Un informe analiza si realmente a los directivos les preocupa que sus empleados estén sanos. Y la respuesta es afirmativa: casi la mitad de los encuestados piensa que el absentismo y su correspondiente gestión se ha convertido en un asunto prioritario.

¿Recuerda las historias del Pupas, aquel dibujo que siempre estaba enfermo? Seguramente conozca a alguien que podría perfectamente tener ese apodo, un compañero de trabajo que entre vacaciones y bajas, pasa más tiempo fuera que dentro de su despacho.

Esta práctica, que para muchos se ha convertido ya en rutina, es uno de los mayores quebraderos de cabeza para las empresas europeas. Al menos esto es lo que se desprende del Estudio Paneuropeo de Beneficios de Salud en la Empresa, realizado por Mercer Human Resource Consulting.

Empleados sanos

El informe analiza si realmente a los directivos les preocupa que sus empleados estén sanos. Y la respuesta es afirmativa: casi la mitad de los encuestados -un 49 por ciento- piensa que el absentismo y su correspondiente gestión se ha convertido en un asunto prioritario.

Pero la cosa cambia según los países: mientras que en Portugal el 70 por ciento de los órganos directivos considera el absentismo un asunto de importancia prioritaria, en Reino Unido sólo lo hacen uno de cada tres.

Una diferencia motivada, sobre todo, por la variación de precios entre los distintos sistemas sanitarios. Y es que no es lo mismo costear la sanidad privada en Suecia que en Polonia, por ejemplo.

La edad también preocupa

Otro motivo de preocupación para las empresas es la edad de su plantilla. El informe refleja que casi el 60 por ciento de las 380 organizaciones encuestadas están preocupadas por la regla de oro: cuanto más mayores somos, más enfermamos y, en consecuencia, menos producimos y más costamos. En España el porcentaje se eleva hasta alcanzar el 75 por ciento.

No obstante, a pesar de los altos niveles de absentismo -que, según el INE, se han incrementado un 25 por ciento durante la última década- la mayoría de las bajas es de corta duración.

Las causas más frecuentes

En lo que a los motivos se refiere, casi una cuarta parte de las compañías -el 23 por ciento- apunta al estrés como culpable de más del 10 por ciento de sus bajas. En el caso de las firmas españolas, un tercio considera que el estrés causa más del 10 por ciento del absentismo.

Junto con el estrés, la segunda causa más frecuente señalada por el informe son los problemas musculares y óseos: de nuevo un 23 por ciento del total de la muestra considera que estas dolencias provocan más del 10 por ciento de las ausencias al puesto de trabajo.

¿Cómo se contrarresta?

¿Pero qué hacen las organizaciones para evitar riesgos? En el entorno europeo el 49 por ciento de las empresas pone en marcha iniciativas relacionadas con la sanidad. En este sentido, los chequeos médicos son las medidas más comunes: si en Europa un 60 por ciento de las compañías ofrece este tipo de servicio, en España la cifra es de un 81,5 por ciento.

Otra de las medidas que en España casi no se practica pero sí en el 27 por ciento de las empresas europeas es incitar a los trabajadores a que cojan menos días de permiso a cambio de bonos y compensaciones extra.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.