Entrevista de La Vanguardia a Tom Peters, autor de En busca de la excelencia: "Innovar nunca es fácil y siempre es posible. En las empresas pequeñas es más sencillo y son, de hecho, las que están haciendo grandes cosas."

Innovar nunca es fácil pero siempre es posible.En las empresas pequeñas es más sencillo y son las que están haciendo grandes cosas. El ´gurú de gurús´ cree que lo mejor de las grandes corporaciones es la atracción de talento y asegura que la valentía hoy está en manos de los inmigrantes,capaces de dejar atrás su casa y su familia

Usted afirma que las empresas que mejor van a sobrevivir en el futuro son las que no venden productos, sino las que venden experiencias. ¿Cuáles son actualmente las que mejor lo están haciendo?

El caso paradigmático es el de Apple. ¿Por qué cuando Samsung hace lo mismo más barato, la gente quiere seguir formando parte de la comunidad Apple? La gente busca eso, sentirse parte de una comunidad. También es un buen ejemplo el Commerce Bank, que abre los siete días de la semana, mientras que el resto de los bancos intenta que la gente emplee cada vez más sistemas remotos para utilizar sus servicios. Eso los convierte en una experiencia diferente y eso es lo que ha convertido al Commerce Bank en el banco que más rápido está creciendo en Estados Unidos. También podríamos hablar del éxito mundial de Starbucks. ¡Dios mío! ¡Pero si sólo se trata de una maldita taza de café! A mí meha sorprendido el éxito que tiene. Y he visto cómo en cualquier Starbucks del planeta, la gente tiene la misma actitud y se comporta de la misma manera que en los Estados Unidos. Estas empresas están vendiendo una experiencia, no un producto.

Siempre apuesta por las pequeñas empresas y critica las macro-organizaciones. Sin embargo, en Europa estamos viviendo una época de grandes empresas, que se hacen aún más grandes comprando otras compañías. ¿Están yendo en la buena dirección?

Bueno, Apple se ha hecho grande y sigue en la cresta de la ola. Sin embargo, yo soy un gran defensor de las pequeñas empresas. Lo que es pequeño funciona. Mucho mejor que las grandes corporaciones. Pero hay otros factores importantísimos para el éxito. Sobre todo, las mujeres. Yo ya hablaba de esto hace 10 años. Ellas lo compran todo, controlan toda la riqueza y dirigen mejor las empresas que los hombres. Ellas son las grandes consumidoras de ahora y también lo serán en el futuro.

La nueva empresa que quiera sobrevivir, ¿hacia dónde ha que enfocar toda la imaginación y la innovación?

Lo que hay que hacer cosas prácticas, que aligeren las tareas que son aburridas. Hay que centrarse en esas cosas aburridas, como por ejemplo, un software que agilice los trámites para comprar una vivienda. Las cosas divertidas como Google ya están inventadas, aunque siempre hay una oportunidad en todas partes. No hace falta ser exótico para ser creativo.

¿Es compatible la organización empresarial actual y la innovación?

Innovar nunca es fácil y siempre es posible. En las empresas pequeñas es más sencillo y son, de hecho, las que están haciendo grandes cosas. En Estados Unidos sólo el 9% de la gente trabaja en una gran empresa. No entiendo por qué los medios sólo hablan de ellas. La única cosa buena que les veo a las grandes corporaciones es que atraen a la gente con mucho talento. Luego esta gente con talento se cansa de la burocracia interna, se larga y monta su propia empresa en el mismo sector. Ha habido muchos casos de estos en Microsoft, por ejemplo.

¿Y pueden tener los empleados una actitud imaginativa y innovadora en la empresa cuando tienen sobre ellos la presión de la reducción de costes?

En España tenéis el respaldo del Estado del Bienestar. En mi país, no. Lo que sucede es que la gente de mi generación pensaba que se iba a pasar toda la vida trabajando para la misma empresa. Y eso mata cualquier tipo de innovación. Yo no contrataría para mi consultoría a alguien que quisiera pasar conmigo los próximos diez años. Esta persona no está persiguiendo una ambición, está buscando una plaza de parking. La gente joven por suerte ya no piensa así. Saben que van a cambiar muchas veces de empresa.

Y eso les empuja a ser creativos. Saben que han de trabajar para ser mejores para cuando se vayan de la empresa. ¿La imaginación puesta al servicio de ellos mismos en vez de para la empresa?

Es un intercambio y un compromiso. La gente sabe que, al final del día, sólo se tienen a ellos mismos. No van a tener una empresa detrás. Nadie les va a ayudar. Cuando les llegue el momento de abandonar la empresa, no tendrá importancia si eran puntuales, o si entregaban el trabajo a tiempo. Lo único que podrán llevarse con ellos cuando se vayan es la muestra del trabajo que han hecho.

En el libro que le lanzó a la fama, " En busca de la excelencia", citaba empresas ejemplares. Sin embargo, algunas de ellas se han hundido. ¿Qué es lo que les ha sucedido por el camino?

Demasiado oro. Sucede lo mismo en todas partes, en cualquier país. Te haces demasiado grande, y te vuelves lento. Te apalancas. Es duro ser una empresa emocionante e innovadora cuando tienes a tanta gente en nómina. Además mucha gente ya no tiene ese espíritu luchador que se necesita. Cuando eres la cuarta generación de los Rockefeller, te crees que te deben el mundo. Para mí, la gente valiente son los inmigrantes. Personas que han llegado a tu país cruzando a nado un río, con policías disparándoles. Personas que han dejado atrás a su familia para establecerse en tu país. Esa es la gente que quiere prosperar. Esos son los tipos duros. Ellos lucharán y tendrán hijos con esos mismos genes valientes. Y la segunda generación de inmigrantes querrá ir a la universidad. Ahí está la semilla del progreso.

Así que las empresas excelentes de los ochenta perdieron las ganas de serlo.

Te puede suceder como a Michael Jackson, que ha sido el más grande en el pop durante muchos años. Pero cuando todo el mundo a tu alrededor te dice lo maravilloso que eres, aunque tú sabes perfectamente que eres un idiota, al final te acabas creyendo que eres maravilloso. En ese momento dejas de pensar, dejas de innovar, y te convierten en una mediocridad o, incluso peor, vas sencillamente a la quiebra.


El gurú de gurús

" En busca de la excelencia no es un buen libro. Sin ir más lejos, yo no lo compraría", dice. Provocador y autoirónico, si Tom Peters habla así de su propio libro, el best-seller que le puso en el mapa, puede hablar con libertad de cualquier cosa. Los medios se refieren a él como "gurú de gurús". Su mérito esser el responsable de que la excelencia fuera el mantra de las empresas en los 80. Ahora se muestra enamorado de las pequeñas organizaciones que surgen de la nada y revolucionan la forma de entender los negocios. " Hay mejores conferenciantes que yo. Pero nadie mueve a la gente como yo. Ya sé que suena soberbio", afirma.


La Fundaciò asistió el pasado 18 de octubre al Foro "Innovar para Progresar" donde Tom Peters impartió una conferencia sobre Innovación. Recomendamos encarecidamente que visites su página web donde puedes encontrar buena parte de los documentos que utiliza en la presentación de sus interesantes conferencias.

Acceso a página web de Tom Peters: http://www.tompeters.com

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.