El presidente peruano ha iniciado la campaña Perú, la hora sin demora para combatir la impuntualidad en el país. Cada empleado pierde media hora al día por llegar tarde a trabajar y eso supone unas pérdidas anuales de 3.800 millones de euros.

Perú vive en estado de enormes urgencias políticas y sociales. Por eso, el presidente, Alan García, decidió declararle la guerra a la impuntualidad. García, conocido por una locuacidad maratoniana, decidió dedicarle esta vez solo 12 minutos a justificar la necesidad de que los peruanos hagan las cosas a su tiempo.

Al lanzar la campaña Perú, la hora sin demora, el mandatario embistió contra esa informalidad nacional que "tiene un costo inmenso para nuestro país". Si, como cree García, las 16 millones de personas mayores de edad pierden media hora en cada una de sus jornadas, eso significa para ese país un derroche de 3.800 millones de euros anuales.

El Gobierno espera que, en cuatro meses, millones de peruanos cambien sus hábitos. "El impuntual ofende a la sociedad", dijo Jorge del Castillo, presidente del consejo de ministros. "La puntualidad es exactitud y un compromiso con Perú", sentenció el alcalde capitalino, Luis Castañeda. "Como dice el refrán: el tiempo es oro", recordó el excanciller y secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar. La campaña se ha lanzado sonoramente.

El jueves, las campanas de la catedral limeña tañeron con una intensidad inusual. Las sirenas de los bomberos y la policía ulularon como si se estuviera al borde de una catástrofe. Lo mismo hicieron los coches de policía. Los ministros de García fueron a las provincias a hablar de la buena nueva. Según el diario El Comercio, los recibieron "festivamente". No todos los funcionarios llegaron a la hora señalada.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.