Sevilla concentra por unos días a los principales dirigentes sindicales europeos para definir la estrategia de la Confederación Europea de Sindicatos (CES). Han decidido unir sus fuerzas para conseguir una fuerte subida salarial en la zona euro.

Los sindicatos europeos han decidido unir sus fuerzas para conseguir una fuerte subida salarial en la zona euro. Así lo afirmó ayer el secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos, John Monks, con motivo de la presentación del XI congreso que se inicia el lunes en Sevilla.

La razón fundamental es que los trabajadores europeos han perdido poder adquisitivo en los últimos años como consecuencia de la crisis que han sufrido los principales países y de la que empiezan a recuperarse. El objetivo es apoyar el crecimiento favoreciendo el consumo. "Esta estrategia no daña la competitividad europea, ya que la influencia de los salarios es inferior a la de la subida de tipos marcada por el Banco Central Europeo".

El segundo objetivo marcado es exigir los mismos derechos laborales para los emigrantes, que actualmente se han convertido en trabajadores "de segunda".

El tercer objetivo es evitar que la reforma constitucional de Europa no se haga a costa del recorte de los derechos sociales.

Así lo explicó John Monks, que aseguró que el congreso de Sevilla será uno de los más grandes e importantes que ha celebrado la CES y en el que participarán los principales dirigentes políticos europeos: el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el vicecanciller alemán, Frank Müntefering, y el presidente del BCE, Jean Claude Trichet, entre otras personalidades.

El CES agrupa 81 confederaciones sindicales en 12 federaciones europeas en las que están representados 63 millones de trabajadores de 36 países de Europa. El presidente de la CES, Cándido Méndez, será relevado por la presidenta del sindicato sueco LO, Wanja Lundby-Wedin, mientras que el secretario general será reelegido para un nuevo mandato de cuatro años.

Cándido Méndez explicó ayer que "ha llegado el momento de pasar de la defensiva a la ofensiva". Una muestra de lo que pretende ser este movimiento en el futuro, tal como explicó, ha sido la crisis de Delphi, que ha provocado manifestaciones en apoyo de los trabajadores andaluces en toda Europa.

El secretario general de UGT añadió que "la CES no quiere ser una organización que gestione los cambios, sino anticiparse a ellos para contrarrestar los efectos negativos que puedan perjudicar a los trabajadores europeos".

Acceso a página web del CES: http://www.etuc.org

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.