Los profesionales de la construcción que han acudido a Construmat, la mayor feria del sector, utilizando el metro o los Ferrocarrils de la Generalitat, han comprobado que el subterráneo de la plaza de Espanya se ha convertido en una inmensa morgue.

El departamento cubre toda la estación de tren de la plaza de Espanya con la imagen de una morgue.
El Govern justifica la inusual campaña por el alto nivel de trabajadores muertos en la construcción

Los empresarios y profesionales de la construcción que acudan a Construmat, la mayor feria del sector, a partir de hoy se encontrarán con una sorpresa impactante. Los que utilicen el metro o los Ferrocarrils de la Generalitat comprobarán que el subterráneo de la plaza de Espanya se ha convertido en una inmensa morgue en la que se pueden ver algunos cadáveres. Se trata de un anuncio sin precedentes del departamento de Treball para reducir los accidentes laborales en el sector con más riesgo de todos.

Por primera vez, una campaña institucional contra los accidentes de trabajo recurre a la misma línea dura utilizada en alguna ocasión en los anuncios contra los siniestros de tráfico. Al igual que en los espots para reducir la siniestralidad en la carretera, Treball también muestra cadáveres para intentar "aumentar la sensibilización y la concienciación contra los accidentes laborales en un sector en el que, aunque ha habido una mejora en los últimos años, hay que reducir mucho más la siniestralidad", según indicó Salvador Álvarez, director general de Relacions Laborals.

En el inmenso depósito que cubre los 101 metros de longitud de la pared del andén de Ferrocarrils y todo el vestíbulo de la estación de la plaza de Espanya --visible también para los usuarios de las líneas 1 y 3 del metro-- se pueden ver algunos nichos abiertos con los pies del trabajador fallecido y una etiqueta que cuelga del dedo gordo. "Nombre: Said Adsuar. Edad: 30. Sexo: hombre. Causa de la muerte: andamio sin protección", se lee en una de ellas. Todas las etiquetas hacen referencia a riesgos muy frecuentes en las obras, como las caídas, la falta de red protectora o de arnés de seguridad o maquinaria en condiciones peligrosas.

Salvador Álvarez matiza que no se trata de una campaña, sino de una "acción concreta" con motivo de Construmat. "Tenemos que incidir más en la construcción por la elevada siniestralidad que presenta el sector", aseguró como justificación de la colocación de un anuncio tan impactante a las puertas de Construmat. Para el director general, "la prevención de los accidentes no tienen que estar únicamente en la obra, sino desde el inicio de cualquier proyecto de un arquitecto o un ingeniero hasta el final".

PLAN DE INSPECCIÓN

De los 33 trabajadores muertos en accidente en el primer trimestre en Catalunya (un 3% más), 13 corresponden a la construcción, que en el mismo periodo del 2006 registró nueve fallecidos. La incidencia especial del sector ha motivado un plan específico de control con 11 inspectores y 30 técnicos dedicados a visitar obras.

Aunque la campaña general, con anuncios en televisión, radio y prensa, que prepara Treball es más moderada y sigue la línea de las anteriores, Álvarez no descarta extender la idea del depósito de cadáveres si tiene resultados efectivos. La conselleria que dirige Mar Serna descartó otras propuestas menos impactantes y que apuntaban más a la responsabilidad del trabajador en lugar de la del empresario.

Acceso a página web de Construmat: http://www.construmat.com

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.