Algunas empresas europeas crean planes para afrontar el envejecimiento y aprovechar el talento veterano. Una de las acciones llevadas a cabo es la transferencia de conocimientos en plantillas que llegan a reunir a tres generaciones.

El cambio demográfico ya está aquí. Y con el envejecimiento de la población los consorcios europeos se están convirtiendo en empresas trigeneracionales. Así, quien nazca hoy tiene un 50% de probabilidades de llegar a los 100 años. No en vano en las dos últimas décadas ha aumentado en cinco años la esperanza de vida en Europa. Y dentro de dos decenios, el grupo de población de entre 50 y 65 duplicará al de entre 15 y 24 años. La conclusión es clara: cada vez menos gente, que será cada vez mayor, dispondrá de trabajo.

Para enfrentarse al reto de la prolongación de la vida laboral y garantizar su competitividad futura con plantillas cada vez más viejas, las empresas europeas han elaborado sus propios programas. Es el caso del B7 de Audi; Hoy para mañana, de BMW AG; Gestión de personal orientada a la biografía, de DaimlerChrysler AG; Recursos humanos orientados al ciclo vital, de Dekabank; Know-how-Tandems, de Deutsche Bank AG y Disability Management by Ability Management, de Ford.

Uno de los pilares de esta política es la transferencia de conocimientos entre mayores y jóvenes en tándems que animan a los veteranos a quedarse por más tiempo en las empresas. El Centro de Competencia Social de la Universidad de Graz (Austria) confirma el sentido de esta estrategia: los mayores tienen una mejor visión de conjunto, trabajan con mayor seguridad, cometen menos errores en su toma de decisiones, se organizan mejor en el trabajo y disponen de una mayor competencia psíquica y social y una mayor capacidad para resolver conflictos. Cada vez más compañías apuestan por una filosofía empresarial moderna: la compatibilidad entre vida y trabajo y la cooperación intergeneracional.

Para Kristin von Kistowsky, del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica de Rostock (Alemania), 'el envejecimiento es un fenómeno de masas que se está ignorando '. Dos de cada tres empresas alemanas no tienen empleados mayores de 50 años, una consecuencia de la política de prejubilaciones y del culto a las plantillas jóvenes de la era de la Nueva Economía. Según esta experta, el cambio demográfico transformará sin duda el mundo laboral. El Gobierno alemán ya ha intervenido para prolongar la vida laboral, con la reducción de los periodos de formación escolar y universitaria y el retraso progresivo de la jubilación hasta los 67 años. En la misma línea, se posicionan Dinamarca (67 años) y Gran Bretaña (68 años). Pese a ello, Kistowsky insiste en que aunque la mayoría de los Estados miembros de la UE están aplicando medidas para invertir la tendencia a la jubilación anticipada, 'el actual mundo laboral no está realmente preparado para afrontar la demora del envejecimiento '.

También Wolfgang Ballwieser, profesor de Economía de la Universidad de Múnich, opina que 'el tema se infravalora '. En el mismo sentido se expresa Ursula Staudinger, profesora de psicología de la Jacobs University de Bremen (Alemania), quien pronostica que se disolverá el rígido esquema actual integrado por formación-trabajo-jubilación. Staudinger propone introducir entre estas fases pequeños intervalos formativos.

Tampoco la intensidad de la jornada laboral actual se puede prestar a una edad avanzada. Por lo que habrá, según Staudinger, que adaptar las carreras profesionales al proceso de envejecimiento. 'En lugar de contratar para cubrir un puesto de trabajo concreto, las empresas deberán reclutar a sus empleados para cumplir diferentes funciones a lo largo de su vida en la empresa '.

Hasta hace muy pocos años, la estrategia de la política de personal para mayores de DaimlerChrysler se basaba en la reducción de la jornada y la prejubilación. Más allá de los 40 se reducían las perspectivas de promocionar profesionalmente. Su Gestión de personal orientada a la biografía del empleado propone un cambio paradigmático que apuesta por una cultura empresarial que ofrece perspectivas a los empleados mayores.

El concepto B7 de Audi aúna medidas de creación de puestos adaptados a edades avanzadas, un programas sanitario para mayores y estrategias para incrementar su rendimiento. Además, permite una salida gradual de la vida laboral. En el caso de Hoy para mañana, de BMW se ofrecen distintos modelos de jubilación, prevención sanitaria, cualificación y formación continua y modernización de los puestos de trabajo. Su objetivo: conservar el máximo tiempo posible a los empleados cualificados con conocimientos específicos de la empresa.

En cuanto a los pilares de la Gestión de personal orientada al ciclo vital de DekaBank, destaca la transferencia de conocimientos entre mayores y jóvenes, los programa de salud de la empresa y las medidas de conciliación. También el Deutsche Bank AG dispone de tándems know-how que permiten formar equipos cambiantes para proyectos concretos a fin de potenciar la flexibilidad.

Una jubilación a los 85 años

Mientras los alemanes discuten sobre la viabilidad de la jubilación más allá de los 67 años, los investigadores se plantean un futuro en el que la edad para retirarse ascendería a los 85 años.

El biólogo y matemático Shiripad Tuljapurkar, de la Universidad de Stanford, considera la posibilidad de que la prolongación de la vida provoque, entre 2010 y 2030, cambios dramáticos en la estructura demográfica mundial.

Según el escenario esbozado por Tuljapurkar, la población podría vivir un promedio de 20 años más. Ello implicaría un incremento de la población mundial que podría alcanzar los 11.000 millones de personas. Mientras países como China e India sufrirían bajo este fenómeno, algunos países europeos podrían resultar beneficiados por el fenómeno 'si la población se adapta a las nuevas condiciones demográficas y prolonga su vida laboral '.

Los escenarios que augura Tuljapurkar se basan en la hipótesis de que los avances médicos posibilitarán en el futuro 'vivir más años sin envejecer '. El matemático asegura que 'la tecnología actual lo permite ya '. Aunque defiende que se debe evitar que 'sólo unos pocos puedan permitirse terapias anti-aging ', opina Shripad Tuljapurkar.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.