"No entiendo lo que quiere, no me motiva, no sabe transmitir lo que piensa, no me escucha..." No, no son las quejas sobre su pareja que alguien le cuenta a un viejo amigo. Se trata de los principales fallos que los empleados ven en sus jefes.

Al menos, según un estudio realizado por el Centro de Estudios Financieros en el que se reflejan los 10 pecados capitales que los trabajadores observan en sus jefes directos.

Y, como en la vida misma, los cinco primeros errores más señalados tienen que ver con la falta de comunicación, o con la mal hecha, que en ocasiones es aún peor.

Así, la primera mitad de este particular decálogo se compone, por este orden, de las siguientes afirmaciones:

1. No comunica bien sus objetivos: un 46 por ciento la eligió como primer error.

2. No motiva: un 44 por ciento.

3. No comunica bien: 32 por ciento.

4. No escucha: 32 por ciento.

5. No lidera, sino que manda: un 32 por ciento.

En la segunda mitad de la tabla se encuentran aspectos más relacionados con la gestión y la actitud. Por ejemplo, la pérdida del carácter paternalista del jefe, de su labor de maestro, es uno de los aspectos criticados por los más de los 3.000 empleados que han sido encuestados por el CEF.

6. No enseña, no forma: con un 31 por ciento.

7. Se contradice con frecuencia.

8. Incompetencia directiva.

9. No gestiona buen su tiempo ni el de sus colaboradores: con un 28 por ciento de los encuestados.

10. Se estresa con frecuencia: con un 27 por ciento.

Diferencias entre los encuestados

Al contrario de lo que se podía pensar, no ha habido grandes diferencias entre la opinión de mujeres y hombres, pero sí entre los encuestados de mayor y menor edad.

Según los datos recogidos por el Centro de Estudios Finacieros, cuanto más mayores, más críticos son los empleados respecto a la comunicación interna dentro de la empresa. Y es que, como decía el refrán, más sabe el diablo por viejo, que por diablo.

Terminado el estudio y detectados los puntos débiles de los jefes (no sólo españoles, sino también de varios países de Latinoamérica), ahora viene la segunda parte: aplicarse el cuento y tomar cartas en el asunto para poder mejorar.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.