Según un estudio, los trabajadores españoles faltan a su trabajo un 4,1% del tiempo establecido en su contrato laboral, porcentaje que también se da entre portugueses y belgas y que supera ligeramente la media europea, situada en el 4%.

Así se refleja, cuando menos, en un estudio sobre el fenómeno del absentismo laboral realizado por la consultoría internacional PricewaterhouseCoopers (PwC) sobre una amplia muestra de más de 16.000 empresas de la Unión Europea.

Los países en los que más horas de trabajo se pierden por absentismo son Francia y Alemania, con ratios del 4,5% y 4,4%, respectivamente, frente a Italia y Austria, que, con porcentajes del 3% y 3,1%, se sitúan en el extremo opuesto de la balanza, siempre según este estudio.

De acuerdo con los resultados del informe, el fenómeno del absentismo laboral está menos presente entre los ejecutivos o cargos de responsabilidad. Así, los directivos faltan a su trabajo la mitad de lo que lo hace el conjunto de los trabajadores, concretamente un 2,1% del tiempo asignado en su contrato. Dentro del segmento de la clase directiva, los escandinavos son los que pierden menos horas de trabajo, frente a los ejecutivos del centro y el este de Europa, que presentan los mayores niveles de absentismo.

Por sectores de actividad, las ratios más elevadas de absentismo se registran en la industria química y las empresas aseguradoras, mientras que los trabajadores que menos faltan a su trabajo en la oficina se encuadran en las empresas de tecnologías de la información y comunicación (TIC) y las de electrónica.

En cuanto al criterio de volumen de empleados, el absentismo es sensiblemente menos acusado en compañías con una plantilla inferior a 1.000 empleados, siendo las empresas de entre 1.000 y 2.000 trabajadores las que presentan las cifras más altas de ausencia en el trabajo.

PwC destaca además en su informe que, contrariamente a lo que pudiera suponerse, la ratio de absentismo laboral es superior cuanto mayor es el propio crecimiento anual de la facturación de la empresa, un vínculo que también se produce en los niveles directivos de las firmas.

Para Manuel González, socio responsable de la consultoría de recursos humanos de la consultoría PwC, el absentismo laboral es habitualmente un "síntoma de enraizada enfermedad corporativa". "Sin duda nos encontraremos con costes extras para solventar la ausencia de estos empleados, la pérdida de productividad y los impactos negativos que a veces tienen lugar en las áreas de atención al cliente", dijo en este sentido el portavoz de la consultoría.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.