El coaching para empresas plantea la creación de una cultura para el management de contexto, siendo su propuesta desarrollar competencias para que el mánager sea el creador de una cultura que posibilite relaciones poderosas y comprometidas.

"Hacemos el mundo más deprisa de lo que nosotros podríamos cambiar y estamos aplicando al presente los hábitos del pasado"
Winston Churchill


Dentro de la estructura de la empresa, el manager es una figura clave. Desempeña una multiplicidad de funciones. Es polifacético: líder de equipo, padre, comandante, modelo, fuente de sabiduría, mediador, guía, instructor, capitán de barco y una gran variedad de cosas más. En esta mezcla de roles se relaciona con las personas que integran su equipo para lograr sus objetivos. El manager es una figura que se enfoca en los resultados. Su efectividad es medida por los resultados que obtiene. Sin embargo es poco frecuente que un manager sea consciente del contexto que permite esos resultados. El coaching propone una serie de distinciones para desarrollar competencias para trabajar en ese contexto, e incluirlas como rasgo esencial del desempeño profesional del manager.

El coaching para empresas plantea la creación de una cultura para el management de contexto, siendo su propuesta desarrollar competencias para que el manager se desempeñe como creador de una cultura que posibilite relaciones poderosas y comprometidas. Este es el nuevo enfoque, la nueva perspectiva, siguiendo los términos de Peter Senge una metanoia para el management tal como estaba considerado. Desde una nueva perspectiva se debe lograr alcanzar una visión sistémica de la empresa, ya no como una cadena lineal de sucesos sino como un sistema global e integrado. Un arquetipo interrelacionado entre si. Es necesario alcanzar un visión completa de las situaciones comprendiendo que la cadena de causas y efectos de cada movimiento no tiene una sola dirección sino que genera un sinfín de ecos.

El management histórico está orientado al control, el orden y la obediencia. En el estado actual del mercado, esta orientación es poco efectiva y trae como consecuencia que las personas sean convertidas en objetos, medidas y usadas. Mediante un profundo proceso el coaching, propone descubrir acciones que le dan poder a las personas para contribuir más plena y productivamente con la misión de la empresa, alineándola con su misión personal, desdibujando así los efectos del sistema de control.

Al operar dentro de la cultura del control, se entiende que tanto los colaboradores como los directivos, van a ser más efectivos cuando aprendan las técnicas, principios y reglas que les pudieren estar faltando. Esta creencia está basaba en la presunción de que es posible saber, prescriptivamente, qué es lo que produce un desempeño efectivo, y que al estar en control de todos esos factores y variables sería posible lograr los objetivos propuestos. Pero en el mundo actual, cuando las respuestas son aprendidas el mercado cambia las preguntas. El conocimiento técnico en si, entonces resulta insuficiente y hasta a veces obsoleto, quedando de vuelta en el punto de inicio.

Cuando las personas en una empresa están alineadas y comprometidas con lograr los resultados extraordinarios, se hace necesario no sólo que desarrollen competencias que en el presente no tienen, sino que aprendan a aprender. El coaching no se limita a una técnica, sino que comprende y propone una manera de hacer empresa que auspicia una transformación contextual que permita desarrollar competencias para producir de manera sostenida resultados extraordinarios.

La efectividad del desempeño de un manager está relacionada con su capacidad de alcanzar los objetivos de su equipo. La efectividad del manager radica en lograr que los resultados se logran mediante el desempeño de las personas a su cargo. Para ello es necesario crear sinergia en la asociación entre él y las personas con quienes, a través de quienes y por quienes es hecho el trabajo y se generan esos resultados. El coaching propone desarrollar habilidades para generar un clima, un contexto organizacional que produzca una sinergia tal que le otorgue poder a los miembros de un equipo para realizar con efectividad sus tareas.

El coaching puede ser visto como un arte más que como una serie de técnicas, principios y reglas. Es más que una mera tecnología. Implica invención más que conformidad, práctica más que prescripción, sabiduría más que conocimiento. Requiere estar presente en lo que está ocurriendo en la empresa, a diferencia de aplicar técnicas aprendidas de memoria, fórmulas fijas y representaciones racionales. El manager y las personas de su equipo coordinan sus acciones en conversaciones; por eso la efectividad de su trabajo es una función de la comunicación.

El management de contexto se cultiva con el arte de conversar auténticamente, con una actitud de responsabilidad y un plan de acción definido hacia los resultados. Para lograr el empoderamiento (empowerment) de las personas que integran el equipo de trabajo, es necesario apalancar en los supuestos, en las creencias limitantes que pueden estar impidiendo o al menos demorando, el éxito de un proyecto. El coaching opera sobre las personas y se enfoca en la creación y mantenimiento de un ambiente, un espacio y un contexto que les posibilita la realización y la concreción de los logros deseados. Crea por medio de la conversación el contexto que le otorga poder a las personas y a los equipos para generar resultados sin precedentes. Escuchar de manera generativa es lo que permite proveer el contexto necesario para el compromiso, la posibilidad y la acción comprometida. Priorizar este tipo de escucha en lugar del control constituye una transformación cultural por sí misma.

La propuesta del coaching representa una evolución fundamental en la manera histórica de desarrollar la efectividad en el management. Este paradigma otorga la posibilidad de un extraordinario aumento de la efectividad humana, siempre y cuando se esté dispuesto a poner en tela de juicio su interpretación del poder y a cuestionar algunas de sus formas habituales de pensar el management.

El sistema de liderazgo piramidal o jerárquico fue útil y hasta podría aceptar que fuera necesario en un sistema de histórico de hacer empresa. Pero hoy las empresas basan sus servicios en una colaboración intelectual. La idea de los trabajadores manuales comienza a declinar dejando lugar al concepto de los trabajadores de conocimiento, de esta manera es necesario, ir más allá del modelo del control enfocado en la autoridad jerárquica y en la motivación basada en la inseguridad, y acceder a un paradigma basado en la asociación responsable para el logro de resultados. Esto requiere estar comprometido con la apertura y realización de nuevas posibilidades, más que con mantener las viejas estructuras.

En el modelo de la empresa histórica, el management está comprometido con controlar y, más concretamente, especificar la conducta de los empleados con el fin de mejorar la efectividad, productividad y competitividad. Lo que está ausente en este modelo es la convocatoria del compromiso de esas mismas personas para lograr resultados extraordinarios, generando un adueñamiento de la misión de la empresa y promoviendo su poder personal para hacerlos realidad. Ésta es la gran propuesta que ofrece el coaching.

Durante mucho tiempo las escuelas de negocios de todo el mundo han querido descubrir las prácticas que constituyen el elusivo "arte" del management. El coaching captura estos rasgos esenciales y ofrece estas distinciones a las empresas para que puedan dejar atrás el modelo de control, basado en el orden y la prescripción, y operar con efectividad creciente dentro de un paradigma diseñado para reconocer a las personas y acceder a una conversación que habilita el poder para la acción. El coaching crea un nuevo contexto en el que se promueve una vigorosa sinergia entre managers y empleados, de modo que consigan más de lo que habían imaginado posible desde la perspectiva del management tradicional.

El coaching presenta este paradigma como una conversación capaz de crear una apertura para que una nueva cultura exista dentro de la empresa. No formula una técnica que pueda ser usada dentro de la vieja cultura, sino que desafía a desarrollar un tipo particular de relación para que todas las personas comprometidas con lograr un resultado alcancen sus objetivos.

Acceso a Excellence Consulting International: http://www.Excellence-Consulting.net

Acceso al ICD: http://www.InstitutodeCoaching.com

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.