Antes los cruceros eran exclusivamente viajes turísticos y de placer. Ahora una patronal ha reconvertido una travesía en barco en una aula formativa para directivos. Una de las clases que más éxito tienen es la de creación en grupo de castells.

En el último viaje, los participantes completaron un tres de cinc.

El hecho de poder desconectar de la rutina diaria de la empresa en un entorno agradable posibilita centrarte en la formación, en los seminarios, y retornas con energías renovadas al trabajo". Así lo afirma Xavier Pascual, director general de la academia de idiomas con sede en Vilanova i la Geltrú Vivential Languages, que acaba de participar en un crucero formativo por el Mediterráneo organizado por la patronal del Garraf y el Alt y el Baix Penedès, ADEG. Para Roger Alsamora, propietario de Catsolar de Vilanova, empresa dedicada a la energía solar, "la formación en un espacio lúdico es perfecta".

El dentista de Sitges Ramon Pérez, que participa por segunda vez en este crucero, considera que la iniciativa es muy interesante: "Para nosotros, que siempre estamos de cursillos de aquí para allá, valoramos mucho que te pueda acompañar la familia". En este sentido explica: "En el crucero tenemos tiempo para estar con nuestra familia y nuestros acompañantes pueden disfrutar mientras nosotros asistimos a las sesiones".

Raquel Azanza, propietaria de la consultoría de Vilafranca del Penedès Addis, era la primera vez que se embarcaba en esta iniciativa patronal. "Me apunté para desconectar un poco pero también para formarme y hacer contactos, y la iniciativa no podía ir mejor", asegura. Clara Pascual, propietaria de Paviparket, una empresa de montaje de parquet con sede en Sant Sadurní d´Anoia, el crucero, en el que participaba por segunda vez, permite "conocer gente y participar en seminarios muy interesantes". Todo ello hace que no descarte embarcarse de nuevo.

Asistir a sesiones formativas sin renunciar a disfrutar de espectáculos sobre hielo, a tomar el sol de mayo en medio del Mediterráneo, a tomar un bloody Mary mientras se divisa entre las olas saltar a los delfines, a hacer unas apuestas en el casino, a darse un chapuzón en las piscinas o remojarse en los jacuzzi, a recibir unos reparadores masajes, a pedalear en una clase dirigida de spinning,a practicar el swing en el minigolf o tumbarse en la blanquecina arena de Cagliari. También han podido degustar los vinos de las denominaciones de origen Nasco, Vermentino o Cannonau; el licor mirto, los aceites y mieles o el sinfín de dulces de Cerdeña, desde los pistoccus o las tiliccas hasta las pardulas, papassinas o copulettas. Éste ha sido el sugerente programa de este crucero entre las ciudades de Barcelona y Cagliari, una iniciativa inédita en el mundo de las asociaciones empresariales que por tercer año consecutivo ha organizado la patronal ADEG. Empresarios y directivos, a quienes acompañaban sus familiares, han participado en esta travesía. Un centenar largo de cruceristas se han formado en el conocido como training a bordo.

Mientras se navegaba a bordo del barco de cruceros más grande que surca el Mediterráneo, el Voyager of the Seas,de la Royal Caribbean International, los empresarios y directivos han participado, en la denominada Aula del Mediterráneo, en un programa de acciones formativas sin estar pendientes del móvil, de la agenda o del correo electrónico. En esta ocasión, la programación se ha orientado a la gestión de recursos humanos y, especialmente, al análisis y las técnicas de selección de los perfiles humanos requeridos por las empresas. Las sesiones han sido impartidas por Montse Perelló, que hizo hacer ver a los empresarios la eficacia de las técnicas de la grafología, la grafoterapia y las analíticas proyectivas en la selección de personal. Por su parte, Rosaura Alastruey expuso las posibilidades de hacer contactos.

Especial interés despertó la iniciativa formativa dirigida por el Team Building Casteller del vilafranqués Fèlix Miret, que fue capaz de que los empresarios se organizaran para levantar una construcción castellera como metáfora de que la unión hace la fuerza empresarial. En la última de las 14 cubiertas del barco, y ante la mirada atónita de sus pasajeros, fueron capaces de completar un sólido y seguro tres de cinc tras recibir unas pocas nociones teóricas y técnicas.

La asociación ADEG se afirma que "al margen del carácter innovador y del pretexto formativo, el principal valor añadido de la propuesta la encontramos en el hecho de que la experiencia a bordo favorece la interrelación de los participantes, tanto en los aspectos personales como en las cuestiones de negocio". Su presidente, Xavier Cardona, asegura que "el training a bordo nos ayuda a fomentar la proximidad de los socios y, por tanto, favorecer la posibilidad de impulsar negocios". El próximo crucero, que será a bordo del Navigator of the Seas, se hará a la mar el próximo año para recalar en los puertos de Palma de Mallorca y Eivissa.

Accés a pàgina web de l 'ADEG: http://www.adeg.cat

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.