La revolución tecnológica sigue sin llegar a las empresas españolas, en especial, a las de pequeño y mediano tamaño. Los datos de la Comisión Europea publicados ayer las colocan a la cola del continente en utilización de internet.

Los datos de la Comisión Europea publicados ayer las colocan a la cola del continente en utilización de internet, por detrás incluso de los países que acaban de entrar en la UE.

Más de la mitad de las empresas españolas no disponen de página web; el comercio electrónico, tanto venta como compra, no existe para el 95%; y sólo una de cada cuatro ha informatizado su organización interna.

Este panorama de incomunicación electrónica, propio de mediados del siglo XX, es el que presenta el mercado empresarial español, según los datos correspondientes a 2005 publicados ayer por Eurostat, la oficina de estadísticas de la Comisión Europea. Los datos se basan en un muestreo de 117.000 empresas europeas.

La situación es especialmente grave entre las pequeñas (hasta 49 empleados) y medianas empresas (hasta 250), pues más del 70% no ha informatizado ni sus procedimientos internos ni su relación con proveedores o clientes.

Incluso las empresas de países recién ingresados en la Unión Europea, como Estonia, Polonia, Eslovaquia o la república checa, superan a las españolas en cuanto a su presencia en la red. En esos países, una de cada dos empresas ya tiene página web y el porcentaje del comercio electrónico entre empresas dobla o triplica al español.

'El uso por parte de las empresas de su propia página web supone un avance hacia la informatización, porque implica un papel más activo que la mera conexión a internet ', explica Eurostat la validez de ese parámetro para medir la interconectividad del empresariado de cada país.

Pero 'la conexión a la Red y la página propia no bastan para poder hablar de una actividad empresarial informatizada ', advierte la Comisión. 'Las empresas deben explotar todo el potencial tecnológico para poder cosechar todos sus beneficios '.

Ese parece ser el caso del Reino Unido, Alemania, Irlanda o Suecia donde más del 40% de las empresas compran o venden a través de internet. En España, ese porcentaje se desploma hasta el 4% en el caso de las ventas y el 3% en el de las compras, unas cifras que Portugal, por ejemplo, triplica.

Las empresas españolas, a pesar de que en su inmensa mayoría disponen de acceso a internet, no parece utilizar la conexión ni para relacionarse con el exterior ni para agilizar su funcionamiento interno.

Lástima, porque, según la CE, 'el uso de intranet, por ejemplo, puede generar ganancias en efectividad y productividad '. Un recurso que el 70% de las empresas españolas no aprovechan.

Aún menos empresas, sólo el 26%, han automatizado la gestión de sus pedidos, de su inventario o de los recibos y pagos. Unos pasos que, a juicio de la CE, 'figuran entre las aplicaciones más importantes de los ordenadores en la actividad empresarial '.

La incomunicación virtual entre empresas resulta mucho más alarmante. Sólo el 8% utiliza su sistema informático para relacionarse con sus proveedores o gestionar sus ventas a otras compañías. La media europea es el doble.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.