Los profesionales están contentos con su trabajo, pero no tanto con sus jefes. El tirón de orejas se lo dan por las barreras de comunicación que hay y que no facilitan la relación entre ambas partes. Los empleados reclaman jefes más cercanos.

Los profesionales españoles están contentos con su trabajo, pero no tanto con sus jefes. A pesar de que la mayoría cree que sus superiores realizan razonablemente sus tareas como directivos, el tirón de orejas se lo dan por las barreras de comunicación que existen y que no facilitan la relación entre ambas partes. Los empleados reclaman jefes más cercanos, más próximos y accesibles.

En general, la mayor parte de los ejecutivos españoles están bien vistos por los expertos, las escuelas de negocios, los consultores y los gurús. Prueba de ello son las operaciones empresariales, sobre todo a nivel internacional, que están llevando a cabo los directivos. Como ejemplos se citan la compra de Abbey por parte del Santander, la de Telefónica en O2, la adquisición por Ferrovial de la compañía británica de gestión de aeropuertos BAA, la entrada de Alsa en el grupo británico de transporte en autobús National Express, el desembarco de BBVA en la entidad china Citic o la última propuesta de Iberdrola para hacerse con Scottish Power. Son una muestra de que la clase directiva da la talla en gestión empresarial.

Pero su labor directiva no se reduce ni debe limitarse a diseñar grandes operaciones. Lo dice un estudio, realizado por la consultora de recursos humanos The Kelly Global Workforce Index, sobre una encuesta realizada a un millar de empleados españoles. 'La mayoría de las empresas tienen políticas de motivación, incentivos y premios, pero muchas veces los jefes olvidan dar una palabra de ánimo a alguien o cultivar las relaciones personales ', afirma el director general de la consultora, Ignacio Pérez Cuevas.

El 67% de los trabajadores españoles está contento o muy contento en su puesto actual. Sin embargo, la calidad de los jefes españoles ha recibido una modesta puntuación por parte de sus empleados. En la encuesta se les pedía que calificaran en una escala de 1 a 10 puntos, y los trabajadores españoles dieron a sus jefes una nota media de 6,3.

El estudio se ha extendido a 68.000 empleados de 28 países, y España se encuentra en la sexta posición en valoración positiva de los trabajadores con respecto a su empleo. Los más contentos en el estudio son los trabajadores de Dinamarca, México y Suecia. Por el contrario, los menos satisfechos son los empleados de Hungría, Rusia y Turquía.

'Este resultado sugiere que muchas organizaciones están trabajando bien al desarrollar prácticas e iniciativas en el lugar de trabajo que mantienen a sus empleados comprometidos y motivados, pero todavía hay mucho que hacer ', comenta Ignacio Pérez Cuevas, director general de Kelly Services en España.

Los jefes han sido evaluados en base a cuatro aspectos: las habilidades de comunicación, el liderazgo, el espíritu de equipo y la delegación de tareas y responsabilidades. Los trabajadores puntúan con mejor nota la delegación de tareas y responsabilidades, y la peor hace referencia a las habilidades de comunicación.

Capacidad de mando

Según Pérez Cuevas, estos resultados tienen que ver con el estilo de liderazgo de cada jefe. 'Las personas valoran tener retos asumibles a desarrollar en su puesto de trabajo ', afirma este experto. Es por ello que una de las cosas que más valoran es la posibilidad de poder desarrollar sus habilidades. 'Y todo esto está relacionado con la formación y el desarrollo de equipos. Porque cuanto más se invierta en esto, más tareas se podrán asumir y delegar ', prosigue este consultor. Sobre el liderazgo, añade que lo que más se valora es la capacidad para motivar y dirigir a las personas hacia los objetivos. 'La capacidad de mando lleva consigo conducir al equipo a la consecución de unos resultados '.

Otro factor destacado por los empleados es la habilidad de los ejecutivos para crear equipos. 'Precisamente, todas las empresas potencian el trabajo en grupo, pero este concepto bien entendido tiene que ver con la capacidad para comunicarse y para crear ese espíritu de grupo '.

Además del bono anual como recompensa por los resultados conseguidos, los empleados valoran el pago emocional. El 46% de los trabajadores en España opina que recibe algún tipo de recompensa por parte de su jefe por el trabajo bien hecho, mientras que el 48% dice que pocas veces o nunca. 'Es necesario conocer qué es lo que hace tener un equipo de trabajo contento y motivado, porque los trabajadores que están felices en su puesto son los más productivos. Los mejores directivos lo entienden y proporcionan a la gente un trabajo interesante y desafiante ', asegura Pérez Cuevas.

'El simple hecho de que un jefe dedique un momento de su tiempo para felicitar o reconocerle a un trabajador su labor bien hecha, o proporcionarle un feedback constructivo, puede suponer una diferencia importante en la percepción del trabajador sobre su organización '. Es más, muchos directivos lo reconocen pero no siempre lo ponen en práctica, porque a veces están tan ocupados que pasan por alto cuidar la interrelación con las personas, que son muy importantes ', destaca el director general de Kelly Services.

Los jefes, el espejo de los más jóvenes

Los empleados más jóvenes ven a sus jefes de manera más optimista, mientras las mujeres evalúan a sus jefes de manera ligeramente más favorable que los hombres. 'Los más jóvenes califican con mejor puntuación debido a que suele ser su primera experiencia laboral, están en el primer estadio de su vida profesional y eso lo valoran enormemente. Además, los jefes, por el hecho de que son jóvenes les dedican más tiempo ', dice Ignacio Pérez Cuevas.

A la pregunta de quiénes son mejores jefes, si hombres o mujeres, la mayoría (62,4%) dice que no se nota ninguna diferencia. Pero el 21% opina que prefiere a un jefe hombre, comparado con el 17% que prefiere a una mujer como jefa. 'Lo importante es que existe la creencia de que no hay diferencias a la hora de dirigir entre hombres y mujeres. Y esto es un hecho relevante porque cada vez más mujeres asumen puestos ejecutivos '. Entre los empleados españoles más contentos en su trabajo se encuentran los que trabajan en los servicios públicos (el 80%), y en este apartado se incluyen aquellas empresas dedicadas a la electricidad, agua o gas. 'Son compañías con grandes políticas de recursos humanos y eso se valora mucho '.

En segundo lugar se sitúan aquellos que trabajan en la Administración pública (73%). Y les siguen, con el 69%, los empleados que trabajan en compañías de transporte y distribución, servicios financieros y educación.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.