Warren Buffett, 3ª fortuna del mundo, prepara su sucesión como director de inversiones de su empresa y para ello ha organizado un concurso: contratará a 4 personas, les dará una cartera de 5 billones de dólares y se sentará a ver quién da mejor resultado.

Tiene 76 años, afirma no estar cansado, pero dice que le gusta hacer bien las cosas. Que con las cosas de comer no se juega. Y a Warren Buffett, tercera fortuna del mundo, lo que le da de comer es Berkshire Hathaway, un hólding valorado en 167 billones de dólares, propietario de más de 60 empresas y con 61,5 billones de dólares en acciones. Por eso, Buffett prepara con calma su sucesión como director ejecutivo y como director de inversiones de Berkshire, y para este segundo puesto ha organizado una especie de Operación Triunfo multimillonaria: contratará a un máximo de cuatro personas, les dará una cartera de un máximo de cinco billones de dólares y se sentará a ver quién da el mejor resultado.

"Veremos quién es capaz de hacerlo mejor durante unos años. El problema es que hay mucha gente que puede mover un billón o dos billones, pero ellos tendrán que mover más de 100 billones. Puede pasar que al final nos quedemos con dos o tres para el trabajo", declaró ayer Buffett, que tiene a "tres candidatos extraordinarios para director ejecutivo". Tras haber iniciado el proceso de sucesión en febrero, Buffett detalló sus planes este fin de semana en un multitudinario encuentro en Omaha (Nebraska), bautizado como el Woodstock del capitalismo.

Joven, hombre o mujer

Según las normas establecidas por Buffett, el perfil del aspirante a director de inversiones de Berkshire es el de una persona joven, dispuesta a trabajar en la empresa durante muchos años, da igual si es hombre o mujer, y que puede ser de cualquier parte del mundo. "El 99% del trabajo es pensar", dijo Buffett. Los cuatro seleccionados --hasta el momento, Berkshire ha recibido unas 700 solicitudes-- competirán entre ellos y recibirán un salario "bajo" (100.000 dólares al año) pero serán recompensados con un porcentaje de los beneficios de las inversiones. Hay que tener en cuenta otro factor: el ganador no tiene por qué ser el que logre más beneficios, ya que Buffett quiere que su director de inversiones evite riesgos innecesarios aunque den resultado.

Los elegidos pasarán a trabajar en una compañía que en el primer trimestre de este año ha aumentado sus beneficios en un 12% y cuya preocupación actual es hacer una inversión de entre 40 y 60 billones de dólares. "Es difícil cerrar grandes acuerdos", se lamentaba ayer Buffett en la CNBC, entre otros motivos porque "el mercado de valores está ridículamente sobrevalorado".

Menos preocupaciones le genera la ética del negocio. El multimillonario, que este año comprometió el 85% de su fortuna a la Fundación Bill y Melinda Gates y a otras cuatro organizaciones benéficas, afirmó que no considera factores como los derechos humanos, laborales o el medio ambiente a la hora de hacer inversiones. "Es muy difícil juzgar las acciones de compañías que hacen miles de cosas cada día", dijo Buffett. Según The New York Times, el 87% de las acciones de Berkshire están invertidas en empresas criticadas por las organizaciones que promueven las inversiones éticas. Este fin de semana, a iniciativa de Buffett los accionistas de Berkshire rechazaron vender su participación de 3,3 billones de dólares en PetroChina, una firma subsidiaria del Gobierno chino que domina el mercado petrolero de Sudán y cuyo apoyo al Gobierno sudanés se considera clave para perpetuar el conflicto de Darfur. Esto es algo que los aspirantes a la Operación Triunfo de Buffett deberán tener en cuenta.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.