El Govern pone en marcha un curso de prevención de riesgos laborales dirigido alumnos de secundaria de Catalunya. Se intentará concienciarlos para saber valorar los riesgos y evitarlos. Estará coordinado por los responsables de Educación y Trabajo.

140 muertos y 160.000 trabajadores accidentados fue el balance de siniestralidad laboral en Catalunya durante el pasado año. Unas cifras "inaceptables para todo el mundo, incluidas las autoridades, porque los accidentes, además de ser un drama humano, "afectan a la competitividad de las empresas catalanas", según la consellera de Treball i Indústria, Mar Serna. Una de las medidas que aplicará este departamento, junto con el de Educació, para reducir la siniestralidad será un curso de formación en prevención de riesgos laborales que técnicos especialistas impartirán a 30.000 alumnos de ESO el curso próximo.

Los dos titulares de estos departamentos, Mar Serna y Ernest Maragall, acudieron ayer al Instituto Esteve Terrades de Cornellà para presentar la campaña y desarrollar la primera de las clases. Serna se dirigió a los 22 alumnos de 2° de ESO (13 y 14 años): "En una guerra, los soldados llevan chaleco, casco, botas y otras protecciones para prevenir riesgos. Esa cultura que el ejército tiene asumida, no existe en el mundo laboral". "Poner en marcha medidas de seguridad --prosiguió-- será un derecho y un deber que deberéis tener cuando accedáis al mercado laboral".

Maragall, por su parte, recordó a los chavales que los riesgos en el trabajo no se circunscriben solo a unos sectores determinados. "En ambientes aparentemente sin riesgos, también pueden producirse accidentes o problemas de salud, como los casos de lipoatrofia que se han detectado en algunos edificios de oficinas y de los que habréis oído hablar", explicó.

Ambos coincidieron en reclamar a los estudiantes que debían "aprender a ser conscientes de los riesgos y saber valorarlos para poder repetirlos sin pensar". "Lo mismo que ahora cuando entráis en el coche os colocáis el cinturón de seguridad sin pensarlo porque lo tenéis asumido y lo hacéis desde pequeños, debemos conseguir lo mismo en el ámbito del trabajo", ejemplificó Serna.

Clase práctica

Tras la clase teórica, los estudiantes realizaron algunas pruebas prácticas, como escalar una de las paredes de la escuela. "Hemos de tener cuidado, y cuando trabajemos habrá que elegir la seguridad por encima de la muerte", aseguró Yassine Elghomani, quien aparentemente aprendió la lección. Otros como Esperanza Álvarez, no lo necesitaban porque la vida se había encargado de enseñárselo: "Mi padre era paleta y murió en una obra cuando yo tenía tres años". Tal como reconoció Mar Serna, los resultados de esta iniciativa no serán perceptibles hasta dentro de unos años. Para reducir el número de accidentes laborales, la conselleria ya ha anunciado el incremento de los inspectores, la financiación de cursos de prevención y un plan voluntario para las empresas para concienciarlas del problema.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.