Planes de pensión compartidos, dedicar una parte de la retribución a ayuda guardería o tener acceso a ofertas interesantes para la compra de la vivienda o de un coche son algunas medidas de beneficios sociales que ofrecen las empresas.

Los jóvenes piden cada vez más medidas de conciliación, incluso si por ello debieran renunciar a una parte de su salario. Sin necesidad de hacerlo, una medida de flexibilidad que va ganando protagonismo es la de los beneficios sociales. La empresa ofrece a los empleados la posibilidad de dedicar parte de la paga variable a servicios personales, desde los planes de jubilación hasta la compra en condiciones ventajosa de equipos de informática, cursos de idiomas o seguros de coches.

La Guía de Empresa Flexible y Responsable elaborada por el IESE y la Comunidad de Madrid, recoge las medidas de beneficios que algunas empresas están ofreciendo y sus diferentes modalidades. Según señala la guía, estas medidas van ganando peso dentro del concepto de retribución flexible o la carta, en el que el empleado tiene la posibilidad de dedicar parte de su salario a un servicio determinado.

La retribución flexible es una modalidad venida de EE UU y que se está desarrollando en España. El Estatuto del Trabajador permite expresamente complementar la retribución en función del trabajo realizado o de los resultados de la empresa. Hasta hace poco, señala la guía, este concepto se concebía como un método principalmente de incentivo para el trabajador. Ahora empieza a verse también como una manera de atraer y retener el talento ofreciendo distintas modalidades. Es una medida más de flexibilidad que las empresas van desarrollando adaptadas a sus necesidades.

El BBVA, por ejemplo, ofrece dentro de un sistema de retribución flexible la posibilidad de optar por un seguro médico, ticket guardería, tarjeta restaurante y un bonus anual sobre las acciones de la entidad financiera. También ofrece productos que complementan este sistema de compensación personal, como vivienda, coche, amortización de préstamos con un 15% de descuento y amplias coberturas. El plan del BBVA recoge las principales medidas que ofertan las empresas.

Seguro médico

Muchas compañías ofrecen un seguro médico que forma parte de la retribución flexible, como es el caso de la empresa Infojobs, American Nike, Gaes, Indra y Alcatel.

La entidad financiera Caja Madrid cubre la asistencia sanitaria privada de todos sus empleados y los trabajadores de Louis Vuitton disponen de un seguro médico subvencionado al 80% por la compañía.

En muchos casos, el seguro se hace extensible a la familia. Es el caso de compañía tecnológica Cisco Systems, que cubre el 100% del seguro médico para sus empleados y sus familiares. La química Basf ofrece el seguro médico a sus trabajadores y lo hace extensivo a la familia en condiciones ventajosas, al igual que Leadership & Talent Manager.

En Vodafone, el seguro de salud es totalmente pagado por la empresa y ofrece descuentos para familiares. Mazda también ofrece un seguro médico privado sin coste para los empleados y la posibilidad de incluir a los familiares. La informática IBM ofrece un plan dental para los empleados y sus familiares.

También existen empresas que disponen de su propio médico de empresa, como es el caso de la multinacional de alimentación Masterfood. El Banco Santander, además de ofrecer servicio médico para sus empleados y sus familiares, dispone de un cuadro de médicos especialistas para cubrir las asistencia sanitarias.

La oferta médica de la empresa farmacéutica Sanofi se incluye en un paquete que también dispone de ayuda para parking, de un plan de jubilación, de ticket restaurante, y de seguro de vida y accidentes.

Plan de jubilación

Cerca de la mitad de las empresas encuestadas por el IESE y la Comunidad de Madrid disponen de un plan de pensión propio para sus empleados. Las compañías varían su participación así como las modalidades ofrecidas.

La multinacional Nike, por ejemplo, ofrece a sus trabajadores un plan de pensiones compartido. La japonesa Mazda ofrece un plan voluntario en el que la empresa aporta el mismo importe que el empleado cada mes. En el caso de Basf, la compañía aporta el triple del empleado, hasta un límite. En el plan de pensiones de Vodafone, la telefónica aporta el doble que el empleado con un límite fijado en el 4% del salario.

