La multinacional acaba de lanzar su plan de formación, el primero desde la adquisición de Unión Fenosa. Se reduce el presupuesto destinado a esta partida en un 20% pero mantiene el esfuerzo formativo de 50 horas por empleado y año.

La multinacional de energía acaba de lanzar su plan de formación, el primero desde la adquisición e integración de la compañía gasista con Unión Fenosa. Se reduce el presupuesto destinado a esta partida en un 20% (este año invertirá 32 millones de euros, contando los costes asociados) pero mantiene el esfuerzo formativo de 50 horas por empleado y año.

El Plan formativo 2010 de Gas Natural Fenosa comprende 85 programas prioritarios, considerados fundamentales para la consecución de los objetivos de la empresa. Dentro de ellos existen 33 transversales, es decir, que se van a poner en marcha en diferentes países en los que la compañía está presente. Esta es la esencia del primer plan que lanza la multinacional desde su integración, lo que la ha convertido en una de las principales empresas de energía, con una plantilla de 19.000 personas distribuidas en 23 países.

La tarea no ha sido fácil y ha requerido un gran esfuerzo de colaboración por parte de ambas compañías por un objetivo común: eficacia formativa sin disparar el coste. De hecho, las cifras hablan por sí solas. José Ángel Izard, director de formación de Gas Natural Fenosa, explica que se ha reducido en un 30% el equipo de gestión de los dos grupos procedentes, ha disminuido el presupuesto en un 20%, pero el esfuerzo formativo es el mismo: "Se mantienen las 50 horas por empleado y año, lo que supone un total de un millón de horas anuales (en términos económicos esto supone el 4,5% de la masa salarial) y se han incrementado el equipo docente. Se han revisado y ampliado la lista de profesionales que impartirán los programas hasta llegar a 800 profesores internos, 200 más de los que disponíamos en Unión Fenosa". Izard añade que otra de las medidas que les ha permitido optimizar costes formativos ha sido el uso de telepresencia y formación online "con el consiguiente ahorro económico en los desplazamientos".

El 20% de la oferta formativa es voluntaria -"esto comprende los cursos en abiertos y a aquellos que se celebran a petición del empleado", apunta Fernández Izard- y el resto viene dado por las necesidades del negocio. "Es la unidad de servicios compartidos de gas y luz la que se encarga de convocar a aquellos profesionales que requieren ese tipo de formación específica", aclara. El plan formativo incluye un catálogo que contiene más de 800 cursos diferentes, que se ofertan a todos los empleados. Este año, además se han incluido nuevos módulos como el dedicado a la prevención y gestión del estrés.

Nuevo organigrama

La nueva estructura organizativa también ha afectado al departamento de formación. Existe un único director –José Ángel Fernández Izard, antiguo director de la Universidad Corporativa Unión Fenosa (UCUF)- del que dependen dos directores, el que tiene la responsabilidad de la formación y gestión del conocimiento, y otro que se ocupa de la medición, la gestión económica y reporting, "son los auditores que velan por la calidad y la formación continua", explica Fernández Izard.

En total son 30 las personas que forman este departamento: diez en Gas Natural Fenosa corporación, 20 técnicos de formación en negocios y países, y el resto que llevan la parte de outsourcing, los programas que imparten proveedores ajenos a la organización.

El precio de la formación

De los 10 millones (en cash) que la compañía ha destinado esta año a formación (a los que se suman 22 procedentes de costes asociados), sólo un 5% es bonificada (subvencionada por los fondos de la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo).

Habitualmente el esfuerzo formativo de los profesionales de Unión Fenosa podía representar hasta el 30% de su retribución variable. Fernández Izar aclara que aunque ahora se sigue contemplando la formación dentro de los objetivos sujetos a bonificación en la gestión de desempeño, aún no se ha especificado de forma clara qué porcentaje representará, "no está regulado pero prevalece la transparencia de esta partida en el proceso de evaluación del profesional", aclara.

Gestionar desde dentro

Una de las iniciativas que ha desarrollado la multinacional para fomentar la integración de sus plantillas es el Aula de Integración Cultural. Durante el año pasado 1.500 personas han pasado por el Campus de Puente Nuevo (sede de la universidad corporativa del grupo, situado en Ávila) para asistir a cursos relacionados con el negocio de gas y electricidad y otro paquete que tiene que ver con el equipo, donde se desarrollaban reuniones funcionales y de trabajo, equipos de alto rendimiento y simuladores de negocio. Para Izard constituye un éxito de convocatoria, el doble de lo estimado, y cree que ha sido un factor decisivo para favorecer la fusión de ambos negocios y culturas.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.