de prevención de riesgos.

El pasado ejercicio 308 trabajadores de la construcción perdieron la vida mientras realizaban su jornada laboral, el peor dato de los últimos catorce años. Esta situación no ha mejorado este año (215.045 accidentes con baja hasta octubre, el 6,4% más, según datos hechos públicos ayer). Sindicatos y algunos empresarios han dado la voz de alarma sobre la posibilidad de que se estén relajando las medidas de vigilancia y prevención de accidentes en las obras.

Una de las voces que se han alzado ha sido la de la gran patronal Seopan que, a partir de un exhaustivo estudio estadístico de los partes oficiales de accidentes laborales que las empresas envían al Ministerio de Trabajo, ha pedido al Gobierno un endurecimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Este estudio ha puesto de manifiesto que el 96% de todos los accidentes se concentra en las 189.800 empresas del sector que tienen menos de 250 trabajadores y que dan empleo al 89% de la población ocupada del sector.

En estas empresas se registra un índice medio de 10.369 accidentes por cada 100.000 trabajadores, mientras que las 241 empresas con más de 250 trabajadores concentran el 3,5% de los accidentes o, lo que es lo mismo, tienen un índice de 3.139 siniestros por cada 100.000 ocupados, tres veces menos que las medianas y pequeñas empresas de la construcción. Si bien, hay que destacar una salvedad: hay más accidentes leves y graves en las empresas de menos de 250 trabajadores, pero el índice de mortalidad es ligeramente superior en las compañías de entre 250 y 499 empleados.

En cualquier caso, el mayor número de accidentes en las pymes es el que ha llevado a Seopan a proponer al Ministerio de Trabajo que obligue a las constructoras de menos de 250 trabajadores a tener también, como las grandes, servicios propios de prevención de riesgos y que no puedan contratarlos a una empresa ajena, tal y como les permite ahora la legislación. En la propuesta de Seopan no se precisa dónde se haría el corte para hacer esto obligatorio pero fuentes de esta patronal sugieren que podría ser a las compañías de menos de 100 trabajadores.

Asimismo, han sugerido a Trabajo que obliguen también a las empresas contratistas que no tengan servicios propios de prevención propios a contratar 'un técnico responsable de seguridad con formación y experiencia suficiente y dedicación exclusiva durante el plazo de ejecución total de las obras o, al menos, durante la ejecución de actividades que impliquen riesgo de caídas de personas o derrumbamiento de materiales '. De hecho, el 60% de las muertes en las obras se producen por caídas en altura.

En general, las grandes de la construcción agrupadas en Seopan también instan a que Trabajo reunifique la legislación vigente que, en su opinión, 'es tan dispersa y compleja que dificulta su aplicación e induce a interpretaciones erróneas ', por parte de los empresarios.

Las obras andaluzas, las de mayor siniestralidad

Sería injusto criticar por igual a todo el sector de la construcción por su elevada siniestralidad. Una de las diferencias más notables surgen al analizar la diferencia entre las obras que se realizan según la comunidad autónoma donde estén. Así, las obras de construcción de Andalucía han resultado, según el informe de Seopan, las que tienen mayor incidencia de accidentes graves y mortales. En concreto 183 por cada 100.000 trabajadores ocupados en el sector, más del doble que lo registrado en Aragón (con 87 siniestros graves o mortales por 100.000 trabajadores), País Vasco (89) o Cataluña (93).

Igualmente, casi 400.000 trabajadores extranjeros están empleados en el sector de la construcción, según los datos de afiliación a la Seguridad Social (uno de cada cinco). Pues bien, los ciudadanos argelinos son los que más accidentes tienen tanto leves como graves y mortales. Pero son en estos últimos siniestros donde los trabajadores procedentes de Argelia sufren más siniestros, con 267 accidentes graves o mortales por cada 100.000 trabajadores, cuando la media de los españoles es 103 y la de los peruanos, 88, siendo los que menos siniestralidad registran.

Otras diferencias que pone de manifiesto el informe de Seopan sobre siniestralidad es que los accidentes leves disminuyen a medida que el trabajador va cumpliendo años mientras que, por el contrario, los siniestros de mayor gravedad y los fallecimientos aumentan cuanto más mayor es el empleado. El mayor índice de accidentes leves se da cuando el trabajador tiene entre 20 y 24 años (10.716 accidentes por cada 100.000 trabajadores) y el mayor número de siniestros graves y mortales se registra entre los 60 y los 64 años.

Acceso a página web de Seopan: http://www.seopan.es

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.