Louis Viutton también ofrece un plan de jubilación con dos participaciones anuales. El Banco Santander plan de pensiones a los empleados que lleven más de dos años en la empresa de forma voluntaria y la empresa aporta el 50%. El Plan de jubilación de Nestlé permite jubilarse obteniendo casi el 100% el sueldo íntegro.

Procter y Gamble España tiene un concierto con una aseguradora privada tanto para el plan de pensión como para otros beneficios como el seguro médico del cónyuge y los hijos, seguro para personas con discapacidad, seguro médico global, plan de jubilación y seguro de vida.

Ticket restaurante

Tan sólo el 17% de los trabajadores en grandes ciudades con largas distancias como Madrid y Barcelona va a comer a casa. Comer cerca del trabajo permite ahorrar tiempo en idas y venidas a mediodía y permite al trabajador, en el caso de que existan medidas de flexibilidad de horario, salir antes de la oficina y disponer de más tiempo personal.

Algunas ofrecen la posibilidad de comer en los locales, subvencionando en gran parte o en su totalidad el comedor. El comedor de Basf está subvencionado en un 75% y el de Alcatel al 100%. Otras con menos espacio ofrecen tickets restaurantes o una tarjeta de débito con una cantidad mensual asignada para comida. El ticket restaurante de Cisco, por ejemplo, cubre los 180 euros mensuales.

Una iniciativa original es la de Sanitas, que ofrece la posibilidad a sus empleados de comprar la cena en el comedor para llevarse a casa. El empleado no pierde tiempo ni en hacer la compra de camino a casa, ni en cocinar una vez que llega.

Seguro de vida y de accidentes

Otro beneficio incluido por muchas empresas es el seguro de vida. El de Cisco, por ejemplo, es de seis veces el salario base. Todo el personal de Vodafone cuenta con una póliza de seguro de vida y accidentes con una cuantía de 300 por 100 del salario bruto y Louis Vuitton oferta un seguro de vida y accidente con una cantidad fija anual que se incrementa cada año.

Caja Madrid ofrece, desde hace seis años a sus empleados, una póliza de cobertura de riesgos amplia, que incluye contingencias de viudedad, orfandad, incapacidad permanente o absoluta y gran validez. Si un empleado fallece, su cónyuge viudo recibiría el 50% de la retribución fija anual del fallecido, y cada uno de los hijos menores de 23 años, el 25% de dicha retribución.

Datos básicos

Edad de jubilación

La edad real de la jubilación en España es una de las más altas de Europa, situándose en los 61 años. Sin embargo, la mayoría desea una jubilación más temprana, aunque prevé una edad tardía, según revela el estudio Scope AXA 2007 sobre Jubilación.

La edad ideal para dejar el trabajo de los españoles se sitúa en 56 años, aunque prevén que lo harán a los 63.

Sostenibilidad del sistema

La encuesta de AXA sobre jubilación también destaca que los españoles son los europeos que más confían en la sostenibilidad de su sistema de pensiones.

El 62% de los encuestados españoles de entre 25 y 34 años confía en que el sistema oficial de pensiones siga existiendo cuando cumpla los 75 años. Los más pesimistas en este aspecto son los portugueses, dónde sólo el 31% piensa que será el caso, el mismo porcentaje que en EE UU.

Por detrás de España se encuentran Italia y Bélgica, donde el 54% afirma que seguirá en vigor el sistema oficial al cumplir los 75 años.

Pensión

Según el estudio, el 60% de los trabajadores entrevistados considera que su remuneración después de la jubilación será inferior a su último salario. El 26% piensa que será similar y sólo el 14% prevé que será más elevado. En todos los lugares cubiertos por la encuesta, salvo en China, la jubilación es sinónimo, para la mayoría de las personas, de una disminución de los ingresos.

Ingresos

Las pensiones españolas se encuentran entre las más baja de Europa y no cubren el mínimo requerido para gastos domésticos, según el estudio de Axa. El importe neto de la pensión se sitúa en 861 euros de media y el estudio estima que los gastos medios necesarios en un hogar es de 1.057 euros, lo que deja a los jubilados con una diferencia negativa entre ingresos y gastos de casi 200 euros.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.