Estar cerca del jefe facilita las posibilidades de promoción dentro de la empresa y, por lo tanto, la mejora salarial. Según una encuesta, algunas personas todavía piensan que los mejores empleados son aquellos que trabajan más horas en la oficina.

"El estar más horas en el trabajo es sinónimo de ser mejor empleado". Esa afirmación está todavía muy arraigada en la mente de muchos empleados y jefes. Tanto es así que la mayoría de los directivos cree que el teletrabajo perjudica las posibilidades de promoción interna en la empresa, según una encuesta.

Estar cerca del jefe facilita las posibilidades de promoción dentro de la empresa y, por lo tanto, la mejora salarial. Según una encuesta de la consultora Futurestep, el 61% de los ejecutivos considera que los que teletrabajan (los que operan desde el exterior de las oficinas) lo tienen más difícil para conseguir un ascenso. El problema del teletrabajo es que "al estar fuera de las oficinas te alejas de los centros de decisión" y eso en ocasiones hace más difícil que el empleado tenga una progresión en la empresa, dice el director de la consultora Futurestep, Andrés Fontela.

El profesor de Esade Carlos Obeso señala que ha detectado a través de un estudio que muchas personas siguen pensando que "el estar más horas en la oficina es sinónimo de mejor trabajador". Para Obeso es difícil cambiar ese tipo de cultura empresarial. La directora de la consultora MC Asociados, Elisabet Bierge, añade que en las empresas todavía pesa "el amiguismo, el figurar, las reuniones informales fuera de la empresa o las largas comidas". Por eso en esas empresas es más fácil la promoción de una persona que tiene una estrecha relación con el jefe. De ahí que los que teletrabajen lo tengan más difícil.

En algunos casos estas prácticas son fomentadas por el propio empresario.

Juan Manuel Tapia, responsable de negociación colectiva de CC. OO. Catalunya, avisa de que "algunos empresarios piden a los teletrabajadores que pasen por la oficina cada dos días". La razón estriba en que esos empresarios "tienen miedo a perder el control sobre sus empleados", añade.

Precisamente, Carlos Obeso considera que el teletrabajo debe combinarse con la presencia física en el centro de trabajo. La multinacional informática

IBM es una de las que mejor han resuelto el teletrabajo. El director de recursos humanos de IBM servicios, Rafael González Juliá, dice que la mayoría de los cargos intermedios y directivos recibe un kit compuesto por un portátil, un móvil y una línea de banda ancha para que se pueda trabajar desde donde se quiera.

González Juliá - que asegura teletrabajar- añade que es una práctica extendida y que en IBM "se mide a la gente por sus resultados". De esta forma rechaza la idea de que sea necesario estar cerca del jefe para promocionarse. "Aquí es frecuente que cuando el jefe llama a un empleado le pregunte antes dónde está porque no es obligatorio ir a la oficina", añade.

Juan Manuel Tapia asegura que - según cálculos efectuados por el sindicato- en España existen unas 400.000 personas que practican el teletrabajo, de las que unas 80.000 estarán en Catalunya. La presidenta del CTESC, Mercè Sala, dijo ayer que cada vez hay más teletrabajadores que se autoorganizan y "ofrecen sus servicios directamente a las empresas". Sala asegura que suelen ser médicos, profesores, periodistas, entre otros.

La parte positiva del teletrabajo es la fidelidad que genera entra las dos partes. Andrés Fontela afirma que trabajar a distancia permite a los empleados "disfrutar de mayor calidad de vida". Esa mejora personal que consiguen los empleados les "fomenta la lealtad, la satisfacción y la retención en la plantilla", dice. Según una encuesta de Futurestep, la mayoría de los ejecutivos (un 78%) están convencidos de que los teletrabajadores son igual o más productivos que los empleados que no se acogen a esa opción. El estudio se llevó acabo entre más de 1.300 ejecutivos de 71 países.

Juan Manuel Tapia recuerda que existe un acuerdo entre los sindicatos y la patronal europea que regula el teletrabajo. El líder sindical cree que la clave para desarrollar adecuadamente el teletrabajo es que éste sea voluntario, que sea obligatorio desarrollar una parte del trabajo en la oficina, que se garanticen las mismas condiciones que al resto de los empleados y que la carga de trabajo sea razonable. El objetivo es que trabajar desde fuera no signifique trabajar más, como en ocasiones sucede.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.