Los dispositivos de ayuda para los empleados mejoran el entorno laboral y cubren desde facilidades en plazas de guardería, hasta mecanismos de información sobre gimnasios, viajes o formación. Mercadona, Grupo Pelayo o Caja Madrid son buenos ejemplos.

Son medidas que reducen la carga de los empleados fuera de la empresa: desde facilitar información sobre todo tipo de servicios, hasta las ayudas económicas para hacer frente a la educación de los hijos, el apoyo de la empresa a los trabajadores adopta múltiples formas. Estas iniciativas favorecen el compromiso del empleado y su sentimiento de pertenencia a una entidad que es consciente de las preocupaciones extra profesionales de su plantilla y permite en algunos casos hacer economía de escala dando acceso a servicios con precios reducidos.

La incorporación de la mujer al mercado laboral ha disparado la cuestión de las plazas de guardería al primer plano de los servicios de apoyo a los empleados. La Ciudad Financiera del Banco Santander cuenta con plazas para 400 niños, hijos de los 8.000 empleados de la entidad instalados en el vanguardista complejo elaborado por el arquitecto irlandés Kevin Roche.

La cadena de supermercados Mercadona, con un 65% de mujeres en su plantilla, incorporó en 2001 este servicio de forma gratuita en su centro logístico de Sant Sadurní d 'Anoia. Le siguieron los centros infantiles en el centro logístico de La Granadina, San Isidro (Alicante) y la cadena prevé instaurarlo en Sevilla, León y Madrid. Puerto de Barcelona también dispone de este servicio en sus instalaciones con capacidad para 90 niños.

Sin embargo, son pocas las empresas que como éstas disponen de su propio servicio de guardería. La Comunidad de Madrid, junto al IESE de la Universidad de Navarra, ha realizado una macroencuesta para elaborar la tercera edición de Guía de la Empresa Flexible y Responsable y recompensar a las más conciliadores. Durante este trabajo, la gran mayoría de las compañías han declarado carecer de servicio de guardería.

La falta de espacio en algunos casos y de plantilla suficiente en otros impide que muchas empresas son los principales obstáculos. El estudio del IESE y de la Comunidad de Madrid destaca que la tendencia está en disminuir las guarderías de empresa mientras crece el número de centros en polígonos industriales compartidos por varias empresas, principalmente por multinacionales.

La experiencia de la empresa Nestlé aporta otro dato revelador: el problema de la baja natalidad. La compañía alimentaria fue pionera en la incorporación del servicio de guardería pero tuvo que cerrarla porque carecía de niños suficientes. Ahora ofrece ayudas mensuales para sufragar los gastos de guarderías de sus empleadas.

Esta opción la han escogido varias empresa, como Louis Vuiton, Nokia, MRW, Caja Madrid, Ifema, Union Fenosa o Agilent Technologies. Ofrecen a los padres de hijos en edades tempranas apoyo financiero para este propósito de unos cien euros mensuales.

Una medida intermedia es la que aplican empresas como Novertis que reserva plazas en colegios cercanos a la oficina al igual que Caja Madrid. Sanitas tiene reservadas plazas en una guardería cercana en la que dispone de descuentos especiales.

Además de las ayudas para guardería, el compromiso de la empresa con el gasto económico que supone la educación y el cuidado de los hijos se manifiesta con ayudas de todo tipo. Los empleados de Asepeyo disponen de ayudas escolares de 375 euros anuales hasta que los niños cumplan los 16 años. Cisco System ofrece 240 euros de bonificación por nacimiento.

El Grupo Pelayo cubre un seguro de vida en caso de fallecimiento del padre así como el seguro escolar del hijo. También subvenciona campamentos de verano y ofrece diversas ayudas para el periodo escolar y universitarios de los hijos de empleados. Los padres de hijos múltiples empleados de la Red Eléctrica Española reciben una ayuda especial así como los padres con salarios por debajo de un sueldo determinado reciben 1.500 euros de ayuda directa. Por otra parte, iniciativas corporativas fuera del ámbito financiero incluyen regalos para los niños en Navidad con fiestas especiales o la original iniciativa lingüística de Sanofi-Aventis. La farmacéutica ofrece a los hijos de empleados de la filial en España un programa de intercambio con hijos de trabajadores de Sanofi en otro país. La compañía también promueve también actividades de ocio para épocas vacacionales.

Los portales informativos sobre servicios son otra medida en la que la empresa trata de apoyar a sus empleados. Vodafone y Kidsko disponen de servicios de información en la intranet que incluye datos sobre supermercados, asistencia a ancianos y centros de deporte. También disponen de servicios de información las compañías Procter & Gamble, Danone y Matutano.

Los empleados de Caja Madrid también pueden acceder a desde su casa a un Portal que ofrece multitud de servicios agrupados en torno a tres conceptos: comunidad, didáctico o comunidad. Gracias a una plantilla que suma 12.500 personas, la entidad dispone de interesantes descuentos en guarderías, gimnasios y agencias de viajes.

El Portal del empleado de Asepeyo tiene ofertas de servicios más económicos sobre salud, ocio, restauración tintorería, gimnasio, gracias a los acuerdos que tiene con las empresas.

Otro servicio con mucho éxito entre los empleados son los centros de deporte, donde los empleados pueden descargar tensión y ponerse en forma. Disponen de su propio complejo en algunas empresas como en la Ciudad Financiera del Banco Santander, que incluye un campo de golf. Danone dispone de un centro concertado mientras que Sara Lee ofrece la matrícula del gimnasio gratis.

La compañía HP dispone de un centro de deportes, con pistas de baloncesto, de fútbol sala, de squash y de tenis a disposición de todo el personal. Catalana Segura fue pionera en crear un centro social en su propio complejo. Las diversas modalidades de información de servicios siempre incluyen un apartado sobre gimnasios.

Cursos para mejorar la organización del tiempo

Las empresas que apuestan por una cultura flexible proponen a su directivos aprender a enfrentarse a los cambios que suponen organizar los tiempos de forma diferente. Pepsico, Infojob y Unisys son algunas empresas con cursos especiales de gestión de tiempo.

Nike ofrece un programa para directivos que incluyen el tema de cómo lograr reuniones efectivas o sacar el máximo provecho del uso del correo electrónico y de la agenda electrónica. La multinacional también enseña a fijar objetivos a principios de año y revisarlos al final. Bausch & Lomb complementa sus cursos de gestión de tiempo con clases de optimización de recursos y liderazgo. El programa de desarrollo de competencias para jefes de equipo de Basf tiene como objetivo prevenir el estrés y la gestión de conflicto.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.