Iñaki Beotegui, Director de Servicios Corporativos de Lubasa: "El área de RH es posiblemente una de las más descuidadas en el sector inmobiliario y de la construcción, donde asistimos a operaciones de crecimiento que conllevan importantes cambios."

En los últimos meses, no hay día en que no leamos acerca de empresas españolas del sector inmobiliario o de la construcción, sobre todo familiares, que crecen de forma espectacular, se diversifican sectorial y geográficamente, se alían con otras, se compran entre sí.

Parece un momento oportuno para, en medio de esta vorágine, detenerse a analizar cómo se están gestionando –o cómo debe adaptarse la gestión– a tales procesos.

Las empresas familiares suelen tener su origen en un emprendedor procedente, generalmente, de las áreas de Producción o Comercialización; en menor medida, aunque haya casos destacados, de las denominadas Unidades de Apoyo.

Es frecuente, pues, que, al dar el salto en tamaño o hacia una mayor profesionalización, Producción y Comercialización estén mejor equipadas y dimensionadas que las áreas que engloban los Servicios Corporativos.

Y como dice la literatura de gestión tradicional, la estructura debe seguir a la estrategia, con lo que hay que esforzarse en adaptar estas áreas para que cumplan eficazmente su cometido, que no es sino facilitar un soporte estable a las Unidades de Negocio, ajustando su estrategia funcional a la corporativa.

En el sector inmobiliario/de la construcción asistimos a operaciones de crecimiento, orgánico o inorgánico, que han de simultanearse con una preocupación casi exclusiva por responder a dos preguntas: "¿tenemos el capital necesario para afrontarlas?" y "¿tenemos a las personas adecuadas?".

Con la primera nos planteamos si contamos con un músculo financiero suficiente para asumir nuevos proyectos sin poner en peligro la viabilidad empresarial. La segunda nos hace reflexionar sobre la capacidad de nuestros equipos, quienes, finalmente, tendrán que conseguir los objetivos planteados.

La de Recursos Humanos es posiblemente una de las áreas más descuidadas o desaprovechadas en el sector, al haber estado, por lo general, enfocada hacia un cometido más administrativo en lugar de desarrollar una función integral.

En adelante, todo lo que no sea potenciar esta área conducirá al fracaso, máxime cuando las situaciones a las que nos estamos refiriendo precisan de importantes procesos de selección que, a su vez, pueden requerir de su externalización a compañías especializadas.

A esta función prioritaria de Recursos Humanos se añaden otras, originadas por el mismo momento de cambio actual, en el que, siendo más frecuentes las alianzas entre compañías para acometer grandes proyectos diversificando riesgos, todo lo expuesto se complica al tener que integrarse sus diferentes culturas empresariales.

Ello afecta a aquellos de sus empleados que trabajarán codo con codo y también a quienes permanecerán en sus respectivas oficinas pero colaborando igualmente, como los departamentos jurídico, de sistemas de información, etc.

Respecto al primero de ellos, hay que poner especial cuidado al dimensionarlo en pleno crecimiento empresarial. Dada la gran cantidad de buenos despachos legales, el enfoque correcto para esta área pasa por consolidar un núcleo duro pero no extenso de profesionales capacitados para gestionar y coordinar a los bufetes externos, sobre todo si están en el extranjero.

Evidentemente, en este dimensionamiento, no hay que perder de vista el día a día, que, ajeno en gran parte a los proyectos externalizados, debe atenderse y mantenerse actualizado, especialmente cuando se aprueban tantas leyes y normativas nuevas en materia de edificación y urbanismo.

Finalmente, el factor tiempo revela también su importancia en lo referente a los sistemas de información, aunque aquí el mercado sí ofrece suficientes soluciones para dar respuesta con la necesaria rapidez a cuanta necesidad pueda surgir.

De nuevo, la clave radica en los Recursos Humanos, pues los proveedores pueden ayudar, en una primera fase, a montar soluciones y sistemas, pero quienes habrán de trabajar con ellos permanecen en la organización, con lo que –aun siendo una obviedad– disponer del mejor equipo resulta imprescindible.

Acceso a página web de Lubasa: http://www.lubasa.es

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.