La crisis económica ha disparado las bajas laborales por estrés, que ya son la causa de entre el 50% y el 60% de todas las jornadas perdidas en la Unión Europea al derivar en depresión y ansiedad que invalida para trabajar.

El director de la Agencia Europea de Salud y Seguridad en el Trabajo, Jukka Takala, ha advertido hoy de esta situación en el marco de la celebración en Barcelona de la conferencia europea sobre la estrategia comunitaria 2007-2012 en esta materia.

Takala ha explicado que los fenómenos psicosociales vinculados al trabajo -acoso laboral, estrés, depresión y violencia- están muy relacionados con el empleo precario y la intensificación del esfuerzo del trabajo que suele aparecer en épocas de crisis.

Finlandia, país con un alto índice de bajas por estrés y depresión, está viendo cómo miles de trabajadores de menos de 35 años están siendo excluidos del mercado laboral por estos motivos, lo que se traduce en una pérdida equivalente a 6.000 millones de euros.

Según Takala, si extrapolamos estos datos, Europa podría perder del orden de 600.000 millones de euros y España, 50.000 millones.

Ayudas para combatir los riesgos

Para paliar el coste económico que suponen estas bajas laborales en Europa, el director de la agencia europea ha considerado necesario contar con un paquete de ayudas que combatan estos riesgos, similar al que se aprobó para reflotar a Grecia.

En su intervención en la conferencia europea, la consellera de Trabajo, Mar Serna, también ha destacado la necesidad de abordar los riesgos psicosociales, que son más difíciles de detectar ya que suelen ser "invisibles", en especial en estos momentos de crisis económica, que "agrava" esta situación.

Serna ha subrayado que muy a menudo las mujeres son víctimas preferentes de estos riesgos, porque suelen hacer frente a una doble jornada laboral (en el trabajo y en casa).

La estrategia comunitaria en materia de salud y seguridad en el trabajo 2007-2012 contempla como objetivo una reducción del 25% de la tasa global de accidentes de la Unión Europea, un reto más ambicioso que el del período anterior (2002-2006), cuando se consiguió rebajar esta tasa en un 17%.

La secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, ha subrayado, por su parte, el hecho de que las ausencias en el trabajo de tres días se han conseguido reducir en un 20% y que la disminución general de los accidentes laborales ha afectado a todos los sectores por igual.

En el caso de España, entre 2000 y 2008 el índice de incidencia de los accidentes con baja laboral se ha visto reducido en un 35%, mientras que en el período 2008-09 el descenso llegó al 22%.

Los datos más recientes, que hacen referencia al período marzo-abril 2009-10, muestra una reducción del 18,8%.

Pese a estas cifras que invitan al optimismo, la secretaria general de Empleo ha destacado la necesidad de trabajar, por ejemplo, para conocer y ahondar en las causas de los accidentes por sobreesfuerzo, que suponen el 36%, y que se materializa en la pérdida de seis millones de jornadas laborales.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.