A los empresarios de la construcción no les ha gustado nada la última e impactante campaña de la Generalitat para que se tome conciencia sobre el elevado número de accidentes mortales que sufren los trabajadores de este sector.

A los empresarios de la construcción no les ha gustado nada la última e impactante campaña de la Generalitat para que se tome conciencia sobre el elevado número de accidentes mortales que sufren los trabajadores de este sector: un mural que recrea un depósito de cadáveres con las víctimas de accidentes mortales en la estación de Ferrocarrils de la Generalitat de la Plaça Espanya de Barcelona. Nombres, apellidos y causas de la muerte recuerdan que cada semana muere más de un trabajador en Cataluña en accidente.

Tanto Fomento como Pimec salieron en tromba contra el anuncio, que consideran "lamentable". El presidente de Fomento, Juan Rosell, fue rotundo en una carta enviada a la consejera de Trabajo, Mar Serna: "No sólo es una acción completamente inútil, sino que interfiere en aspectos comerciales y económicos del sector de la construcción".

Rosell mostró el "rechazo y disgusto" de la patronal y de los empresarios del sector de la construcción por la campaña. A su juicio, el anuncio "promueve la visceralidad en un tema que, por el contrario, pide determinación, método y perseverancia". Además, "la negatividad de esta política es poco compatible con nuestra acreditada contribución a la mejora de la prevención en todos los sectores" añadió. Por ello, Fomento ha reclamado en la carta a Serna que corrija esta actuación "de manera clara y evidente".

El director de relaciones laborales de Pimec, José Hallado, tachó la actuación de trabajo de "oportunista" y aseguró que "criminaliza" a los empresarios, en declaraciones a Europa Press. También el Instituto Gaudí de la Construcción criticó ayer la "escabrosa" publicidad de Trabajo.

Tras las críticas, el departamento señaló que esta campaña constituye una "acción concreta que pretende sensibilizar y no va dirigida contra nadie, sólo constata un hecho". El hecho es que el año pasado perdieron la vida 37 personas en accidentes en la obra. Y 2007 va peor. Entre enero y marzo han muerto 13 obreros de la construcción, frente a los 9 del mismo periodo de 2006.

Trabajo no contenta a todos con sus campañas. La penúltima, un anuncio publicado en prensa, despertó las críticas de CC OO por algo muy distinto: el sindicato consideró que el mensaje no era exigente con los empresarios.

Las enfermedades profesionales son otra asignatura pendiente en materia de seguridad laboral, en todos los sectores. CC OO explicó ayer que unas 2.500 personas murieron en Cataluña en 2004 como consecuencia de enfermedades relacionadas con su trabajo.

Una enfermedad de origen laboral, pero no grave, es la lipoatrofia semicircular, que afecta a centenares de empleados en Barcelona. Ayer se confirmaron dos nuevos casos en el Servicio de Emergencias Médicas (SEM) y se eleva a siete el número de afectados. UGT pidió ayer que la Generalitat cree un único inspector de trabajo para estudiar esta dolencia.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.