Las donaciones, sobretodo de material de limpieza, llegaron en el 2006 a 8.000 personas. Por este banco de recursos ya han pasado desde principios de este año 84 personas que cumplen penas de trabajos comunitarios por delitos menores.

Ampliar el número de empresas que colaboran en el proyecto, lo que, en paralelo, aumentaría las ayudas y la posibilidad de ocupar a más personas en riesgo de exclusión o que cumplen condenas por delitos menores. Es el principal objetivo del Banco de Recursos no Alimentarios de Barcelona para este año, una iniciativa que en el 2006 repartió 1.300 toneladas de productos, principalmente destinados a la higiene personal y del hogar de unas 8.000 personas pobres, a las que llegaron a través de 150 entidades sociales.

El trabajo lo llevan a cabo conjuntamente desde hace 12 meses la Associació Cívica La Nau, que se encarga de contactar con las empresas, y el Institut de Reinserció Social (IRES), responsable de gestionar los productos recibidos y coordinar a las personas que trabajan en cuatro almacenes. Ambas entidades se sumaron en abril a la red de asociaciones que colabora con el municipio dentro del Acuerdo Ciudadano para una Barcelona Inclusiva, que ya agrupa a 190 asociaciones, según recordó ayer el concejal Ricard Gomà durante la presentación del balance y los objetivos de este proyecto.

PERSONAS QUE CUMPLEN CONDENAS

Por este banco de recursos, que en el 2006 recogió 1.300 toneladas de productos no alimentarios, básicamente para la higiene personal y del hogar, o ropa, ya han pasado desde principios de este año 84 personas que cumplen penas de trabajos comunitarios por delitos menores, especialmente por tránsito o hurtos.

Su labor consiste en colaborar en el almacenaje o empaquetado de los excedentes que donan las 65 empresas que ya participan con donaciones. Pero también da formación ocupacional no remunerada a personas en riesgo de exclusión social, básicamente perceptores de las rentas mínimas de inserción o personas con discapacidades mentales. La previsión para este año es que 120 personas condenadas a trabajos en beneficio a la comunidad destinen 10.000 horas a esta labor, aunque, como explicó ayer el presidente del IRES, Manuel Adroer, el proyecto tiene capacidad para generar el doble de ocupación, lo que se lograría si aumentaran las donaciones.

Acceso al Acuerdo Ciudadano por una Barcelona Inclusiva: http://www.bcn.cat/barcelonainclusiva

Acceso al Institut de Reinserció Social: http://www.iresweb.org/Homecat.html

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.