En España, la proporción de directivas sobre el total de trabajadoras es del 6,3%, según la Encuesta de Población Activa de 2004. El Gobierno de Cataluña financia los primeros cursos en toda España para mujeres interesadas en puestos directivos.

Ser mujer sigue siendo un gran obstáculo para prosperar profesionalmente. En España, la proporción de directivas sobre el total de trabajadoras es del 6,3%, según la Encuesta de Población Activa de 2004. En el caso de los hombres esta cifra alcanza el 9,1%. Y no sólo eso: la diferencia salarial entre sexos supera el 30% a favor de ellos, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). "En orden a acabar de una vez por todas con estas desigualdades, fundamentadas en falsas creencias y tradiciones ancestrales", el Gobierno de Cataluña ha financiado los primeros cursos en toda España para mujeres interesadas en puestos directivos. La gestión y el profesorado ha corrido a cargo de la escuela de negocios Esade.

La situación laboral de la mujer ya no es la que era antaño. En opinión de los expertos, "sigue siendo injusta, pero poco a poco va abriéndose camino hacia la igualdad con el hombre". Así, su tasa de actividad (mujeres con edad y capacidad para trabajar) es del 48,56%, según el INE; en 1998 rondaba el 39,50%. En el caso de los hombres parece haber tocado techo en el 69%. La tasa de ocupación femenina, por otra parte, es del 43,05%; en 1998 se situaba en el 29,21%. En el caso masculino esta estadística se encuentra estancada en el 64,81%.

Ya lo dicen los filósofos: "El cambio es lo único que permanece en el tiempo". Sin embargo, las reglas de juego del modelo de desarrollo económico español apenas han variado. Solamente el 20% de los convenios -que afectan al 53,6% de los trabajadores- recoge cláusulas de igualdad entre sexos, según el sindicato CC OO. Y por lo que respecta a las empresas del Ibex-35, tan sólo el 3% de sus altos directivos son mujeres, según el Instituto de la Mujer.

Para combatir estas "evidentes discriminaciones", el Gobierno de Cataluña impulsó a finales de 2006 los dos primeros cursos en toda España de formación directiva para mujeres, que han concluido recientemente. Su principal objetivo era "ayudar a las trabajadoras a romper el techo de cristal que limita injustamente su crecimiento profesional, sobre todo cuando se trata de ocupar cargos directivos", afirma Mar Serna, consejera de Trabajo de la Generalitat.

'Yo, directiva '

Bajo el título de Yo, directiva, estos cursos de nueve sesiones de ocho horas cada uno "profundizan sobre aspectos relacionados con la estrategia y el liderazgo, la dirección financiera, de operaciones, así como el marketing y los recursos humanos", explica una de sus profesoras, Eugenia Bieto, subdirectora general corporativa de Esade. El 90% de los 2.000 euros que cuesta cada plaza ha corrido a cargo del Gobierno catalán, mientras que el 10% restante ha tenido que ser sufragado por las 30 alumnas que han participado en cada edición, cuyas edades iban entre los 26 y los 50 años.

El sentir general de las alumnas es que el curso les ha servido para dotarse de herramientas de gestión que antes no tenían, para mejorar su autoestima y confianza en sí mismas, así como para establecer un productivo networking femenino, con el que crear un lobby de presión para conseguir la igualdad perseguida.

Para la directora comercial de la empresa Agbar Instalaciones, Laura Alabart, casada y con dos hijos, el curso le ha servido para "tomar conciencia" de que no es la "única mujer" que siente que tiene que "demostrar que vale continuamente para ocupar puestos directivos". En su opinión, uno de los principales handicaps externos es que "hay muchos hombres a los que les cuesta muchísimo aceptar que su jefe tenga nombre de mujer".

En cuanto a los obstáculos internos, por otra parte, la responsable de control de negocio del grupo Bacardi, Helena Caís, casada y sin hijos, asegura que "las mujeres suelen autolimitarse, creando un sentimiento de culpa por no ocuparse de las tareas familiares, que en ningún caso se asocian con la responsabilidad del hombre".

La gerente de la empresa de asesoría jurídica y financiera Solvent, Concha Fuentes, con pareja y sin hijos, anima a las mujeres a desarrollar su propio negocio, de manera que "los éxitos profesionales dependan absolutamente del esfuerzo personal y no de circunstancias externas difíciles de cambiar".

Yo, directiva ha calado tan hondo en las alumnas, que incluso una de ellas, Arantxa Sebastián, ha decidido abandonar su actual puesto de trabajo por limitar su "crecimiento profesional"; en el caso contrario, otra de las participantes, Eva López, gracias a los conocimientos aprehendidos ha sido ascendida a jefa de departamento de la consultora T-systems. El éxito de estos cursos ha sido tal, que tanto la Generalitat como Esade quieren "mantener este acuerdo de colaboración todo el tiempo que haga falta hasta que la desigualdad existente entre hombres y mujeres encuentre el equilibrio que unos y otros se merecen".

Accés a la pàgina web de 'Jo, Directiva ': http://www.cidem.com/jodirectiva/cat/index.jsp

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.