A través del 'interim management ' o gestión de la transición, se fichan ejecutivos de forma temporal, que entran a formar parte del alto nivel de mando de la compañía para facilitar el desarrollo de los procesos estratégicos de planificación.

El interim management ha aterrizado en España, donde "somos como una ETT (empresa de trabajo temporal) de alto standing", afirma Fernando Cruz, director general de Synotion Management, firma de consultoría especializada en la implementación y desarrollo de estrategias de gobierno de tecnologías de la información (TI) y outsourcing.

La incorporación de directivos ajenos a la compañía de forma provisional, al estilo de un ejecutivo de alquiler, no tiene que responder necesariamente a situaciones negativas, pero, normalmente, sí excepcionales y urgentes.

Aunque, en España, "la incorporación del director provisional se está realizando de forma escalonada", explica Cruz, "y ya es una práctica muy extendida en países anglosajones".

Sólo en Reino Unido, se estima que el mercado de Interim Management está valorado en cerca de 550 millones de libras (830 millones de euros), donde están operativos más de 10.000 directores internos.

Cruz prevé que "llegaremos al nivel de Reino Unido dentro de cinco años". En este periodo, los directores provisionales de tecnologías de la información representarán entre el 10 por ciento y el 15 por ciento del total de estos cargos.

La incorporación de estos ejecutivos, "que normalmente son personas con mucha experiencia en su sector y que desarrollaban su trabajo en las altas esferas de la compañía", se produce por un periodo de tiempo determinado en función del proyecto de que se trate, durante el cual, forman parte de la comisión ejecutiva de la empresa, en la que ayudan a implantar un determinado sistema.

"Además, ayudamos a que los ejecutivos de la empresa entiendan la importancia de la tecnología en su empresa".

Según datos del sector, cerca del 90 por ciento de las empresas no consigue implantar sus estrategias de TI de manera consistente.

Esto puede ser debido "a la falta de compromiso del equipo directivo o de los mandos intermedios y a estrategias poco flexibles, lo que hace que los costes de mantenimiento de los sistemas de información corporativos salten", explican desde Synotion.

Estos gastos representan habitualmente el 2 por ciento de las ventas en una organización con un sistema saludable, aunque, en las grandes compañías, "puede llegar a representar entre un 5 por ciento y un 6 por ciento de la facturación anual", añade Cruz.

Dentro de la compañía

El director informático desarrolla una estrategia de provisión para la empresa y evalúa a los proveedores, que previamente ha seleccionado de forma auditable y transparente.

"En los países mediterráneos, los proveedores no son muy transparentes; por eso, es necesario encontrar un modelo más eficiente, en el que las compañías no se jueguen la parte de tecnología que afecta al negocio en decisiones políticas", explica Cruz.

En los procesos de externalización, lo habitual es que los directivos permanezcan nueve meses dentro de la compañía, aunque el tiempo depende de cada empresa.

Durante ese periodo, es como un empleado más en el departamento de TI, al mismo nivel que el director de informática, "aunque, en este tipo de proyectos, se duplica el rol del director de la empresa, porque éste se ve desbordado", afirma Cruz. Estos directores cobran entre 6.000 y 8.000 euros al mes.

También existe la posibilidad de introducir personal en un nivel inferior al del director informático. En este caso, "sería un director de proyecto, que gana entre 4.000 y 5.000 euros mensuales".

Estos directivos tienen entre 30 y 35 años, mientras que los que se sitúan como directores informáticos suelen rondar los cincuenta años.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.