Según los nuevos estudios sobre la relación entre trabajo y salud, más de 1,8 millones de personas están enfermas a causa de su trabajo en España. El registro catalán solo reconoce dos muertes por dolencias derivadas del empleo.

El 94% de los trabajadores que fallecen por causas laborales lo hacen a raíz de una dolencia que han contraído en su propio empleo. Solo el 6% muere en un accidente de trabajo. Un nuevo estudio revela que en España fallecen 16.000 personas al año por enfermedad laboral aunque los registros oficiales apenas si se reconocen uno o dos casos. El secretario confederal de CCOO responsable de salud laboral y medio ambiente, Joaquín Nieto, presentó ayer las conclusiones de un informe sobre el impacto de las enfermedades laborales, que ha sido elaborado por profesores de medicina preventiva de la Universidad de Valencia, pertenecientes a su vez al Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (Istas) y ha contado con colaboración del Ministerio de Trabajo. Entre las conclusiones obtenidas destaca que el 64% de las enfermedades laborales de los trabajadores no son reconocidas como tales y se tratan como enfermedades comunes. Según el registro oficial del 2004 --último año del que hay datos--, en España se producen al año algo menos de 30.000 casos de enfermedades profesionales cuando realmente la cifra más exacta se aproxima a 80.000, dice el estudio.

DIFERENCIAS DE CONTABILIDAD

La diferencia con el Registro de Enfermedades Profesionales son notables. Por ejemplo, en el 2004 se reconocieron oficialmente cuatro casos de tumores malignos por causa laboral mientras que el estudio revela que en ese ejercicio se produjeron más de 5.000 casos. El 8,4% de los tumores malignos que provocan el fallecimiento de una persona están originados en el trabajo, lo mismo sucede con el 12,4% de las muertes por enfermedades del sistema circulatorio o del 8,8% de las muertes por infecciones.

Esto supone que cada año fallecen 14.000 hombres y 2.000 mujeres por dolencias causadas por el trabajo, el 4% de todos los decesos que se producen en el país. En Catalunya se originaron 2.500 muertes de trabajadores por estas causas aunque el registro solo reconoce dos casos.

Además, 80.000 trabajadores enferman anualmente por causas que se inician en sus empleos lo que hace que en este momento haya 1,8 millones de personas en España que sufren algún tipo de mal causado por su trabajo. Se trata de enfermedades osteomusculares, cardiovasculares, de la piel, mentales, respiratorias, infecciosas, tumores y sorderas.

EL PROBLEMA EN LAS MUTUAS

Nieto insistió en que el Registro de Enfermedades Profesionales no vale como está y alabó la voluntad del Gobierno para corregirlo. El problema se encuentra, a su juicio, en las mutuas de accidentes laborales que desvían las enfermedades profesionales hacia las contingencias comunes. Según los cálculos del Istas, solo el 16% de las dolencias de los trabajadores se tratan teniendo en cuenta su origen laboral. "Aunque Trabajo está haciendo sus deberes, Sanidad vive de espaldas al problema y esto impide que realicemos políticas adecuadas de prevención", dijo Nieto. Los médicos no suelen indagar dónde trabaja el enfermo y si está ahí la causa de su mal. Si se hiciera, el coste de muchas enfermedades que debe cubrir un sistema sanitario público deficitario podría equilibrase con las cuotas por enfermedad profesional que cada año arrojan superávit, explicó el responsable de CCOO.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.