La Generalitat convoca unas oposiciones abiertas a jóvenes de 16 años. La rebaja en la edad obliga al Govern a modificar los procesos de selección. Uno de los motivos de esta rebaja es hacer frente a la sobretitulación de los aspirantes.

La Generalitat es la primera gran Administración pública de España que convoca unas oposiciones abiertas a jóvenes de 16 años. La rebaja en la edad para ser funcionario, introducida en el nuevo Estatuto de la Función Pública, ha obligado al Govern a buscar sistemas de selección que midan algo más que la memoria de los candidatos.

La Generalitat ha sido la primera gran Administración del Estado en convocar unas oposiciones según las normas del nuevo Estatuto de la Función Pública, que entró en vigor el pasado 13 de mayo, y que por la titulación que exigen - la enseñanza secundaria obligatoria (ESO)- están abiertas a aspirantes de 16 años. La convocatoria, de 1.066 plazas de auxiliares administrativos, de las que 969 son de incorporación inmediata, fue publicada en el DOGC del 24 de mayo y se prevé que las pruebas de acceso se realicen el próximo mes de noviembre. Según Teresa Aragonés, secretaria de la Función Pública de la Generalitat, "para nosotros es una novedad y tenemos la duda de si nos vamos a encontrar con una avalancha de candidatos en unas oposiciones que de por sí ya están muy masificadas".

Según Jesús Pérez, consejero delegado del Centro de Estudios Adams, la firma que prepara el mayor número de oposiciones de España, "éstas son las primeras pruebas de que tenemos noticia que estarán abiertas de hecho a jóvenes de 16". Pérez señala que las oposiciones tienen un gran interés para los jóvenes porque "el salario inicial que pueden cobrar es de 16.300 euros anuales, que puede ir subiendo con los años hasta los 23.300 euros, muy por encima de los salarios que puede obtener en estos momentos en el sector privado un joven que acabe la enseñanza obligatoria y obtenga su primer empleo".

Teresa Aragonés reconoce que "para bajos niveles de calificación profesional, las retribuciones del sector público son muy superiores a las del mercado mientras que para profesionales con experiencia y cualificación alta, como los ingenieros, los sueldos del sector privado son superiores".

Pese a que para ser auxiliar de la Generalitat de Catalunya sólo se exige la ESO, en general a las oposiciones se presentan candidatos con una formación muy superior a la requerida.

Rosa Creus, responsable de selección de la dirección general de la Función Pública de la Generalitat, señala que "la sobretitulación de los aspirantes es una realidad y la ley nos impide penalizarla", aunque a su juicio estos empleos, que comportan el desempeño de tareas poco cualificadas y a menudo de atención al público, no son convenientes para licenciados porque "acaban por convertirlos en trabajadores frustrados". Por ello, como novedad, "por primera vez no consideraremos mérito el tener un nivel alto de formación, y sí en cambio tener el título de formación profesional de primer grado en la rama de Administración". De todas formas, reconoce Rosa Creus, "los licenciados tienen unos hábitos de estudios y una formación previa que les dan ventaja a la hora de opositar sobre quienes solamente hayan estudiado la ESO". Jesús Pérez explica que Adams, que este año cumple 50 años, prepara sobre todo oposiciones para administrativos y auxiliares, y "vemos muy claramente el fenómeno de la sobretitulación. De los alumnos que preparamos - señala- un 36% son bachilleres, un 30% licenciados y un 18% diplomados". La edad de los opositores que preparan, señala Pérez, "es de entre 21 y 30 años", en un 52% de los candidatos, mientras que sólo un 4% tienen menos de esa edad.

Creus explica que "la rebaja de la edad de acceso al funcionariado a los 16 años nos viene impuesta por el Estatuto de la Función Pública, que quería equipararla a la del sector privado". Esta rebaja, reconoce, "es un factor más que nos debe llevar a replantearnos los sistemas de selección en la función pública" para que se evalúe algo más que el conocimiento memorístico de la Constitución Española, el Estatut de Catalunya y las reglas de funcionamiento de la administración pública, como se ha hecho tradicionalmente en las oposiciones. De ese modo, explica Creus, en estas oposiciones "se ha introducido un cuestionario de competencias profesionales, que incluye reflexiones sobre cómo tratar al ciudadano u orientaciones sobre cómo puede contribuir cada trabajador a la mejora de la función pública, además de pruebas prácticas sobre habilidades informáticas, que son las que utilizarán en su trabajo los funcionarios".

Creus considera que "los problemas de madurez a los que se puede enfrentar un joven de 16 años son similares a los que puede tener uno de 18" y que aunque "los seis o siete meses de estudio que se requieren para preparar una oposición ya suponen un primer filtro", la Administración "ha de incorporar sistemas de selección que ayuden a determinarla". A su juicio, un elemento sería introducir las prácticas obligatorias como un elemento más del proceso de selección "que nos permitiría evaluar la valía real del candidato para su desempeño como funcionario".

Ciberencuesta: ¿Qué te parece que, con la nueva normativa, se abran las oposiciones a funcionariado para jóvenes de 16 años? http://www.factorhuma.org/participa/ciberenquesta.php

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.