Al menos 147 personas fallecieron en Japón durante el pasado año fiscal, debido al "karoshi", la muerte por exceso de trabajo, según ha informado el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar.

Además 66 personas se suicidaron o intentaron acabar con su vida por cuestiones relacionadas con la presión laboral o por trabajar por encima de su horario, lo que supone un cifra récord en Japón, según recogió la agencia Kyodo.

En total, 355 trabajadores van a recibir compensaciones estatales del Gobierno japonés por haber sufrido problemas o enfermedades derivadas del exceso de trabajo, entre los que destacan los casos de derrames cerebrales y ataques al corazón.

De los afectados, el 25 por ciento trabaja en los sectores de transporte y telecomunicaciones, según el informe.

Un portavoz de Ministerio de salud criticó el hecho de que muchos japoneses "estén trabajando bajo una fuerte presión y se les exijan resultados sin recibir a cambio el suficiente apoyo por parte de la empresa".

Por otra parte, durante el pasado año fiscal 819 trabajadores solicitaron compensaciones económicas del Gobierno debido a problemas mentales derivados del exceso de trabajo, lo que supone un incremento del 25 por ciento con respecto a las estadísticas del anterior año fiscal.

Finalmente 205 de éstas reclamaciones fueron aprobadas, un 61 por ciento más que en el ejercicio de 2005.

El gobierno japonés reconoció por primera vez en 1992 que es posible morir por la falta de descanso por las obligaciones laborales, dando origen al término "karoshi" que se hizo sinónimo en todo el mundo de la muerte por exceso de trabajo.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.