La mayoría de las mujeres víctimas de acoso sexual son incapaces de ver que el problema no lo han creado ellas. De 8,4 millones de mujeres en activo en el 2005, se estima que 1,3 millones sufrieron en España alguna situación de acoso sexual en el trabajo.

Algo debería estar cambiando desde que la ley de Igualdad obliga a las empresas a "promover condiciones de trabajo que eviten el acoso sexual y por razón de sexo". Algo debería cambiar desde que las obliga a arbitrar para perseguir al acosador y dar cauce a las denuncias. El asunto - un tabú del que no se habla y ni se investiga- deberá considerarse, así, accidente laboral e incluirse en la prevención de riesgos laborales de la empresa. Hasta aquí la teoría. La práctica es otra cosa. Es el empresario quien ha de declararlo accidente y la mutua, reconocerlo. La Conselleria de Treball ha publicado 900 convenios colectivos y ha detectado que sólo un 25% hablan del acoso sexual, aunque no como riesgo psicosocial con sus efectos de depresión, estrés, abuso de medicamentos...

Pero la mayor traba que a menudo debe superar la acosada - en su mayoría mujeres, dada su posición laboral deficitaria- es su incapacidad para manifestarlo. Sólo dos de cada diez comentan a alguien lo que les sucede, y no son capaces de ver que el problema no lo han creado ellas. De la culpabilidad y de la necesidad de un entorno favorable - que las libere de un cierto síndrome de Eva y su tentadora manzana, aún en el fondo ideológico que abona y normaliza este tipo de conductas- se habló ayer en una jornada organizada por el Observatori del Mobbing del Institut Català d´Antropologia.

"Hasta que la víctima no empieza a tener amenazas no suele percibir lo que sucede. Sufre insomnio, nerviosismo, malhumor, pero no lo atribuye a ello", explica la psiquiatra Glòria Cruceta, consultora del Institut d´Avaluacions Mèdiques. "Depende de la respuesta de la familia, amigos, pareja... que su situación no se agrave. Si tiene su apoyo, pide una baja, pues presenta fobias ante el trabajo, y acude a un profesional. Si no, desarrolla un cuadro depresivo completo, de culpabilidad e inseguridad graves, hasta el punto de no discernir si lo que les sucede es real". La reacción de la pareja, señala Cruceta, puede ser machista y sexista: "¿Qué habrás hecho tú?, Ya te he dicho que no te vistas así". Y el padre puede llegar a considerar que todo radica en que no viste con recato.

De 8,4 millones de mujeres en activo en el 2005, se estima que 1,3 millones sufrieron en España alguna situación de acoso sexual en el trabajo (180.000 muy graves), si bien sólo 835.000 lo vivieron como acoso declarado. Son datos del último estudio del Instituto de la Mujer, que contrastan con las 419 denuncias que ha cursado Interior en el 2006. No hay un perfil tipo, pero las víctimas suelen ser menores de 34 años, solteras, procedentes de países extracomunitarios y cualificadas. Construcción e industria son los sectores más afectados. El acoso lo ejercen compañeros en mayor medida que superiores.

CC. OO. defiende que conste como enfermedad profesional y que los propios médicos de cabecera tramiten la baja y pongan en marcha un procedimiento de declaración de contingencia profesional. Además, aconseja recurrir a la vía laboral: recordar al empresario que tiene una responsabilidad y optar por una inspección de trabajo antes que por la vía judicial. No es de extrañar. La abogada Lara Padilla apunta que, a efectos prácticos, la ley no es eficaz. Por coacción y amenazas las penas son mucho mayores que por acoso sexual. "Y el redactado deja al arbitrio del juez si no se trata de una actitud de cortejo propia del Mediterráneo. El acoso es a menudo un goteo sutil: no son fórmulas directas como ´una situación objetiva hostil, humillante o gravemente intimidatoria´".

Accés a Observatori del Mobbing de l 'Institut Català d 'Antropologia: http://www.icantropologia.org/contenido/default.aspx?ContentCategoriesID=48

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.